Recordamos «The Decline», el disco/canción de 18 minutos de NOFX

En algunas ocasiones no hace falta preocuparse de que sea una fecha señalada, un aniversario o exista alguna noticia relacionada con la banda. NOFX han sido uno de los grupos estandartes del punk californiano de los 90 sino su máximo representante. Su legado se ha extendido tanto que aún a día de hoy llenan salas, siguen grabando (y vendiendo) discos y sus fans por todo el mundo se cuentan por millones y millones. No en vano los han bautizado en muchas ocasiones como los reyes del punk-rock actual.

NOFX - The Decline

Por eso cuando mi colega James Ulrich me hablaba de la iniciativa que salía a flote hace unos días de reunir al Big Four del punk noventero, casi no me podía creer que entre esos cuatro no incluyeran a NOFX, aún teniendo en cuenta que para meterlos habría que quitar a alguno de los otros, también vacas sagradas del movimiento. Pero si tomamos 1994 como la explosión de este estilo, solo nos cabe recordar que fue el año de salida de Punk In Drublic

Para resarcirme de esta magna injusticia, os voy a hablar de uno de los hijos más curiosos que ha tenido la banda en estos casi 30 años de carrera: The Decline. The Decline es un EP que tiene como peculiaridad estar formado por una sola canción. Vosotros podéis pensar «Jimmy Jazz desconoce el formato single» pero no, The Decline tiene una sola canción pero lo especial es que ésta dura 18 minutos.

The Decline fue publicado en el 1999, tardó en componerse seis meses y en grabarse uno, en palabras de Fat Mike (cantante de la banda) «una pesadilla total». La letra hace honor al título («decline» significa ocaso en inglés) y hace un recorrido por el declive, en multitud de aspectos, de la sociedad americana contemporánea:

1. La primera parte de la canción («Where are all the stupid people from?…») se pregunta por una supuesta nación de estúpidos con el cerebro lavado por el gobierno como resultado de una política de miedo, miedo al cambio o miedo a conocer la verdad, un pueblo que se conforma con cantar el himno nacional.

2. La segunda parte usa la historia de un hombre que mata a su hermano («Father what have I done?») para hacer una feroz crítica a la armada-hasta-los-dientes sociedad americana y la educación al respecto en este sentido, tanto como por las familias como por el gobierno.

3. Poco a poco aunque aún en el tren de la ideología de la protección mediante armas mete a los cristianos en el mismo saco («the christians love their guns, the church and NRA…») y se queja de la incumplida separación entre Iglesia y Estado y de la persecución sistemática de cualquiera que no comulgue con las ideas establecidas como buenas. De nuevo el «lavado de cerebro» como fantasma de fondo.

4. Tras esto, narra una historia a favor de la legalización de las drogas poniendo como base las injusticias y diferencias en las leyes contra la posesión de estupefacientes en los EE.UU. El hombre encarcelado por tener una bolsa de marihuana acaba suicidándose para poder escapar del horror que encuentra en la cárcel (en particular, cierto horror que se encuentra en las duchas si uno no tiene destreza agarrando el jabón). Tras el triste desenlace del hombre que no puede más («it beats seventeen fun years of being someones bitch») ataca el discurso paternalista del gobierno que solo sabe dar ordenes para convertir a sus ciudadanos es seres uniformes y modélicos.

Nofx - The Decline Vinyl

¿Por qué mataría Jimmy? Por la versión transparente del vinilo, sin duda

5. La décima estrofa del tema es un alegato contra la pena de muerte y los asesinatos. Además basa la idea de un nuevo orden (huy que chungo suena esto) y dejar el poder en manos del pueblo en vez de en los gobernantes («start with assumption that a million people are smart, smarter than one»). Tras ello, de vuelta al tema del lavado de cerebro, esta vez para una sociedad obligada a tomar antidepresivos para ser feliz y el gobierno de nuevo encargado de mover a la gente como marionetas con la ayuda de su mejor arma (ay, bendito 1999): la televisión («the television’s put a thought inside your head»).

6. Con el «We are the whore» llega el motivo que se repetirá al final de la canción. Textualmente dice, «somos la prostituta, somos el marica» como muestras de posicionamiento del lado de los «enemigos» del «sueño americano». Un grito que clama por ponerse en el lugar del perseguido o diferente. Como ocurre con la legalización de las drogas, el grupo siempre se ha posicionado a favor de la legalización de la prostitución y de los derechos para los homosexuales.

7. De nuevo vuelven al control social, a la necesidad de medicamentos para sobrellevar la realidad. Religión y antidepresivos se mezclan como dos soluciones ante un ocaso que vemos inminente y ante el cual ya estamos rendidos. Pese a la necesidad de levantarse contra la situación en la calle, es más cómodo quedarse sentado («would fight a losing battle against the super ego when giving in is so damn comforting…»)

8. Tras ello la parte más reconocible y famosa de la canción («and so we go on with our lives…») donde se asume toda derrota: «conocemos la verdad pero preferimos la bendita ignorancia». El Ocaso se presenta como un invitado a esta fiesta y nosotros lo acogemos ya rendidos, siendo las víctimas del diseño que nosotros mismos hemos creado. Tras esto, de nuevo el coro («we are the whore…») mientras la canción se entremezcla con pasos militares…

Como habréis podido comprobar, la canción se las trae en todos los aspectos. Unido a tan especial tema hay hasta leyendas urbanas como aquella que dice que está grabado para ser reproducido a la vez que 18 minutos de la película de Pink Floyd The Wall. Al parecer esto viene dado ya que es una escena en la que un niño corre con un avión de juguete, muy parecido a lo que se ve en la portada del EP. En una pregunta en la sección Q&A de la página web oficial de NOFX, Fat Mike era preguntado sobre esta coincidencia y simplemente decía «estás loco».

The Decline pasa por ser una canción querídisima entre los fans pero de dificil ejecución dada su longitud así que el grupo a veces interpreta un pequeño fragmento de ella, en particular el que parte de «and so we go on…». Sin embargo, es conocido que a veces la interpretan entera, sobre todo cuando tocan en pequeñas salas como premio para sus fans. En el Reading Festival del 2010, Frank Turner les acompañó también durante una parte.

¿Pero y lo que molaría que la tocaran?

Para terminar decir que ha sido catalogado como uno de los grandes hitos del punk, quizás sea uno de los mejores discos de NOFX (aunque por sus especiales características normalmente no se tenga en cuenta como disco) y que en la mayoría de los casos los aficionados al punk-rock suelen acabar prendados, tanto que hay iniciativas para declarar The Decline como unidad de tiempo. Desde mi opinión no puedo hacer más que recomendaros el disco encarecidamente y desearos suerte si algún día veis a NOFX en concierto para que la interpreten.

Vía: Wikipedia & NOFX Wiki
NOFX: Página oficial | MySpace | Last.fm

Share

Un comentario en “Recordamos «The Decline», el disco/canción de 18 minutos de NOFX

  1. Temazo!! Es realmente uno de los mejores temas del punk de los 90, no creo que ninguno de los mal llamados big four del punk fuese capaz de componerlo. Por cierto, la tocaron entera en Barcelona hace 3 años, si no me equivoco, y fue un delirio ver Razz bailando The Decline durante los 18 minutos!

Los comentarios están cerrados.