Monkey Day @ La Laboral (Gijón, 19/08/2011)

Le cantaba Andrés Do Barro al tren (O tren que me leva pola beira do Miño / me leva e me leva polo meu camiño). Nosotros el viernes le cantamos al FEVE, que aunque no nos llevaba por la orilla del río, sí nos encandiló mostrándonos un cantábrico la mar de hermoso.

Llegamos a Gijón con mucha tarde y noche por delante, y tras contemplar la majestuosidad de edificio que es La Laboral, mi compañero Pero Vistes Bien y yo nos aposentamos en La Terraza, donde las actuaciones gratuitas no se hicieron esperar y comenzaron con puntualidad, rodeadas de un ambiente muy familiar.

La primera de ellas fue La M de Matilde, dúo compuesto por Helena Gil y Mario Viñuela que contaron con la colaboración del hermano de éste, Eduardo, formando así un trío acústico que sonó muy melancólico y dulce. Todo sea por la voz y sonrisa de ella, que estoy seguro que nos conquistó a más de uno -y no solo por ese precioso vestido-.

Para la siguiente actuación Eduardo y Mario se cambiaron las camisas por camisetas, Ana Viñuela (que por mucha coincidencia que sea, no es familia de ellos) subió al escenario junto al resto del grupo y empezó el concierto de El Patio de Tu Casa. Con un EP ya publicado, y siendo la primera actuación con banda que hacían, no estuvo nada mal su pop para amenizar el rato de música en directo que le quedaba a La Terraza.

Monkey Day

Sabemos que luego tocó Willy Naves, pero dado que el comienzo del festival de pago en La Plaza era inminente, nos desplazamos a recoger nuestras entradas. Perdimos buena parte de su actuación, pero volvimos para ver el final y podemos confirmar que congregó a multitud de personas incluso en primera fila, en una Terraza mucho más poblada que en las anteriores actuaciones.

Ya en La Plaza y ante un escaso público estaban Chiquita y Chatarra, dúo femenino de batería y bajo, combinación que a más de uno le resultó innovadora y poco convencional. Sonaron muy punk y nos gustó, recordándonos un poco a Srasrsra -con salvables diferencias-. No las conocía y me gustaron, intentaré seguirles la pista a partir de ahora.

Turno después para Thee Brandy Hips, jovencísimos donostiarras que nos brindaron canciones de su We are love así como alguna versión de los Magnetic Fields (I think I need a new heart). Indie pop que estuvo bien para cerrar lo que sería el ciclo de actuaciones más amateurs.

Thee Brandy Hips

Thee Brandy Hips

Pero Vistes Bien: Si no te gusta la esferificación de atún en escabeche, cuentas con la fortuna de que aún te quedan otros treinta platos por probar dentro del menú degustación de El Bulli; ahora, que como descubras el sabor más gratificante que ha pasado jamás por tu paladar, ten por seguro que te quedarás con ganas de más, y es probable que tardes en volver a pasar por el salón de cenas de Roses.

Este es el principal problema de los festivales con más grupos que tiempo: que el hueco con el que cuentan permite que coloques al lado del nombre de los participantes un tick en el casillero de “grupos pendientes”, pero poco más. Y esto fue lo ocurrido con The New Raemon, una de las propuestas más estimulantes (propuesta y estimulante, como para ilustrar un manual de collocations) del indie español actual, en su vertiente barcelonesa. A pesar de lo prolíficos que se han mostrado en tres años de existencia, media hora larga sobre el escenario obliga a que uno elija bien lo que quiere enseñarle a la audiencia y, en este caso, la solución resultaba inmediata: su último álbum, Libre asociación, publicado este mismo año, que copó el setlist. La obra de Ramón, perfectamente regular, pero sin ningún hit de masas, sin deudas que saldar con el público, le permite tocar lo que le viene en gana.

