Florence + The Machine – Ceremonials (Universal, 2011)

Llega un momento en la vida en el que los chicos tienen que empezar a usar colonia para ligar más o en el que las chicas tienen que tirar su pantalón vaquero favorito ya hecho harapos para comprarse otro nuevo que jamás les sentará igual de bien. Sí, amigos, hay momentos en la vida muy duros. Y uno de ellos es el temido segundo disco, más aún cuando el primero ha sido todo un éxito y sólo ha cosechado buenas críticas. Y a Florence + The Machine les llegó la hora. Tras un más que notable disco debut, aquel mágico Lungs lleno de hits como You’ve got the love, Dog days are over o Cosmic love, las expectativas eran altas. Mucho más cuando fueron apareciendo algunos adelantos como la genial What the water gave me (que nos mostraron a finales de agosto) o su primer single Shake it out. Además, la pelirroja más saltarina del indie británico ha declarado recientemente que quiso llamar Violence a este álbum y que durante la pasada gira se dió al bebercio que daba gusto (sólo los consejos de San Bono de U2, de los que fue telonera, le hicieron parar). Con todas estas referencias había muchas ganas de escucharlo, así que allá vamos.

Florence

No, no es Massiel en la boda de La Más Grande. Es Florence en pleno éxtasis

Echando mano una vez más del solicitado Paul Epworth en la producción, en esta ocasión exclusivamente para lograr «un todo» (al contrario que con su debut, que contó con varios productores y que fue grabado en distintos lugares y a trompicones), este trabajo empieza con la señorial Only if for a night, una pieza en la que destaca la sección de cuerdas especialmente. A continuación llega Shake it out, una de las estrellas del disco, que envuelve de energía positiva, que es pegadiza como pocas y una de las más fieles herederas de Lungs, llena de esa épica que impregna los acordes de una canción que busca ser un himno en sus conciertos. What the water gave me es, sin duda, la joya de la corona: un tema in crescendo con una de las marcas de la casa, el arpa, que va ganando fuerza muy al estilo Drumming song, y que acaba convirtiéndose en una de las más rockeras del disco. En la etérea Never let me go salen a relucir todos los registros vocales de la dotada pelirroja (dotada de voz, trolls), pero instrumentalmente es de las más simples del CD, aunque quizás este sea uno de esos casos de «menos es más». Breaking down da un completo giro a la paz con la que veníamos tras la anterior canción, nuevamente con gran protagonismo de cuerdas y con un toque pop que supone el balance perfecto para que no suene demasiado barroca. La primera mitad del disco acaba con Lover to lover, con marcadas raíces soul sesenteras, un buen corte que bien podríamos imaginarnos en boca de una joven Aretha Franklin.

No light, no light va a ser el segundo single y méritos no le faltan. Dominio de la percusión y un estribillo con mucha fuerza, en una de las canciones más complejas instrumentalmente del disco. Seven devils reconozco que es mi niña bonita de Ceremonials: una pieza delicada e intimista de corte épico que es el mejor low tempo del álbum y en la que aparece de nuevo la rejuvenecida arpa. Heartlines es el máximo exponente de una de las claves del LP, los ritmos algo tribales. Es enérgica y la más llena de fuerza. El tema que la sigue es Spectrum, que tiene una cuidada producción, sí, pero le falta algo, la parte vocal de Flo en el estribillo no me acaba de convencer. Bueno, el estribillo en general me chirría un poco, para qué nos vamos a engañar. All this and heaven too quiere seguir la línea de Shake it out, sin conseguirlo. De las menos brillantes del disco. La canción que cierra este segundo trabajo es Leave my body: un broche perfecto ya que supone un cierre similar al comienzo, claramente buscado ese concepto de Ceremonials como un todo que Florence Welch quería conseguir.

Florence and the Machine

Leave Britney alone!!!

