Archivo de la categoría: Crónicas

Crónicas de los eventos a los que hemos asistido contados desde nuestro punto de vista particular. Puede que no os guste, ya avisamos, pero también puede que sí.

Crónica: Woods @ Sala El Sol (Madrid, 13-09-2014)

Os hemos ido contando novedades sobre su último trabajo With Light and With Love y poco después nos enteramos de que Woods estarían dentro del ciclo de conciertos del American Autumn. Y como no podía ser de otra forma y aprovechando mi estancia en Madrid este fin de semana, os contaré lo que dio de sí su concierto del pasado sábado en la sala El Sol, que aún coincidiendo con el Dcode y más eventos el mismo día, la afluencia de público fue más que un ‘sold out’. Como venía diciendo, tenía unas expectativas tan altas al respecto de su directo que no sólo estuvieron a la altura, sino que superaron las previsiones más optimistas, haciendo que el esfuerzo de acudir a este concierto mereciera la pena con creces. Un setlist que se prolongó poco más de una hora y que contó con una esmerada selección de temas de sus dos últimos trabajos, Bend Beyond y With Light and With Love. Tampoco faltaron versiones, y hasta una de Pink Floyd se marcaron al final. Los de Brooklyn mostraron todas sus cartas sin necesidad de desmelenarse o pegar saltos; y con una solidez envidiable firmaron momentos fantásticos, como el hecho de prolongar la homónima Bend Beyond hasta el infinito y más allá.

Woods

El arranque fue algo sutil con la tímida voz de Jeremy Earl buscando la comodida de la sala, y quien curiosamente había salido al escenario con unas chanclas en los pies. Tal vez coincida que Leaves Like Glass fuera la canción perfecta para dar comienzo a un directo en el que el público, ya prendido desde el primer acorde, aplaudiera sin concesiones mientras Jarvis Taveniere se colocaba bien la armónica para dar paso a Call In A Cup. Tocaron fieles a su estilo, con el bajo marcando el ritmo en muchos de los temas y aunque suene a tópico, no sólo fueron las canciones que venían a presentar las que mejor funcionaron, aunque Shining, sonó clara, con las guitarras muy bien ajustadas. El primer cambio de marcha se produjo cuando lanzaron Bend Beyond. El disparo que les dio cierta fama hace un par de años y que fue, en mi opinión, uno de los mejores momentos de la noche. Una canción ruidosa y enérgica en la que empezó a emerger el alma psicodélica de Woods, con una línea de bajo que cada vez se hacía más poderosa y unas guitarras que sonaban limpias y potentes, extrañas pero carentes de cualquier tipo de miedo. Nos transmitieron toda esa fuerza durante casi diez minutos y sin parar para respirar la encadenaron con Size Meets The Sound y pese a estar en primerísima fila, cada vez que giraba la cabeza observaba cómo el público bailaba sin remilgos.

Tras esto, un poquitín de bajón, especialmente cuando se arrancaron con It Ain’t Easy, precedida de Is It Honest?, ambos temas de su penúltimo disco. Tras ellas remontaron muy muy bien (demasiado bien) para ir cerrando un directo en intensidad con Moving To The Left, Shepherd y la homónima al último disco. Demostrando una habilidad increíble para dirigir emociones y hacerlas ascender de manera lenta pero segura y el público respondió con numerosos vítores antes de los bises. Del final del concierto cabe destacar la preciosista versión del tema Green Is The Colour de Pink Floyd que se marcaron y aunque demasiado pronto para muchos, Woods abandonaron el escenario dejándonos con buen sabor de boca. Y a veces es mejor valorar eso, calidad antes que cantidad..

Woods2

Woods: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Crónica: Noroeste Pop Rock (II) @ Praia de Riazor (A Coruña, 09/08/2014)

La segunda jornada del Noroeste Pop Rock estuvo marcada por dos cosas: los casi 20.000 asistentes (según La Voz de Galicia) que disfrutaron, sobre todo del concierto de Madness, por eso de que era sábado y porque el estilo era muy diferente a la de la noche anterior. Las fotos, de Cris Andina.