The New Raemon

The New Raemon

Una tras otra, fueron paseándose por una tarima copada de gente (tres guitarras, bajo, teclado, violín y batería: para otra ocasión dejamos el estudio del imparable “efecto Arcade Fire” en los conciertos de este siglo) desde Lo bello y lo bestia (empezar por orden, así da gusto) hasta Llenos de gracia, un casi de principio a fin donde tuvo cabida, solo faltaba, lo más notable del disco, Kill Raemon y Verdugo, defendidas, al igual que sus compañeras, con más profesionalidad que florituras, cosa que se agradece.

Mr. M: Desde Bilbao vinieron We Are Standard. No puedo más que alabar su actitud y su entrega. Deu, el cantante, venía con un codo roto pero algún brebaje mágico se tuvo que haber tomado porque no se le notó dolor en ningún momento. Me recordó mucho a Nic Offer de los !!! en el Festival do Norte. Luego nos enteramos de que su camiseta acabó en la basura de lo mojada que quedó, así os podéis hacer una idea de la intensidad que pusieron. Fue lo primero realmente bailable de toda la noche. No me esperaba una actuación tan potente de estos chicos, haciendo que la gente se moviese desde la primera canción. Si no los has visto y tienes ocasión, no debes perdértelos, altamente recomendables.

We Are Standard

We Are Standard

A pesar de que los parones entre actuaciones eran un auténtico infierno, íbamos aguantando como podíamos. Los conciertos se nos hacían mucho más cortos que las pausas, señal inequívoca que estaban siendo geniales. Delorean aprovechó que el público estaba animado tras el show anterior y llenó La Plaza de piezas de auténtica electrónica repleta de samplers y sintes. Un sonido perfecto que se mantuvo toda la noche. Por un momento creí estar ante unos cabeza de cartel de cualquier Sónar. Nada que envidiar a grupos de supuestamente más talla.

Delorean

Delorean

PVB: El objetivo de los CSS/Cansei de Ser Sexy de 2011 se puede desglosar en tres apartados, además de otro tan inevitable como que Lovefoxxx continúe su pugna por convertirse en la frontwoman definitiva haciendo la payasa en escena: el primero, recordar los temas más populares de su primer LP, el homónimo, que supuso su despegue internacional y cuyo éxito no han estado siquiera cerca de repetir con sus obras posteriores; en segundo lugar, reivindicar Donkey, su segundo disco, no especialmente logrado, pero ni mucho menos tan gris como el ostracismo que lo rodeó sugiere. Por último, presentar su nuevo trabajo, La liberación, con el que confían en remontar el vuelo perdido. Desglosemos el resultado de estos cuatro epígrafes.

Lovefoxxx ha perdido la capacidad de sorprender: su aparición en escena con la chaquetilla de chándal torera de Adidas provocó algún que otro codazo, pero no tanto para aplaudir la audacia o la originalidad, sino de los que tocan cuando ves a un calvo con peinado en cortinilla o un Seat Panda tuneado; por supuesto, la ropa fue desapareciendo progresivamente, al mismo tiempo que la carne iba ocupando su lugar. Venga, bueno, le ponemos un aprobado por la pereza que nos da discutir con ella en la revisión.

CSS/Cansei de Ser Sexy

Cansei de Ser Sexy

Del Cansei de Ser Sexy se recuperaron Off the Hook y tres bombas de relojería como Music is my Hot, Hot Sex, Let’s Make Love and listen to Death from above y Alala, encargada de cerrar la performance. En cuanto a las tres primeras, apenas se les puede reprochar nada: el entusiasmo del público es prueba suficiente de que siguen funcionando tan bien como el primer día y de que la repercusión que obtuvieron con su debut estaba más que justificada.

No puedo decir lo mismo de Alala, que pasa por ser su mejor tema y que se interpretó con una evidente desgana, por muchas piruetas de la vocalista que la acompañasen: si ya no te motiva en absoluto, elimínalo del directo. Mejor no verlo que escucharlo así.

