Tulsa + Niño y Pistola @ LeClub (A Coruña, 19/11/2010)

La meteorología que estamos sufriendo por el norte deja muy pocas ganas de salir de la calidez del hogar y enfrentarse al frío y la intemperie, pero este último viernes el motivo era de fuerza mayor. Tulsa, los cuales formaron parte de un cartel de excepción en el último Rock&Clown se unían a los pontevedreses Niño y Pistola para hacer que nos olvidáramos de los temporales, lluvias y demás.

Esta vez tenemos que agradecer el apoyo y la acreditación a los encargados de la sala LeClub de A Coruña, que además de estar trayendo a grupos de alto nivel a la, en ocasiones escasa escena coruñesa, se han mostrado muy atentos con nosotros. Un 10 para ellos, como siempre. A los que no podemos agradecerles nada de momento es a la promotora de los grupos, una lástima. Quizás para la próxima.

Niño y Pistola en LeClub

Niño y Pistola o el club de las camisas de cuadros

Aprovechando la presencia de la moderna Scared Queen como wing-woman de la noche del viernes, le pedí si podía encargarse ella de la crónica para poder disfrutar yo del concierto de Niño y Pistola sin obligaciones contractuales. Esto fue lo que nos dejó.

Scared Queen: Mientras mi compañero Jimmy Jazz se encargaba, en este caso, de fotografiar al grupo telonero Niño y Pistola, a una servidora le tocaba el duro y a la vez divertido trabajo de apuntar el setlist del grupo y no perder ningún detalle sobre la puesta en escena. Estos pistoleros de la provincia de Pontevedra, llevan a sus espaldas tres trabajos hasta la fecha: Como un maldito guisante, Culebra y As Arthur & the Writers, y si no habéis tenido la oportunidad de ver uno de sus directos, os lo recomiendo personalmente, no sólo por su música en inglés, sino también por ese toque humorístico que le ponen.

Sobre las once menos veinte saltaron al pequeño escenario cuatro chicos de camisas de cuadros dispuestos a calentar al público, y qué mejor, que abriendo fuego con Catch the Sun seguida de Moving, dos temas de su último disco, As Arthur the Writers. Pero antes voy a hacer un pequeño inciso para decir lo curioso que fue ver anotadas en una servilleta de bar (sí, esas que ponen “Gracias por su visita”) las canciones con las que nos iban a deleitar. Pero bueno, anécdotas aparte, continuaron con Gone to Liverpool, donde Manuel, cantante de la banda, bromeó un buen rato sobre el intento de emular el sonido de la trompeta que suena al final de la canción con sus voces, ya que se notaba la ausencia de alguien “con chaleco de leopardo” subido en el Electro3 que les ayudase. Medication y Make Out My Guitar fueron las siguientes en sonar, y tras ellas, el agradecimiento de la banda a Fran Sevilla de la tienda Rock Box de A Coruña, por el material prestado. El ambiente de la sala Le Club estaba más caldeado pese al frío y la lluvia, y el buen rollo permanecía gracias a ese pop clásico con toques californianos de la mano de St. Barbara y Science of Sleep. De repente, y con la poca luz que en la sala había, empezaron con (What Are You) Afraid Of, y tras ella, todos le cantamos el Cumpleaños Feliz a Álvaro, bajista de la banda, que cumplía, si no recuerdo mal, 17 años (ya ya). Destacar la aparición estelar de Charlie Bautista, componente de Tulsa, grupo del que os hablará Jimmy luego, que subió al teclado a echarles una mano. Poco tiempo les quedaba de concierto a estos chicos, y buen tiempo que supieron aprovechar con She Was So y Looking For The Sun. Luego de estas dos canciones y el agradecimiento del cantante al teclista y alguna que otra broma como: “Tulsa están mucho más guays. Además canta una chica y eso, que están mucho más guays”, cerraron el show con Not The Time

Buen concierto donde los haya, aunque eso sí, me hubiese gustado mucho que tocaran la de Anyway (That’s ok) y alguna que otra más por ahí perdida.