La primera actuación de la tarde fue la de Bourbon Queen ante unos pocos seguidores frente al escenario mientras, decenas de personas se iban acercando para ver qué traían preparados estos chicos. El caso es que la formación coruñesa, sin complicarse demasiado al principio, repasaron algunos temas de su último y sabroso disco, Blood, Rock & Tears y pasearon también por temazos  como el Have Love Will Travel de The Sonics, y sin llegar a ser himnos, pusieron al público a cantar y a dar palmas con numerosas sonrisas en los rostros que había a mi alrededor. Muy brillantes sonaron Cross The River y la lenta My Little Girl, de hecho. La juvenil voz de Jorge la verdad es que lo clavó en los 45 minutos de actuación y permitió a la banda poner suficiente energía sobre el escenario como para despertar de verdad a las primeras filas, entre las cuales por primera vez verdadero movimiento y saltos. Fue un concierto de guitarras cargadas de riqueza y el buen sabor del rock edulcorado funcionaron a la perfección para abrir la tarde.

Pese a haberse adelantado media hora los conciertos del sábado, Ånima subían al escenario a eso de las diez menos cuarto mientras una delirante cantidad de seguidores ataviados con camisetas con su logo se agolpaban en primeras filas. Y no era para menos, con el flamante Tresmilonce en plena ebullición y el sonido que se gastaron, la locura sobre la arena estaba asegurada. La intensidad del concierto fue máxima desde el primer acorde hasta el último, y así nos lo hizo saber Rolo: “venimos a romper Riazor”. Espectacular, el ruido que metieron (aunque no tanto como en su pasada actuación en el Mareira Clvb) y lo bien que se comportó el sonido del escenario, permitiendo distinguir de forma clara e incuestionable todos los temas que sonaban. Salto al vacío, Bajo cero y De mente y corazón (Contracorriente) ya son canciones con una esencia impresionante y para enmarcar el delirante final de puro ruido que se le añadió a Puzzle para deleite de las filas más exaltadas de la multitud.

Anima

Ånima

Los Eskizos salieron a tocar sin concesiones y con unas sonrisas enormes pintadas en las caras. De esos gestos que da gusto ver y que te dan a entender que quiénes están sobre el escenario lo están disfrutando. Y no era para menos: volver 22 años después y revivir momentos sobre las mismas tablas en las que telonearon a Hombres G en el 92. Con contundencia y autoridad, Astray, Pedro, Iago y Luis, acompañados en algunos temas por Diego Veiga (WolRus y ONE OF THESE DAYS & Thee Heavy Random Tone Colour Lab) y su jamón Hammond. Durante algo más de una hora, el concierto fue un recital interminable de clásicos, riffs demenciales y solos de guitarra encadenados hasta el infinito y, para gloria de los asistentes, los fieles seguidores de esta banda coruñesa, el sonido acompañaba a la perfección. Todos los músicos tuvieron sus minutos de gloria y creo que a muchos de los asistentes, el concierto del pasado sábado le quedará grabado a fuego. Electrizantes. Por lo demás, sonaron entre muchas otras, Yeah!, Tell Me Why y por supuesto, reservada para los últimos compases, Ace Of Spades de Motörhead, que llevó un final en puro éxtasis, en el que todos los allí presentes, no sólo los fieles seguidores de Los Eskizos, no tuvieron problemas a la hora de corear las respuestas a los punteos. Un concierto, en resumen, muy bien cogido de la mano de la locura que estaba por llegar.

