“Si hubiésemos querido ser más comerciales dejaríamos de hacer la música que hacemos”: entrevista a Maryland

Dicen que el tercer disco de un grupo refleja las bases de lo que son y serán. Maryland acaban de publicar su nuevo trabajo en el que la gran novedad es el cambio de idioma. Ahora cantan en castellano demostrando una mayor confianza y seguridad en sí mismos y en sus letras para ya no esconderse en el inglés. Este disco se presentará el próximo día 15 en la sala El Sol, en Madrid, y además, podremos disfrutar de él buena parte del próximo año dado que han sido uno de los ganadores de la nueva edicion de Girando Por Salas. Por todo esto y más, hemos hablado con Ruben Castelo, que nos ha respondido a nuestras preguntas y nos ha contado qué hay detrás de Los años muertos.

Maryland

Bea: Una de las novedades que traéis con este nuevo disco, sin obviar la incorporación de Álex Penido a la batería, es el cambio importante que supone el dejar atrás las letras en inglés para cantar en íntegramente castellano. ¿Qué os llevó a tomar esta decisión? ¿La necesidad de ser mas cercanos al público? ¿Un interés comercial? ¿O es algo más complicado? ¡Un, dos, tres, responda otra vez!

Rubén Castelo: Al finalizar la gira de Get Cold Feet teníamos en mente el poder probar a llevar nuestra música hacia otros terrenos y uno de los retos era probar a cambiar el idioma sin cambiar nuestra esencia como grupo. Grabamos varias demos, las enseñamos a amigos cercanos y tanto nosotros como ellos llegamos a una misma conclusión: que Maryland seguía siendo Maryland cantando en castellano. Si hubiésemos querido ser más comerciales dejaríamos de hacer la música que hacemos. Cierto es que al expresarse en castellano a la gente le entra antes para dar una opinión a favor o en contra.

B: ¿Qué elementos pensáis que diferencian este disco de, por ejemplo, «Surprise»? ¿Y similitudes si las hay?

RC: Surprise es una carta de presentación con sus virtudes y sus defectos. Tiene ese aire de inocencia y de poca experiencia y es un disco que cuenta multitud de historias o vivencias. Los Años Muertos es monotemático y hecho ya con algo de experiencia, aunque cada día sigamos aprendiendo. Similitudes, podemos decir que está hecho con las mismas ganas e ilusión y que lo hemos grabado, al igual que Surprise, fuera de Galicia.

B: Se dice que la primera impresión de un disco viene de la portada y sin embargo, ‘nunca se debe juzgar un libro por lo mismo’, ¿no? ¿Qué importancia le dais vosotros a ello y quién está detrás del diseño?

RC: Nosotros siempre le hemos dado un cuidado especial a los diseños. De hecho solemos tener retrasos a la hora de salida de los discos por este tema porque nos gusta cuidar estos detalles y la discográfica se acaba enfadando con nosotros :) Nos gusta entregar el disco al diseñador que escogemos y que él plasme lo que le evoca el disco. Para esta ocasión repetimos con David Sierra, que fue el diseñador de Get Cold Feet, y acertó de pleno. Recuerdo que le llamé por teléfono para darle la enhorabuena el día que recibimos el boceto porque ¡la portada era tal cual mi salón en aquel preciso instante!

B: Es interesante cómo el primer corte del disco, «Los años muertos», homónimo al propio álbum, empieza muy ‘in media res’. ¿Es una forma de dejar claro al oyente el cómo sonará a partir de ahí?

RC: La escogimos porque nos encanta con la fuerza con que entra. Además el orden del disco sigue una cronología particular y tenía que ir de primera por lo que cuenta.

B: Voy a hacerme un poco la sueca en esta pregunta porque Arturo y tú nos lo habías contado durante el concierto del pasado mes de octubre en el Torgal, pero, ¿cuál es la historia tras el título del álbum?

RC: ¿Puedo hacerme el sueco yo también? La historia del título no tiene mucha miga. En realidad es más autocrítica que afirmación… y paso palabra.

B: De entre todas las canciones, ¿cuál es vuestra favorita? ¿Hay alguna anécdota concreta detrás de alguna que queráis compartir? (Ehm, por «La caleta del sol» y tal…).

RC: Cada miembro te puede decir más de una, al igual que yo. Yo particularmente me quedo con la que cierra el disco, Camino, por como salió y su significado. Y que gracias al desconocido «Firewater» se pudo grabar, ya que le echó una mano a las cuerdas vocales (risas). Le pusimos como título La caleta del sol en homenaje a la urbanización donde estábamos alojados en Sant Feliu durante la grabación. El edificio era muy peculiar. Tenía de todo: piscina, cancha de tenis, playa a 50 metros, ping pong, cancha de baloncesto, etc. ¡Y desgraciadamente no podíamos utilizar nada por estar grabando todo el día!

B: Volviendo un poco al principio, ¿os ha sido mas fácil el escribir las letras? ¿Mas natural ahora que cantáis en vuestro idioma nativo?

RC: Al principio se te hace cuesta arriba el escribir en castellano porque produce una sensación parecida a cuando piensas que todo el mundo te mira. Es raro. En inglés tienes más recursos a la hora de esconder lo que quieres decir.

B: Qué influencias os gustaría citar, no solo en música, sino también qué libros o películas os han inspirado en este disco.

RC: Pues a los cinco nos influyen multitud de grupos y cosas. Podríamos decir infinidad de grupos y estilos. Escuchamos absolutamente de todo. En mi caso siempre suelo meter algo que tiene que ver con alguna película, sobre todo a la hora de jugar con los títulos, y no me suele gustar desvelarlas, pero por ejemplo Pozo de almas hace referencia a un conocido arqueólogo y una de sus aventuras. Refleja muy bien el significado de la canción: ¡una y no más, Santo Tomás!

B: Y para terminar, ¿qué pregunta os han hecho más veces en una entrevista?

RC: Pues hasta Get Cold Feet la pregunta crucial era «¿por qué en inglés?” y a partir de Los Años Muertos, “¿por qué en castellano?».

B: Muchas gracias, chicos. Suerte con el disco, con la gira y nos vemos el 23 en la Mardigras.

RC: ¡Gracias a vosotros! ¡Os esperamos! ¡Y un saludo de parte de los cinco!

foto 2. martín rodríguez

Maryland: Facebook | Twitter | Last.fm

Share