Niño y Pistola en LeClub

Con la cara de niño del de la izquierda, el otro debe ser Pistola… (facepalm)

Jimmy Jazz: Y con algo de retraso salieron Tulsa, que cupieron en el escenario por los pelos (¡es que son seis!). Para los que desconozcan este grupo, una pequeña reseña introductoria como de costumbre. Se puede pensar que Tulsa ha escapado un poco de la ola moderna que asola salas de conciertos, pistas de baile y redes sociales en el mundo actual pero es que Tulsa no son un grupo de modernos. Con una frontwoman como Miren Iza poniendo la voz susurrada, dulce y a veces agónica y pesos pesados en la parte instrumental como Alfredo Niharra o el teclista Charlie Bautista, este sexteto se olvida del pop bailón o el rock franzferdinandero tan de moda para adentrarse en el folk-rock mas melancólico bañado de indie y pintado con algún brochazo (pero pocos, no vayamos a pasarnos) de rock o pop. Todo esto acompañado por algunas de las mejores letras de los últimos años oídas en una voz femenina; letras que recuerdan desde al Nacho Vegas mas destructivo (“cuando el cabo Matxitxako reviente al fin”), alguna concesión al pop feliz al estilo Pauline en la Playa (“contigo he tocado el cielo”) y diversas relecturas de pesos pesados tanto de la canción (Nick Cave) como de la literatura (Dylan Thomas). Sus canciones nos llevan a escenarios donde el rencor y la tortura intentan reconciliarse con el amor, el pasado y el presente. Vamos, una joyita de grupo donde a pesar de que ya haya dejado atrás a Electrobikinis, Miren aún conserva la rabia de riot grrl. Scared Queen y yo estábamos deseando ver como funcionaba Tulsa en directo.

Tulsa salió al escenario sobre las 23.45 de la noche y la guitarra de Miren tocó los primeros arpegios del tema tan “fresón” Contigo tocaré el cielo. No tardo mucho el  en advertir que Miren tenía problemas de voz. Nada más acabar el tema ella misma explica la situación ya que al parecer tiene la garganta fastidiada por la noche anterior (las multiples causas que otorga son gripe, sobredosis de medicamentos o la ingesta recetada de Ron Santa Teresa) y dice que “intentarán ver que se puede hacer”. Los allí congregados temimos que el concierto pudiera acabar antes de tiempo. Pero pese al miedo, la respuesta del público fue ejemplar y de apoyo al grupo. Tulsa prosiguió con Alguien viene a por lo suyo y Barro y si bien los problemas en la voz se notaban, iban cumpliendo con creces lo esperado. El resto del grupo, con un inspirado Charlie Bautista pone todo de su parte para recuperar la posible pérdida de calidad y Miren se esfuerza para que no repercuta en exceso. A todo esto contribuye además un buen rollo reinante y la conexión simpática entre el grupo (con el bajista como líder) y el público que ya ha decidido ser indulgente con el grupo.

Bajista de Tulsa

El bajista de Tulsa apoyado en una pared porque no cabía

A Barro le sigue una rencorosa Te ofrecí (“Esta canción se llama Te ofrecí todo y tu cogiste lo que te dió la gana, o sea, nada”). En este momento, el que suscribe quiso fijarse de un detalle que le carcomía la curiosidad. Y es que Tulsa juega en el escenario con tres guitarras, la acústica de Miren y las dos eléctricas de caja semisólida y ya se sabe que casa dos puertas, mala es de guardar. Porque Tulsa no son precisamente un grupo de heavy que necesiten solos imposibles en estereo, que queréis que os diga. Pero no, las guitarras no se pisan en ningún momento. De la guitarra de Miren que va por libre pero a su vez funcionando como una ampliación de su voz poco hay que preocuparse, la otra la de Miguel Guzmán (tambien bajista de Zodiacs) parece que va siguiendo a la de la cantante (arpegiando en multitud de ocasiones) pero en realidad lleva el peso principal de las tres y la de Alfredo Niharra en un hipotético segundo plano va completando los temas todo lo que no llegan a hacer las otras con efectos, slides, vibratos… Y ninguna tapa ni repite lo que hace otra. Desde luego un detalle que no suele ser común en grupos de este tipo, una base guitarrística amplia y completa.