Como colofón final teníamos ante nuestros ojos a unos músicos allí reunidos que eran una mezcla perfecta entre señores mayores venidos del más puro ska setentero, entre los que destacaba el uniforme de camisa de flores y calaveras de Lee Jay Thompson. Apenas quince minutos pasada la hora anunciada darían el pistoletazo de salida con Night boat to Cairo tras el ‘Boas noites’ de rigor por parte de Suggs, que intentaba comunicarse en gallego y a medida que pasaban los minutos la cosa se iba caldeando: cada vez el escenario más iluminado, la temperatura más fresquita, el volumen más alto, y unos músicos cada vez más sueltos y sonrientes. Los primeros cuarenta minutos de concierto fueron una ascensión de lo correcto a lo genial y el público ya empezaba a dar claros síntomas de enloquecimiento. A partir de estos momentos el resto del concierto fue un absoluto no parar independientemente de que a uno le gusten más o menos, creo que nadie puede dudar de que Madness podrían llenar un concierto horas a base de temazos como catedrales sin que la cosa fuera a menos; de modo que hicieron eso, tirar de sus temas más absolutamente brillantes, de una versión de lo más peculiar del Highway To Hell de AC/DC y, además, hacerlo con ganas y una sonrisa de oreja a oreja que se hizo absolutamente contagiosa. Con Our House consiguieron hacer suya la playa de Riazor, pero de móviles, a modo de lucecitas decorativas para la siguiente, It Must Be Love. El camino hasta los bises se convirtió en un paseo, One Step Beyond por la extraordinaria decoración del escenario, con pantallas que permitían seguir el concierto a la perfección aunque estuvieras bastante lejos del escenario.

Y así, como llegó, se terminó otra edición de uno de los festivales con mejor emplazamiento de Galicia.

Madness

Madness

Noroeste Pop-Rock: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Crónica: Noroeste Pop Rock (I) @ Praia de Riazor (A Coruña, 08/08/2014)

El Noroeste Pop Rock arrancó ayer en A Coruña con una jornada inaugural en la que por encima de todo brilló la ausencia de la lluvia salvo durante un cambio de backline. La playa de Riazor tuvo otra de esas noches mágicas, en las que no sabes muy bien por qué, todo finalmente encaja, miles de coruñeses se acercan hasta el lugar y sale a la perfección, incluso cuando se tiene que asistir a directos muy manidos. Y como siempre, las fotografías que acompañan son de Cris Andina.

Puntualísimos como un reloj, La Senda de Afra se subieron al escenario a eso de las nueve de la ¿tarde? ¿noche? ante, para nuestra sorpresa, unas primeras filas agradablemente concurridas para verlos y con un buen puñado de seguidores pegándose bailecitos por ahí y el público animado ya acercándose a la playa. Dispusieron de unos casi 45 minutos para tocar, en los que hicieron lo que mejor saben hacer: “somos poquitos pero sabemos hacer ruido”, anunciaba Sheila. Cada tema con más precisión y entre otras sonaron Tardes de abril, Pelirroja, Me aburro… Sólo bastaba con verles las caras haciendo disfrutar también a los que por allí nos encontrábamos con sus guitarrazos y gritos para animar a los más rezagados. Sonó también Noches en vela y cómo no, Bicho, el tema del videoclip que han publicado hace bien poquito, muy dura y potente, demostrando que sus discos son sólo un boceto del trabajo que estos cuatro jóvenes están realizando y que es sobre un escenario donde temas adquieren sentido. Es, la verdad, una gozada ver cómo una banda local va evolucionando tanto. Y si no, que se lo digan a sus sucesores: Misterioso Viaje Holanda.

Misterioso Viaje Holanda

Misterioso Viaje Holanda

Desplegaron su último álbum MVH, aunque también hubo tiempo para canciones de Nunca Taxi, anoche y sonaron deliciosos. Los Misterioso armaron una actuación en la que los viajes entre el pop y el rock fueron constantes y extraordinariamente bien dirigidos. A esas horas empezaba ya a haber mucha gente delante del escenario mientras anochecía y su actuación fue milimétricamente correcta, con momentos de intensidad muy logrado; y aunque arrancaron por todo lo alto con La fe y Carta, tampoco llegaron a romper la baraja en ningún momento ya que, en mi opinión, dispusieron de poco tiempo. Pero bueno, lo que vengo diciendo es que con la madurez por bandera, a cada disco crecen un poquito más como banda y otro punto perfectamente encajado fue la voz de Pablo Seijas, cercana, imperturbable. Y de esta manera fueron cayendo un buen puñado de temas de su joven repertorio bien seleccionados: Recuento, Horas muertas, la delicada No son nada y el modo en que extendieron Todo para mí y Reconectar hizo que explotaran todo su potencial a años luz del del disco. Lo dicho, una banda a seguir.

