Lou Reed & Metallica - Lulu

Lou Reed & Metallica – Lulu (Warner Bros/Vertigo, 2011): ¿bien o mal?

Pongámonos rápidamente en situación. Con motivo del 25º aniversario del Hall of Fame del Rock & Roll en el 2009, diversos artistas de alta relevancia colaboraron en varias actuaciones en una gala muy entretenida. Una de dichas colaboraciones fue la hecha por el veterano ex-guitarrista de The Velvet Underground, Lou Reed, y los míticos Metallica. Parece ser que congeniaron y decidieron grabar algo juntos. Al principio era un proyecto «secreto», pero en junio lo revelaron. Fue una gran sorpresa para todos y una total incógnita hasta que fueron desvelando más datos: fecha de lanzamiento, el título Lulu, portada, letras de las canciones en su web y finalmente varios samples de un tema como aperitivo de la salida del primer single. El disco se filtró hace unos días y no tardaron en contra-atacar dejando escuchar su disco en su página web, pese a salir oficialmente el día 31. Traerá muchas discusiones este trabajo colaborativo, pero… ¿queréis saber nuestras opiniones? Mi compañero Billy Shears y yo nos encargaremos de dar dos puntos de vista diferentes de este trabajo.

Lou Reed & Metallica

Gafas de sol… Gafas de sol everywhere

Antes de empezar, os cuento también de qué va el disco. No es un disco convencional. Ni es un disco nuevo de Metallica, ni uno de Lou Reed. Es un experimento en el que participan ambos. Tened eso en mente antes de decir que «deberían haber seguido en la línea de X disco» o lo que sea. Las letras juegan un papel muy importante, también, ya que están inspiradas en las obras del escritor expresionista alemán Frank Wedekind Earth Spirit y Pandora’s Box. En ella se cuenta la historia de una joven bailarina víctima de abusos (llamada Lulu) y sus relaciones sentimentales, y para la época en la que se publicaron (1900), causó un gran revuelo. Lou Reed fue quien creó un ambiente musical y las letras para su adaptación en una producción teatral de Berlín, pero tras la antedicha colaboración, se pusieron ambos manos a la obra. Él proporcionó las demos a Metallica para que ellos las llevasen a «un nuevo nivel». ¿Lo han conseguido? He aquí nuestros análisis:

A favor: Billy Shears.

Por un lado, tenemos a Metallica haciendo el thrash que mejor sabe hacer, con ciertos matices ya que ponen sobre todo la parte instrumental excepto alguna parte cantada por James. Por otro lado está Lou Reed más como narrador que como cantante, lo que le va como anillo al dedo al proyecto, ya que Lulu cuenta una historia. Es importante saber que se cuenta, poder entenderlo. La música va acompañando la narración, es más experimental en las canciones menos narrativas y se torna más ortodoxa cuando Lou deja la poesía abstracta y pasa a la narración más tradicional. La mayoría de las letras están más compuestas por diálogos entre los personajes de la historia que por descripciones o narraciones al uso que Lou interpreta como si se tratara de un actor interpretando el papel de los personajes de la obra. En ocasiones la letra es repetitiva y da vueltas sobre una frase o dos; en esos momentos la música de Metallica estalla, se vuelve más rápida o paranoica, empieza a dar vueltas alrededor de esa narrativa obsesiva que trae Reed.

Para mí el gran acierto está ahí precisamente. Este no es un disco de Metallica ni es un disco de Lou Reed: es un experimento, no solamente musical, sino de formato. La mayoría de las canciones no son siquiera canciones, son más bien atmósferas o ambientes que acompañan a una narración que forma una historia en su conjunto. En mi opinión se trata de un experimento más que interesante y es realmente agradable que venga de la mano de Metallica, que siempre ha apostado por ciertos cambios en su sonido y ha sabido arriesgarse con el paso del tiempo. Y esos riesgos siempre les han traído detractores y haters por doquier: pasó en su día con Load y Reload, pasó con St. Anger y si no pasó con Death Magnetic fue porque, en aquella ocasión, el grupo jugó más a contentar al fan medio de Metallica.

Lou Reed & Metallica – The View

Lou Reed se convierte en actor, Metallica en un grupo que pasa del noise al Drone pasando por el rock’n’roll más convencional, incluso por el power-pop. Lulu representa una unión de la que, claramente, ambos han salido beneficiados. Es de esperar que al fan de los Metallica más metal o del Lou Reed más popie no les cuadre esta fusión. Es cuestión de abstraerse, de no pensar en Lou Reed o Metallica fuera de este proyecto y escuchar Lulu como un disco de un grupo nuevo que ofrece algo que, además, resulta novedoso, bien armado y que tiene sorpresas aquí y allá.