Y por hablar de guitarras Miren deja la suya para la próxima canción y coge una… nunca sé el nombre técnico de esto pero… ¿pandereta? y eso solo puede anunciar uno de sus hits, Algo ha cambiado para siempre. El público lo celebra especialmente y Miren se desata en los bailes. A estas alturas del concierto ya se pueden sacar lecturas. El grupo suena como en el disco, el directo es muy bueno y ni siquiera la voz en baja forma es capaz de romper con esto. El público ya se ha acostumbrado a la carraspera eventual e incluso funciona para darle a las canciones un toque mas emocional, distinto. Tulsa suena, pese a todo, como en sus mejores días. Tanto es así que desde el público se invita a la cantante a un licor café autóctono para ver si le sienta bien.

Tulsa en LeClub

Son tantos que ni en la foto caben

Posteriormente Tulsa se lanza con Matxitxako, la versión musicada del poema Aniversario de Boda y Tus flores, las tres de su último disco Espera la pálida. La gente conoce todas las canciones y es que Tulsa aún es un grupo reciente. Con dos discos en el mercado (y un EP perdido) les sobra para llenar un concierto de buenos temas. La siguiente canción sería la emotiva Araña a la que le seguiría otro de sus grandes hits que el público femenino corea en alto: Seguramente me lo merezco. Es en este donde se nota que los músicos estan cómodos y contentos con el concierto, dan lo mejor de así, deceleración dramática obligada en la frase ya mítica (“yo no soy, una de esas ilustres amigas tuyas…”) y posteriormente el tema que dió nombre a su primer album: Solo me has rozado.

A estas alturas nos preguntábamos donde estaban algunos de los temas mas conocidos como El duelo o Estúpida que finalmente no sonarían; a cambio de eso se arrancaron con Carretera. El público llevaba ya tiempo pidiendo el A tus brazos de Nick Cave y Miren se mostró sorprendida ya que pensaba “que la tocaban demasiado”. Y ahí vino probablemente el momento mas especial de la noche. Tras verse atacada por la tos, la cantante comprobó como el público ocupaba su lugar en la voz y cantaba por ella, lo cual duró hasta el estribillo. La guipuzcoana se rió y aprovechó el momento para presentar a su banda en tono cómico. Tras ello rearrancó la canción y ahora sí, ella solita cantó A tus brazos hasta el final. Para cerrar interpretaron la sorprendente Limonakis.

Miren Iza en LeClub

Aaaaaaay mi garganta…

En el bis aprovecharon para agradecer al público su apoyo fiel en el concierto aun quejándose entre risas de que “iba a joderse ya del todo la voz”. Y con este peculiar agradecimiento, Tulsa cerraron un concierto muy notable con la inédita Iluminados y La Golue. Un gran concierto, aún deseando ver todo lo que Miren podría haber dado con la voz en forma, no fue un concierto donde lamentar nada y sí algo que repetir. Esperemos que pronto nos regalen una nueva gira o incluso un disco.

Setlist de Tulsa:1

1. Contigo tocaré el cielo
2. Alguien viene a por lo suyo
3. Barro
4. Te ofrecí
5. Algo ha cambiado para siempre
6. Matxitxako
7. Aniversario de boda
8. Tus flores
9. Araña
10. Seguramente me lo merezco
11. Solo me has rozado
12. Carretera
13. A mis brazos
14. Limonakis

BIS

15. Iluminados (Inédita)
16. La Golue

Setlist de Niño y Pistola:2

1. Catch the Sun.
2. Moving.
3. Gone to Liverpool.
4. Medication.
5. Make out my guitar.
6. St. Barbara.
7. Science of Sleep.
8. (What are you) Afraid of.
9. She was so.
10. Looking for the Sun.
11. Not the time.

1 Aquí la lista en spotify de Tulsa del mismo setlist (salvo la inédita).

2 Y aquí la lista en spotify del setlist de Niño y Pistola.

Niño y Pistola: Página oficial | Last.fm | Facebook
Tulsa: MySpace | Last.fm | Facebook

Share

Un comentario en “Tulsa + Niño y Pistola @ LeClub (A Coruña, 19/11/2010)

Los comentarios están cerrados.