Se acercaban las once de la noche y comenzaba a llover un poco mientras se esperaba la salida al escenario de Helena Miquel y Oscar D’Aniell (y banda), más conocidos como Delafé y las Flores Azules. Llegaban para hacer partícipes a los allí presentes del torbellino que son sobre el escenario y con Volvemos a empezar de Cero daban el pistoletazo de salida al bombardeo de himnos, baile y espectáculo que acostumbran a llevar a cabo en sus actuaciones. El concierto estuvo muy centrado en su último álbum De ti sin mí – De mí sin ti, se orientó casi en todo momento a las versiones más moviditas de él.. Aún así, repasaron también sus temas más conocidos Espíritu Santo, Río por no llorar, Enero en la playa, como siempre, con desenfreno por parte de sus intérpretes realmente contagiosa.

Delafé y las flores azules

Delafé y las flores azules

Recuerdo cuando se decía que Love of Lesbian, en cuanto a directo, eran siempre una apuesta segura en festivales. ¿Lo siguen siendo? Anoche pisaban A Coruña para presentar su espectáculo ‘El poder de la tijera’, el cual vimos hace un par de semanas en el portAmérica. Saltaron al escenario pasadas las doce y media de la noche con una gran afluencia de público arrancaron el concierto con una presentación de la banda de lo más peculiar por parte de un Balmes ataviado con una cabeza de unicornio. Te hiero mucho (historia del amante guisante), 667, Pizzigatos… El suma y sigue de LoL tuvo a la gente saltando sobre la arena durante case dos horas y las primeras filas vuestra obsesión se volvían locas cada vez que el frontman se acercaba al borde del escenario, o directamente bajaba, y en los bises de los bises: Algunas plantas, Miau, Los toros en la Wii o anteriormente, en una de sus nuevas canciones, Mal español, los coros se escuchaban en toda la ciudad herculina. Está claro que con este espectáculo saben perfectamente lo que hacen y lo que su público necesita; sin embargo, para algunos, sus conciertos, especialmente sus bromas, empiezan a ser demasiado iguales, por momentos rozando lo soez. Pero hoy nos esperaba una jornada musicalmente muy diferente a la de anoche y recordad que los horarios se han adelantado media hora.

Noroeste Pop-Rock: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Crónica: Caxade + Belle and Sebastian (Santiago de Compostela, 28/07/2014)

Sin agotar entradas pero con la céntrica Praza da Quintana, en Santiago de Compostela, bastante abarrotada, Belle and Sebastian, teloneados por los locales Caxade, saltaban la pasada noche de lunes al escenario para firmar otra de su pequeña cita por nuestro país cerrando así las Festas do Apóstolo y haciendo, de este modo, las delicias de la parroquia más folkie y ‘groupie’ de la capital gallega arrastrando a un público entregado (aunque no enloquecido) con una cosa en común: volver a escuchar a su grupo de la adolescencia. Pero hablando de música, B&S, que con la tontería ya han cumplido la mayoría de edad haciéndola, son una institución reconocida. Tiraron de toda esta experiencia y ofrecieron un concierto de hora y media cargado de hits. Y aún así, faltaron algunos.

Caxade

Caxade

Pero antes de los de Glasgow y uniformados como vienen haciendo desde que se han dado a conocer (revisad mis anteriores crónicas) y con la precisión y efectividad de un reloj, Caxade ponían en marcha junto a un público que se iba acercando por momentos a las primeras filas, una actuación que resultó ser una sucesión de sus himnos más revolucionarios y propinas que no se acababan nunca, para satisfacción de los que allí presentes sí conocían sus canciones. En los primeros compases del concierto, marcados por su álbum A Dança dos Moscas, daba ligeramente la impresión de que el escenario se les quedaba un pelín grande para su propuesta. No obstante, esa sensación de ‘falta de intimidad’ fue pasajera. Si bien el público no estaba a lo que estaba, hacia la segunda mitad de sí se apreciaban sonrisas y caras de satisfacción que dejaban claro que estaban haciendo lo que se esperaba de ellos: que se disfrutara de su folkie gallego y de su alma de Folium da Rebeliom.