James Hetfield y Lou Reed

James: «Lo creas o no, yo soy la mesa, te estoy diciendo»

No tan a favor: James Ulrich.

Lo cual no quiere decir «totalmente en contra». Es un disco muy difícil de asimilar, lo reconozco, especialmente cuando tenemos en mente que Metallica al completo está ahí. The View, la primera muestra, fue algo duro. Los heavies riffs de Metallica y la voz de James Hetfield en su parte estaban bastante bien, pero de por medio estaba Lou Reed leyendo las letras cual narrador. No encajaba. Y el problema no es sólo que haga tal cosa, ya que es «su estilo». El problema es que a veces lo hace demasiado fuera de ritmo, como le cuadra. Hay muy buenas melodías en el disco y hasta algunas que invitan a mover el cuello recordando al thrash más bestia del grupo. Pero otras no. Simplemente crean un buen adorno a las letras que recita Reed. Las cuales, todo sea dicho, son crudas y fuertes a la par de profundas.

Siendo un poco troll y como he leído en otras webs, Lou podría hacer un poco de esfuerzo a veces intentando acompasar su voz y la melodía, aunque realmente su voz forme parte del «proyecto» de esa manera. Lo comparan como «un hombre borracho hablando sobre cosas aleatorias». No seré tan bruto, pero sí coincido en que es una de las pegas que hacen que no se puedan apreciar tan bien este trabajo. Y lo más importante de todo, y ahora sí queriendo ser algo más polémico: no pegan ni con cola. He hecho el símil hace unos días en Twitter: puede que te guste algo tan diferente como el cocido casero de la abuela y los bocatas de nocilla de los domingos… pero si lo juntas todo a la vez no tiene por qué salir perfecto. Quizás ése es el problema: no deberían haber hecho esto. No digo que sea un trabajo pésimo, porque no lo es, pero sí que no es un trabajo bueno. O al menos, el resultado que podemos apreciar nosotros mismos. No se nota la química entre ambos, son agua y aceite, lija y terciopelo como diría Marea. Simplemente no funcionan juntos como una máquina.

Metallica con Lou Reed

James: «¿Te queda claro que soy la mesa o no?»

Críticas negativas a parte, saquemos a la luz lo bueno que hay, ya que a veces sí funcionan juntos en Lulu. Afortunadamente, sí vemos grandes riffs de Metallica, o al menos «buenos». Pese a abundar los tempos lentos y pesados (heavies, podríamos decir) a lo largo de casi todo el álbum, algunas reminiscencias thrash salen a la palestra como con Mistress Dread (totalmente inspirada en Disposable Heroes), o Pumping Blood, quien comparte algún riff similar al de The Judas Kiss y cuyo final es lo más rápido que encontraremos en el disco. Iced Honey también tiene un buen estribillo y que pasaría perfectamente dentro de Load o ReLoad.

Luego llegan canciones eternamente largas (11, 8, 8, 11 y 19 minutos, respectivamente). Frustration, por ejemplo, tiene unas profundas letras de Lou entre las pausas de la canción. Me gusta. Es rara, pero me gusta. En Little Dog vemos algo mucho más normal, con más cohesión entre ambos. Quizás por su lentitud, que acepta generosamente los versos de boca de Reed. Dragon es otra de las que me dejó bastante buen sabor de boca, pese a que se hace repetitiva la música de fondo de los chicos de Metallica. Finalmente, llega la innecesariamente alargada Junior Dad. Como Little Dog, se nota más «feeling» entre ambos al estar más acompasados, pero a partir del minuto 11, poco después de que la batería de Lars y la guitarra de Hetfield se detienen, sobra de largo. Demasiados minutos que no aportan nada, pero con una previa bastante buena.

James Hetfield y Lou Reed cantando

«I AM THE TABLE!»