Pero si vamos más allá y conseguimos la edición Deluxe, merecerá la pena. Encontraremos algunos temas descartados del tracklist oficial y que son verdaderas joyas como la oscura y más electrónica Remain nameless o Strangeness and charm, simplemente brillante. Bedroom hymns es interesante, sí, pero le falta ese algo que la hace propicia como B-side. También nos encontramos con la demo de What the water gave me, que parece más un remix; sería curioso saber el camino que tomó esta canción para empezar así de sucia y acabar siendo una pieza tan compleja. La otra demo incluida es la de Landscape: nada que objetar a que se quedara en una simple demo, sin más. Y para rematar, tres versiones acústicas deliciosas: una de Heartlines que no envidia nada a la primogénita; otra de Shake it out y una última de Breaking down, especialmente delicada y que resulta tan mágica como la original.

En resumen, una perfecta continuación a Lungs, que mantiene la esencia que han hecho que la música de esta banda londinense sea tan característica. No hay una gran evolución a probar cosas nuevas, sino más bien a redoblar los esfuerzos en una muy cuidada producción llena de detalles. Los cambios más significativos respecto al álbum debut son la menor proliferación del arpa y cierto toque tribal en las percusiones de algunos temas, un buen contrapunto en un disco en el que sonidos barrocos y cuidados se enfrentan (y complementan) con ritmos algo más primitivos, sin que deje de tener una coherencia como LP. Un estudiado uso de los coros hace que algunas canciones suban a Primera División, dejando algunas reminiscencias a Annie Lennox por lo aprovechada que sale la voz de la pelirroja, en sus más que variados matices. Un álbum en el que la propia Florence ha comentado que ha tenido como una de sus bases compositivas la tormentosa vida de la escritora Virginia Woolf. Sin tomar demasiados riesgos es un disco que funciona y que va ganando con las escuchas.

Nota: 8/10
8 estrellas

Florence and the Machine - Ceremonials

Tracklist:

1. Only if for a night
2. Shake it out
3. What the water gave me
4. Never let me go
5. Breaking down
6. Lover to lover
7. No light, no light
8. Seven devils
9. Heartlines
10. Spectrum
11. All this and heaven too
12. Leave my body

Bonus tracks: (Deluxe Edition)
13. Remain nameless
14. Strangeness and charm
15. Bedroom hymns
16. What the water gave me (demo)
17. Landscape (demo)
18. Heartlines (acoustic)
19. Shake it out (acoustic)
20. Breaking down (acoustic)

Nota de los usuarios:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas (1 votos, media: 9,00 estrellas de 10 posibles)

Cargando...

Escucha el álbum: Spotify | Grooveshark
Florence + The Machine: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

3 comentarios en “Florence + The Machine – Ceremonials (Universal, 2011)

  1. Hola… me gusto tu reseña, empieza muy bien y termina no también, mientras la leía pude nota que tu reseña es una reseña de todas las reseñas que se han publicado, se ve que tienes sagacidad de extracción de conceptos pero… si quieres hacer verdadero periodismo empieza publicando lo que realmente crees del disco… te juro es más significativo y podríamos desatar un debate muy bueno de lo que te suena A TI el disco y de lo que ME SUENA a mi… se ve que entras a un montón de blogs… te lo digo porque he estado leyendo reseñas de Ceremonials. Como consejo, no leas reseñas antes de escribir la tuya… chance después te puedas meter a Pitchfork a checar en que coincidiste y en que no… es todo. saludos!

  2. ¡Hola Alex!

    Puedes tener por seguro que no he leído NINGUNA reseña de este disco, ni antes ni después de hacerla. Vaya, no sólo con este disco, no lo hago con ninguno (salvo las de mis compis y sólo por quedar bien :-P) porque me parece algo muy personal, es una opinión muy subjetiva la que cada uno pueda tener y no me gusta condicionarme de manera previa antes de oír nada nuevo. Pero me alegra saber que tú que sí las has leído dices que coincidimos bastante: al menos, ya sé que no he perdido audición y aún tengo buen criterio :-D

    P.D. Ya soy periodista así que sé de lo que hablo, ¡un saludo!

Los comentarios están cerrados.