Lo siguiente iba a ser un concierto cargado de hype. Lo sabía yo y muchos de los allí presentes que habíamos ojeado el setlist del concierto anterior de los escoceses en Barcelona. Y el resultado, aún sabiendo un poco a ciegas a lo que íbamos, tuvo pros y contras. El punto a su favor, que son ellos y no otro grupo. El contra, lo que comentaba antes, que faltaron canciones como: Another Sunny Day, I Want The World To Stop… Afortunadamente, pueden permitirse estas cosas. Y puestos claros los antecedentes, vayamos con la actuación de la pasada noche de lunes. Para empezar, sonaron poderosos nada más arrancar con la instrumental Judy Is A Dick Slap y a partir de I’m A Cuckoo fueron hilando las canciones con algo más de delicadeza y consiguiendo resultados convincentes. Uno de los estallidos de júbilo entre el público cayó casi a la mitad en Piazza, New York Catcher, aunque algo ensombrecida por la anterior, Sukie in the Graveyard, en la que el carismático Stuart (comunicativo durante todo el directo) fue cogiendo a personas para que se unieran a la fiesta que tenían montada una docena de músicos sobre el escenario. La idea de subir a fans es bonita hasta cierto punto. Tras esto encaramos la recta final y prácticamente B&S acabaron por rubricar una actuación solvente y fue en este tramo de concierto en el que todos nos adaptamos como un guante llegando a culminar en: The Boy with the Arab Strab.

Durante los bises fueron más cortos de lo habitual. Y antes de dar paso a ellos empezaron con Legal Man rozando de nuevo el punto álgido del directo con ese rasgueo de guitarra y un público que no dejaba de moverse al ritmo de la batería mientras coreaban “Get out of the city and into the sunshine…” y finalizaron con esa maravilla que es July and the Dream Horses con una banda bañada en luces violetas entre vítores. El concierto finalizó mientras eran muchos los que esperaban una segunda salida de estos al escenario; en el primer bis de rigor sorprendieron con Get me away from here I’m dying y Me and the mayor. Es obvio que tantos años han hecho mella, pero también la ¿valentía o cabezonería? de presentar un setlist cargado de grandes éxitos hizo que muchos disfrutaran pero no al cien por cien. En resumen, ideal para fans y entendidos, sí, pero también apreciable por cualquiera que sepa disfrutar de la buena música.

Belle and Sebastian

Caxade: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm
Belle and Sebastian: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Crónica: Festival portAmérica @ Porto do Molle (Nigrán, 17-19/07/2014)

Por tercer año consecutivo, el Porto do Molle, en Nigrán, acogió a miles de asistentes que se reunieron este pasado fin de semana para disfrutar del Festival portAmérica, que por primera vez, arrancaba con dos escenarios. Un hecho que de buenas a primeras preocupaba por el tema de las solapaciones entre artistas que finalmente se fueron alternando entre ambos. Al igual que el tiempo, que nos jugó una mala pasada que os contaré más adelante. Este año tenía como cabezas de cartel a The Jayhawks, Andrés Calamaro, Vetusta Morla, Nada Surf, Calexico, The Sonics… Y quizá sea esta diversidad musical lo más atractivo del festival junto con su emplazamiento y demás actividades que ya os conté en la Guía de viaje al portAmérica 2014, lo que hicieron que la jornada del viernes se cerrara con 7000 asistentes según El País. Pero sea como fuere, el portAmérica es ya uno de los grandes de nuestra comunidad autónoma. Y eso se siente. Así que vamos a repasar los conciertos que pudimos seguir en esta última y reciente edición acompañados de las fotografías de Cris Andina.