Veredicto:

Billy Shears: En mi opinión sí es un acierto si tomamos el disco como lo que es: una rareza. No es lo mejor que han hecho ninguna de las dos partes, de acuerdo, pero es un disco en el que sumergirse, que revisitar, sobre el que volver varias veces y descubrir cosas nuevas. Y todo ello de la mano de un grupo que creo que jamás nos habría sorprendido con un disco de estas características, 8/10

James Ulrich: Para nada es «de lo mejor que han hecho ambos en su carrera», como Kirk Hammett afirmó. Simplemente lo han hecho porque pueden, porque a estas alturas de éxito quieren probar algo nuevo y diferente y no les importa el dinero. Es diferente a St. Anger, ya que ahí tenían crisis interna y buscaban evolucionar. Aquí realmente han sacado algún riff del trastero y han adornado a Lou Reed, ya que realmente son el fondo de su música, nada más, casi siempre en segundo plano. ¿Lo han hecho bien o mal? Diría que «no bien del todo», pero es aprovechable. A partir de aquí, llegarán multitud de opiniones y habrá gente que directamente dirá que «les gusta» o «que no les gusta» por sus ideas preconcebidas. Espero que reconsideréis un poco vuestra opinión inicial, tal y como hice yo tras muchas escuchas. Podría «aprobarlos» de verdad, pero bueno… Se queda así. 4.5/10

Nota: 6.25/10
6 estrellas

Nota de los usuarios:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas6 estrellas7 estrellas8 estrellas9 estrellas10 estrellas (5 votos, media: 3,60 estrellas de 10 posibles)

Cargando…

Lou Reed & Metallica - Lulu

Tracklist:

Disco 1:
1. «Brandenburg Gate» 4:19
2. «The View» 5:17
3. «Pumping Blood» 7:24
4. «Mistress Dread» 6:51
5. «Iced Honey» 4:36
6. «Cheat on Me» 11:26

Disco 2:
1. «Frustration» 8:34
2. «Little Dog» 8:01
3. «Dragon» 11:08
4. «Junior Dad» 19:29

Escucha el álbum: Página oficial
Loutallica: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Acerca de James Ulrich

Carente de gusto musical, escucho cualquier cosa que tenga melodía o incluso sin ella. Diariamente me inyecto mi dosis de Metallica y normalmente escucho más metal que otra cosa. Eso sí, puedo escuchar desde el indie más actual, hasta el death más bruto, pasando por la electrónica, hard rock, hip-hop e incluso merengues. Puedes seguirme en mi Twitter o en mi Facebook. También podéis echarle un ojo a una entrevista que me hicieron en redacción en este enlace.

31 comentarios en “Lou Reed & Metallica – Lulu (Warner Bros/Vertigo, 2011): ¿bien o mal?

  1. Estoy de acuerdo con los dos, porque sólo lo escuche una vez y sin prestarle demasiada atención a las letras, que deben de ser lo más importante del disco, ya que todo gira en torno a ellas. Estaba demasiado ocupado haciendo WTF´s todo el rato.

    De todas maneras creo que el disco es demasiado experimento por lo mal que pega la voz de Lou con la música, pero como fan me alegra la parte en la que Metallica experimenta con sus sonido.

    Tengo que escucharlo más veces.

  2. Ya dije en twitter lo que pensaba, me gusta el sonido con el que Metallica a caracterizado el disco, pero la voz de Lou se me hace INSUFRIBLE. No sólo porque no canta, sino porque muchas veces lo hace a destiempo e incluso parece que quiera cantar mal a propósito el cabrón. XD

    Como experimento, disco experimental, conceptual o como queráis llamarlo lo veo muy bonito, es interesante. Ahora bien, yo cuando me pongo un disco de música lo que quiero es disfrutar de la música, y casi todo el tiempo este disco no tiene ni pies ni cabeza. Creo que el planteamiento no es malo, pero la ejecución del mismo no me ha gustado nada.

  3. Definitivamente, NO ES UN DISCO DE METALLICA, definitivamente lo odiaran los «fans» de Metallica, adolescentes que no entenderían la música de Metallica, o treintañeros de camisa negra y pelo largo, que no asimilan cambios o evolución porque tienen 15 años siendo «headbangers», una obra sobresaliente en la discografía de Reed y uno más de sus atrevidos experimentos y del cual sale bastante fortalecido, probablemente la gira y el disco fracasen comercialmente, los fans de reed lo aceptaran, pero los de Metallica lo detestaran, pero reflexionemos, no es parte de la legacia de Lou Reed retar a sus seguidores, sorprenderlos y hacerlos pensar? desde ese punto de vista este es un triunfo también de Metallica que adquiere un nuevo grado de madurez de la mano del master!

