El Amor y las mayorías

Crítica: Tachenko – El amor y las mayorías (Limbo Starr, 2013)

Sergio Vinadé es un talento fuera de toda duda. Bendito día en el que fue expulsado de su primera banda, The Caracols. Gracias a ello encontró a Sergio Algora y formaron el legendario grupo El Niño Gusano. Lo que sucedió a partir de aquí lo sabemos todos: discos que son clásicos y un estilo único. Difícil encontrar a una banda que alcance tales cotas de calidad en la actualidad. Se terminaron disolviendo y cada uno siguió rumbos distintos. Algora formó La Costa Brava y Vinadé formó Tachenko junto a Sebas Puente, Ricardo Vicente, Miguel Yrureta y otro exmiembro de El Niño Gusano, Andrés Perruca. La formación sufrió varios cambios en los primeros años de actividad. Casi todos los componentes iniciales se marcharon, salvo Sebas Puente y Sergio Vinadé, dando entrada a Eduardo Baos y Alfonso Luna, bajista y batería respectivamente. La actual formación lleva rodando junta desde su segundo disco y, la verdad, se nota.

Tachenko

El bigote oficial del pop en español

Tachenko tiene una trayectoria amplia en la que han demostrado que son capaces de hacer excelentes canciones en cada disco. Han vuelto a confiar en el clásico sello Limbo Starr y con las escuchas te das cuenta que lo suyo es una relación profesional perfecta. No engañan a nadie con su estilo pop-rock, construido a base de buenas letras y melodías. Su quinto álbum, El amor y las mayorías, no supone una revolución, pero no es algo que les preocupe en exceso. Prefieren canciones buenas a discos trascendentes. Si algo fallaba en sus primeros trabajos era la falta de cohesión. Sin embargo, sus dos últimos trabajos demuestran que han alcanzado una madurez envidiable.

Campos de Marte abre el disco de forma dinámica, quizás no de forma espectacular, pero no hay por qué alarmarse. Aún queda mucho por analizar. Por ejemplo la siguiente canción, Suerte y relámpago, que nos devuelve las tendencias power-pop que ya reflejaron hace unos años en Esta vida pide otra. Una canción pegadiza que bien podría haber sido el single. A pesar de ello, se decantaron por la siguiente, Dame una pista. Sinceramente no se han equivocado, cuenta con el gancho necesario para llegar con pocas escuchas y eso siempre es una garantía.

[youtube id=CxnaeCCVbUY width=»600″]

Se les suele asociar con un mundo de felicidad y piruletas cuando siempre se han caracterizado por letras con un trasfondo más oscuro. Sea como sea, es innegable que se han convertido en una máquina de hacer buenas canciones pop. Mi amor, las mayorías (deliciosa canción) nos recuerda a auténticos himnos de la banda como Amable, con los principios musicales de Tachenko funcionando a la perfección: estupendas armonías vocales, guitarras limpias tras la distorsión y letras muy por encima de la media pop nacional.

[youtube id=R1J4GYf4IC4 width=»600″]

Sorprende cómo han retratado la incomodidad de la situación actual en las nuevas composiciones del grupo. En Estados libres de la unión encontramos un claro ejemplo, aparte de una maravillosa canción. Hay otros ejemplos igual de destacados como Mundo Apache o Error, error, que incluso son más reivindicativas. Para que luego digan que lo que falla de la escena actual es que no hay ningún grupo que se moje políticamente. Pues tomad nota.

La parte final del disco no puede ser mejor. Tras una sucesión de temas más pausados, nos encontramos con Vendaval, una canción rockera y directa, que brilla con luz propia. Desafortunadamente, no todo puede ser perfecto y alguna canción como Levántate, o la que concluye el álbum, Ojo de halcón, suponen un paso en falso dentro de la calidad global del disco.

Lo más importante es que la dupla compositiva Sergio Vinadé y Sebas Puente vuelve a sorprender. Siempre se han mantenido al margen de modas y para ellos lo más importante siempre han sido las canciones. Ese es su secreto, y gracias a ello llevan tantos años en la música. Su anterior trabajo, Os reís porque sois jóvenes, era un gran trabajo de principio a fin y estaba convencido de que eso les auparía a la popularidad que sus discos demandan. Quizás con éste lo consigan.

Tachenko es una de las bandas más respetadas por público y crítica, algo que dice mucho a favor de ellos. Si siguen haciendo discos tan buenos, no voy a ser yo el que reclame un cambio. Mientras todo siga así, seguirán haciendo canciones igual de bonitas.

Nota de los usuarios:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas (6 votos, media: 9,67 estrellas de 10 posibles)

Cargando…

El Amor y las mayorías

Tracklist:

1. Campos de marte 2:26
2. Suerte y relámpago 2:55
3. Dame una pista 4:12
4. Levántate 4:01
5. Mi amor, las mayorías 3:37
6. Genzor cabalga 2:33
7. Estados libres de la unión 3:24
8. Las cárceles 3:12
9. Mundo apache 4:05
10. Error, error 2:39
11. Vendaval 3:54
12. Ojo de halcón 3:59

Álbum: Spotify | Amazon
Tachenko: Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Acerca de Raphael

Soy de los que siguen comprando CDs. Yo lo llamo nostalgia. Mis amigos lo llaman idiotez. Voy saltando de sala en sala buscando algo que suene diferente.