La jornada del jueves se abrió con el olor a Mar de Carlos Méndez, que hizo que los primeros asistentes se frenaran en el escenario Abanca, para deleitarlos al ritmo de sus notas y canciones como Desayuno Chino. Tras él, Vega fue la encargada de inaugurar el escenario SON Estrella Galicia con sus temas pegadizos y poco a poco fue consiguiendo que la gente se acercara y entrara en ambiente mientras la artista poco a poco iba desgranando su repertorio: Febrero, El alud, Mejor mañana… “Iba a decir boas noites pero el sol nos acompaña todavía”. Y cuando nuestro compatriota Budiño saltó a escena, llegó Martes y tras él, la versión de Raphale de Como yo te amo, en la que el público bailó y coreó como si de un himno se tratara. Con la puesta de sol saltaban unos de los más esperados de la noche, The Jayhawks. Cumplieron todas las expectativas rememorando temas de sus discos más emblemáticos con un repertorio adecuado al público del portAmérica por la peculiaridad del recinto, rodeados de naturaleza, nos obsequiaron con la preciosa Trouble, Angelyne o Waiting For The Sun y en las primeras filas se podía ver a la parroquia de veteranos incondicionales de los de Minneapolis mientras estos perfilaban un estilo folk-rock único.

The Jayhawks

The Jayhawks

Mientras los estadounidenses despedían su, en mi opinión, corto directo con I’d Run Away, al otro lado, los barceloneses Sidonie preparaban su show con una enorme bandera canadiense a sus espaldas. Marc, Jesús y Axel se subieron al escenario con Sierra y Canadá bajo el brazo e hicieron el show al que nos tienen ya acostumbrados: enérgico y adictivo, como sus canciones antiguas: Costa Azul, Bailemos, Por ti…; y las más actuales: Un día de mierda, A mil años luz, Estáis aquí… Se les puede ver tres veces al mes y siempre te terminan sorprendiendo. Y la pasada noche de jueves, se marcaron una versión de Video Killed The Radio Star que hizo bailar y corear al público que estaba abarrotando el escenario 2. Tras despedirles mientras sonaba El Incendio, nos dirigimos de nuevo al escenario principal donde nos esperaba un veterano del portAmérica: Iván Ferreiro, que homenajeaba en esta cita a Golpes Bajos. Un directo cuyo público no estuvo a la altura y que no hizo más que criticarlo, a voces pidiendo sus canciones, y en forma de tweets que iban apareciendo en una pantalla sita a la izquierda del escenario. Tweets que por momentos resultaron ofensivos y una gran falta de respeto hacia el artista y su banda formada por Amaro Ferreiro y Pablo Novoa (miembro también de Golpes Bajos), Martiño y Luis García, bajista original, que ofrecieron un directo sublime y atrevido poniendo de nuevo voz en directo a grandes cantos de Germán Coppini como fueron (y son) No mires a los ojos de la gente, Colecciono moscas o La fiesta de los maniquíes entre muchos otros.

Pasada la una de la madrugada, Triángulo de amor bizarro aprovecharon el ambiente caldeado que había dejado el vigués y aunque técnicamente su directo no fue perfecto, contaron con temas que hicieron su intervención rotunda. La voz de Isa no sonaba al cien por cien, y aún así, Robo tu tiempo, Estrellas Místicas y cómo no, De la Monarquía a la Criptocracia, crearon un muro de sonido electroruidoso que hizo botar al público hasta bien entrada la madrugada, ya que tras ellos, 2manydjs hicieron vibrar (literalmente) todo el recinto nada más empezar con I Wanna Be Your Dog de The Stooges, temas de MGMT y ‘zapatilla pura’ para ser seguidos por Meneo, el encargado de clausurar el primer día.