    1. Yo lo único que recuerdo de Lou Reed como legado es encararse con los fans, liarla parda en los conciertos, escupir a las cámaras y demás lindezas. Al final va a ser él el metalero y no Metallica. xD

    2. Estoy totalmente de acuerdo contigo, creo que este disco tal vez sea el mas detestado de la historia pero Lou nos tiene acostumbrado a esto a experimentar en llevarnos a un nivel intelectual que no es para todo el mundo, esto una obra conceptual de las que ya no se hacen en el Rock hace mas de treinta años.
      Bien por Metallica por el valor de hacer esta obra

  4. Yo estaba con mi hacha preparada para descuartizarlo pero lo siento, me ha encantado. Desde la primera escucha! Debo de llevar 3 (1 hora y media de disco no se escucha así como así) y ya desde la primera escucha me fui metiendo en la historia y olvidándome de que es Lou Reed con su voz.

    Y ahora la bronca, como puede tener esto un 4.5 y Devil’s Rain de los Misfits un puto 5? xD

      1. Un 7 quizás sea una nota acertada. No es un disco para nada fácil de escuchar pero lo disfruto muchísimo. La coña es que seguramente si metallica no estuviera ahí seguramente no hubiera pasado de la segunda pista.

  5. Hola amigos. Soy un fan de Metallica que suma ya alrededor de 18 años de seguirles el paso. Sentí el impacto de Load y Reload, pero terminé aceptándolos como un cambio. Como un paso adelante en una dirección desconocida. A partir de ahí, valoré cada apuesta de Metallica. Cada intento -bueno o no- de hacer algo distinto en cada placa. Amé el S&M y valoré St. Anger. Aplaudí el Death Magnetic. Con «Lulu» me pasa algo similar: me parece otro paso, otra forma de inaugurar el camino… aún cuando no se trate de un disco 100% Metallica. Por momentos los climas que crean las dos partes me atenazaron el corazón. Con Junior Dad, más allá de la extensión, sentí ganas de llorar. Creo que Pumping Blood, Dragon, Cheat On Me, y Frustration encierran magia. El tema es, como ya se dijo, aceptar que no es ni Metallica ni Lou Reed haciendo su historia, sino un momento de experimentación. Es cierto que la voz de Reed es complicada de asimilar, sobre todo porque uno tiende a extrañar a Hetfield. Pero tres temas después ya es parte de la maquinaria. Lars Ulrich está en un nivel impecable, novedoso. Antes de escuchar la placa pensé que Metallica iba a estallar en mil distorsiones, punteos de Hammett, etc. Eso no sucede. Y lo valoro: se animaron a hacer las cosas distintas. A relegar en pos de un concepto: el la obra que da origen a «Lulu». Agradezco este disco y me da esperanzas para lo que publique Metallica en el futuro. Para mí es un 8 de 10. Un saludo desde Buenos Aires.

  6. Para los metaleros de toda la vida (como se confiesa el que escribe) e incluso a los que nos mola algo más experimental dentro de ese maravilloso mundo, el nuevo disco de Metallica es una porquería. Y, salvo que seas un fanático del grupo, es la misma opinión que tiene una parte de la crítica «heavy» de lo que ha hecho Metallica desde «Load» y «Reload». Cada nueva apuesta era una decepción tras otra. Incluso «Death Magnetic», el regreso a su antaño exitosa fórmula thrash, parecía estas fuera de lugar. Pero si dejas de ver a Metallica como una banda de metal, en el sentido tradicional del término, y la empiezas a tratarla como una banda de rock experimental, es ahí donde gana enteros. Y especialmente con este último disco. No sé qué es pero tiene algo que te engancha. Si piensas en «Kill ´em all» o «Master of Puppets» y oyes este disco, probablemente dirás que «Lulu» es una mierda como piano; pero si lo tamizas por el prisma indie, alternativo… con el señor Lou Reed de compañero de viaje el disco no está nada mal. De todas formas, me quedo con sus obras maestras de los ochenta.