Segundo y tercer CD completaron la actuación más desde lo testimonial que desde el verdadero convencimiento: no pretendemos vivir siempre de una sola obra. El segundo tuvo doble representación, mientras que el que se estrenaba dejó su tarjeta de visita (más sería excesivo, teniendo en cuenta que aún no se ha puesto a la venta) en forma de La liberación, el tema que le da nombre, con letra en español y estribillo más estridente que pegadizo. Grita, grita, mami. Quizá vuelvan a salir a flote, pero les queda mucho trabajo para lograrlo.

Mr. M: El punto final lo ponían los Reyes de Escocia con su bufanda de los Celtic: Mogwai. Reconozco que pude haberme emocionado un poquito al escuchar los primeros acordes de White Noise, canción que abre Hardcore Will Never Die, But You Will y que también les sirvió para ir abriendo boca a la noche gijonesa. En un setlist en el que eran todos los que estaban, pero no estaban todos los que eran, fueron cayendo las más míticas (I’m Jim Morrison, I’m Dead, 2 Rights Make 1 Wrong, Hunted By a Freak, Mogwai Fear Satan, Batcat…) junto a otras del nuevo disco, como la mencionada White Noise, Rano Pano, Mexican Grand Prix o How To Be A Werewolf. En muchos momentos el sonido perfecto estuvo acompañado de un espectáculo visual, como en How To Be A Werewolf, proyectando imágenes del videoclip realizado por Antony Crook, o en otras canciones con imágenes un poco más aleatorias.

Mogwai

Mogwai

Se lo pasaron bien o al menos tenían una gran sonrisa en la cara, no se sabe si por ver a la gente disfrutar tanto de un concierto de post rock a las tantas de la mañana o por la maña con el vocoder de Barry Burns. Quizás la nota negativa sea por la gente que desconocía las artes del grupo, pudiendo parecerles un final de fiesta un tanto monótono. Entiendo que un concierto de Mogwai después de todo el bailoteo anterior pueda ser un tanto pesado para alguien que no los haya catado previamente. Es un grupo con mucho recovecos difícilmente apreciables en la primera escucha. Sin embargo a los que sabíamos a lo que íbamos no nos defraudó para nada, y por supuesto no nos asustamos en Mogwai Fear Satan. Stuart no dejó de moverse en ningún momento, dándonos las gracias en inglés y español en cada pausa. Nosotros también estábamos agradecidos por este sueño de una noche de verano que es ver a Mogwai en directo.

Setlist

  1. White Noise
  2. Friend Of The Night
  3. Rano Pano
  4. I’m Jim Morrison, I’m Dead
  5. How To Be A Werewolf
  6. Helicon 1
  7. 2 Rights Make 1 Wrong
  8. San Pedro
  9. Mexican Grand Prix
  10. Hunted By A Freak
  11. Mogwai Fear Satan
  12. Batcat

Ninguna nota negativa en cuanto a la organización, festival perfecto que contó con buses lanzadera de vuelta a Gijón, precios más o menos asequibles -lo normal en un festival- y personal muy atento. Muchas gracias por tratarnos maravillosamente bien. Gracias también a mi pinche Manu por acompañarnos y ayudarnos en las labores de promoción del blog.

Monkey DayPágina webLast.fm | Facebook

Share

4 comentarios en “Monkey Day @ La Laboral (Gijón, 19/08/2011)

  1. No sé si fue por la fumada o por la borrachera, pero el concierto en primera línea de Mogwai para mi fue el más especial en lo que llevo de verano. Mágico.

    WAS fue «la sorpresa», los llevaba escuchando estos días y me molaban, pero es que lo del cantante fue la hostia. Con esa curda y hacer un conciertazo así, ese tío es un puto crack. Para mí, lo mejor del festival.

    Sin desmerecer la electrónica de Delorean que fue tremenda (pero corta) también y mención especial para la dulce dulce Helena Gil.

    El poder irse de conciertos con los Tanakas tampoco tiene precio, todo un placer! :D

    Sí chicas. Yo soy el gentleman que os abordaba con tarjetas. Compuesto y sin novia *guiño guiño*

Los comentarios están cerrados.