portAmérica2

El viernes comenzaba con los colombianos Mitú, Systema Solar y una invitada non grata. No me refiero a la lluvia, porque a ella sí la esperábamos; sino a la tormenta eléctrica que causó la suspensión de la segunda jornada. Hubo momentos de incertidumbre, de impotencia… Pero de lo que estoy (y estamos) realmente seguros es de que la organización escogió la mejor opción y puso esfuerzo en comunicar a todos los allí presentes que era mejor cancelar esa noche por nuestra seguridad y la de todos, ya que tanto equipo eléctrico, metálico y el suelo mojado eran un blanco fácil. Desde ese momento, todos los ánimos (sobre todo en las redes sociales) y las facilidades para la devolución de abonos/entradas del día no resultaron en vano, y al día siguiente el festival volvió a la normalidad tras un paréntesis que tuvo un pequeño premio para los que se enteraron a tiempo. Y es que a veces a los músicos no hay quien los pare y de ellos salió tocar en La Iguana en Vigo esa misma noche. Novedades Carminha, Niños Mutantes, Full, Niño y Pistola… Y uno de los cabecillas de todo esto, Ángel Carmona, ofrecieron una jam sessión a modo de compensación.

Villanueva

Villanueva

La última jornada, la del sábado, se preveía como el llenazo absoluto del festival, y pese a lo ocurrido el día anterior (y solucionado rápidamente), la afluencia de gente no se quedó atrás. En cualquier caso, lo importante volvía a ser la oferta musical. Lo iniciamos con el directo de los chicos de Belöp en el escenario 2 y hay que decir que fue una decisión bastante acertada para empezar la tarde y recuperarnos del bajón. Un directo lleno de buen rollismo para darlo todo y cargar energía mientras repasaban su último trabajo. “Que tengáis una noche épica”, nos decía Fabio mediante. Y sus temas, entre los que sonaron Anxiety, It’s Not Enough y para terminar, el hit, That Kind Of Feeling, ganan un punto más de madurez en sus directos. Con un sol de justicia y la amenaza de tormenta completamente neutralizada (o eso pensábamos), los sevillanos Full se subieron al escenario SON Estrella Galicia para poner Mi primer atraco al servicio del disfrute del personal, que respondió sin dudas ni tapujos, continuando con Un espectro más, Tan simple como… Alabando también a la organización: “sois unos campeones”. Algo que se convirtió en habitual a lo largo de la noche. Al rato arrancaban Villanueva con Extraño. Un nuevo grupo que, al menos para la que suscribe, gana en directo, lo cual siempre es un alegrón. Un pop jalonado de oscuridad, engarzado con hilo fino por la voz de Josete y unas melodías que te dan para que las desenmascares y busques en sus letras Viajes de ida junto a tu Thelma particular. El cariño que disfrazan éstas entre una lírica por momentos agresiva, o intrigante, hizo que un Circo de bastardos se plantó frente al calor para dejarnos a todos con un muy buen sabor de boca.

La puesta de sol recibió a The Sonics con un tiempo corto (poco más de tres cuartos de hora) y eso sí, un público, por lo general, más avanzado en años que la mayoría de los asistentes al festival, que, al menos en las primeras filas, esperaba con muchas ganas a otros grupos que vendrían después. Francamente, los que una vez reinaron en los sesenta, continúan paseando por el mundo su música y los comprometidos mensajes que contiene. Y lo más importante, siguen siendo un auténtico placer verles en directo. Seleccionaron temas de hoy, de ayer, y de casi todas sus etapas, bien encajados, mejor interpretados, y muy disfrutados por todos los que allí estuvimos: Cinderella, Shot Down y no faltó Have Love Will Travel. El siguiente grupo ya no necesita presentación. León Benavente saben mover al público como pocos hoy en día y consiguieron poner a bailar y a cantar a miles de personas. Las numerosas arengas de Abraham Boba encendían más al personal y cuando enganchaban algunos de sus hits: Las Ruinas, Ánimo, Valiente o Ser Brigada. La gente se vino más arriba. Tienen algo y ya lo dije en su día: unas letras que tienen mirilla de francotirador, y un rock que picotea de los antiguos proyectos que tenían sus miembros; pero que en esencia son todo uno. Calexico consiguieron una comunión muy bella con un público que estaba entusiasmado y que cantaba y aplaudía a rabiar ante un escenario perfectamente iluminado en tonos cálidos. Un concierto que arrancó con Epic, Splitter; también sonó Roka y lo cierto es que siempre aciertan llevando buenas cartas para jugar una partida de la que terminó saliendo, probablemente, uno de los mejores conciertos que hemos visto en el portAmérica. Lo cierto es que Joey Burns y John Convertino han sabido rodearse de buenos músicos para su directo (a destacar las patillas de Depedro) y el resultado es mucho más eficaz que el de su versión de estudio.

Nada Surf

Nada Surf

Digámoslo desde el inicio: Nada Surf no tocaron Hyperspace, canción que probablemente, el 80% de los asistentes esperaba. Y nadie se murió. Creo. Porque aunque The Proximity Effect sea el disco, su bagaje va mucho más allá, y en él nos sumergieron bajo la incesante lluvia. Un recital que dio comienzo con Whose Authority, Clear Eye Clouded Mind, Weightless… Tampoco fueron necesarios tantos esfuerzos para hacerse un hueco en las primeras filas del escenario y el resultado fue sensacional, creando una atmósfera compleja y delicada. La entrega del público, especialmente de los sectores centrales de la pista, fue notable. Ese inicio de 80 Windows, Blonde On Blonde, Fruit Fly… Sonaron cercanas en el tiempo e hicieron que el grupo se desmelenara y el público disfrutara de lo lindo. Un Matthew contento por volver a Galicia, a Vigo, bromeando “La Iguana es heavy”, contándonos mediante que volverán a grabar disco bajo el sello de Ernie. Y probablemente, la canción más celebrada de la noche fuera Blankest Year, ese himno que firmaron allá por su cuarto álbum y que consiguió hacer que todos los allí presentes por fin se arrancaran a saltar y a pegar botes acompañándolos en el “fuck it”. En resumen, un concierto genial el que se notó que Nada Surf continúan en muy buena forma.

Según me encaminaba hacia el escenario SON EG, los presagios se hacían realidad y la tormenta Santi Balmes se ponía ya en marcha. Fueron pocos los valientes que, armados de chubasqueros, llevaban horas frente al escenario para ver salir a Love of Lesbian presentando su nuevo espectáculo ‘El Poder de la Tijera’. Poblaron de himnos el recinto. Desde Te hiero mucho (historia del amante guisante) hasta John Boy pasando por Pizzigatos, Tú dices Ben, yo digo Affleck… Poderosas percusiones de todos los colores, un show divertido al que nos tienen acostumbrados desde hace tiempo. No obstante, la voz por momentos recordaba a la de los feriantes: “y otro perrito piloto”. El Columpio Asesino llegaban con Ballenas muertas de San Sebastián y el suelo del portAmérica se convirtió en toda una pista de baile poblada de ropas de agua de todos los colores que botaban, bailaban y lo daban todo. Sonaron entre muchas: Babel, la homónima al disco, Diamantes…, llegándose a convertir con Toro en un auténtico fin de fiesta. ¡Hasta los chicos de León Benavente se unieron a ellos sobre el escenario! Pero el broche final llegaría de la mano del show más sensual Najwa Nimri dando a conocer su nuevo trabajo Rat Race ante el poco público que quedaba por allí. Sin embargo, la polifacética artista lo dio todo sobre el escenario y ofreció un directo de lo más oscuro y sugerente. Poniendo fin a su actuación con Pijama y dando paso así a Eme Dj. Y sobre ésta última, no se me ocurre mejor persona que ella para cerrar un festival con una sesión de lo más rockera.

Además de los conciertos, también hubo un mercadillo, la carpa del Co-cooking ShowRocking y multitud de casetas de comida y bebida que se podían adquirir con ‘Amaros’, la riquiña moneda del festival, que este año resultó ser redonda y con los nombres de los grupos por una cara. Aquí un ejemplo; y además, bastante espacio en el que los asistentes podían sentarse, refugiarse en la zona wifi… En resumen quiero dejar claro que pese a las condiciones meteorológicas, la sensación de comodidad que tuve durante los tres días que duró el evento por la zona de prensa habilitada que tuvimos los medios. Y para terminar, larga vida al portAmérica y mucho ánimo a la familia que está detrás de ello que ya tenemos en mente una próxima edición.

Najwa

Najwa

portAmérica: Página oficial | Facebook | Twitter

Share