  7. A falta de escucharlo un poco más, no me desagrada del todo, supongo que porque me preparara para lo peor.Es cierto que la voz de Lou en plan narrador en algunas partes me resulta bastante cansina, pero ya digo, no siempre… Metallica bien, me gusta el aire «Load» que le han dado al disco si lo consideramos como un proyecto paralelo, como ya dije en el post de «The view», y no como Metallica en sí.Resumiendo yo le daba el aprobado raspado, ahora sólo espero que se pongan con un «Death Magnetic II» y se dejen de experimentos por una temporada…

  8. Sin duda alguna, este disco supera las cosas que metallica habia hecho nunca… pero para desgracia no era lo que esperaban muchos, esperemos saquen un nuevo disco y vuelvan a la escena del Heavy Metal, pero yo le pondria un 9 por ser un disco bien organizado :D

  9. Despues de load, reload y sant anger creia que ya lo habia visto todo pero… uffff esto me supera. Cuando vi nuevo disco de metallica y tal, pense algo parecido a death magnetic, pero cuando escuche al narrador con voz de enterrador vestido de negro, ufff todavia no me lo creo. Bueno el unico consuelo que me queda, esque esto es experimental y volveran a lo suyo en breve, o eso espero y otro saint anger-reload no porfavor, y me vuelvan a hervir las venas con riffs de vertigo. Otro «disco» porfavor y no otro experimento con franz ferdinand por ejemplo.

  10. Tengo 44 años y escucho Metallica desde que tengo uso de razón. Tenía todos los vinilos de Lou Reed y los regalé (sí, ya lo sé, algo estúpido). Pero… ¿juntos? En la primera audición he pensado: «Lou, tienes ya una edad». En la segunda audición he pasado de él y he escuchado a Metallica. Experimentales, pero están ahí. Entonces he imaginado a Hetfield en lugar de Reed y ha empezado a gustarme. Finalmente, he pasado de las voces y me he centrado en la instrumentación. Y entonces sí, entonces he babeado. Hay pasajes contundentes, otros dulces, otros ácidos, y otros sencillamente alucinantes. Pero (siempre hay un pero), seguiré poniendo Master of Puppets, Sanitarium, One y Wherever I My Roam a todo volumen en el coche, vestida con mi traje chaqueta, y sonreiré a los que se giran buscando de donde salen la guitarra, el bajo o la batería, y me reiré a carcajadas con el conductor de la furgoneta de reparto que paró a mi lado y bajó la ventanilla para corear conmigo el Master of Puppets en medio de Barcelona. Así que, lo siento, pero este disco merece por mi parte un aprobado justito, muy justito, y sólo porque lo valoro como un experimento. Metallica necesita reencontrarse con su gente, con los que a los quince años descubrimos que hacer el amor al ritmo de su locura era lo más maravilloso del mundo.

  11. Me parece muy bien que experimenten lo que quieran, pero al final a los que nos gusta metallica, es una decepcion porque buscas lo que buscas, para mi este disco es una m…… muy gorda, pero entiendo que a alguien le pueda gustar, por cierto la musica y la voz no se en que parte del disco van acorde.
    Un saludo

  12. A me gusto. Sí, me costo varias escuchas pero poco a poco fui descubriendo cosas diferentes y que no habia oído las primeras veces. Despues de varias escuchas confirmo su genialidad. Noise, Art Rock, Drone, Experimental Rock … WTF.

    Confirmo que Metallica es mucho mas que una banda de Metal.

    Saludos.

    Recomendacion: Si te gusta Metallica no lo oigas, te va desilucionar, porque llegas con ideas preconsebidas.

  13. cuesta un poco asimilarlo pero no me disgusta pero me hubiera gustado que fuera mas cantado que narrado reed pero musicalmente bien. pero hay que comprender que es un álbum concepto

  14. Lo que debemos entender es que el arte no es mandado a hacer a nuestro antojo. El arte surge como se le antoje al autor y no tenemos porque molestarnos, indignarnos o ponernos creativos sugiriendo cómo debieron ser las cosas según nuestros propios gustos. ¿Quién de ustedes le diría a Leonardo Da Vinci que en la Gioconda esa sonrisita pudo ser de una u otra forma? ¡Nadie! Si te gusta, escúchalo y disfrútalo cada que lo hagas. Si no, no lo compres o, si ya lo compraste, pues ya no lo pongas, pero respeta lo que implica una pieza de arte. En lo personal adoro escuchar a mi banda de nuevo pues ya extrañaba esas hermosas y ominosas guitarras de James y de Kirk con esa preciosa y poderosa bateria de Lars. Me declaro fan de Lou Reed pues de verdad me transmite la angustia de una historia como esta y, en general, yo le pongo 10 a este hermoso album por el grado de placer que me provoca cada vez que lo he escuchado y cada que lo escucharé. See ya!

  15. A mí no me ha gustado nada. Hablo de él en mi blog, EL lado oscuro de la Luna, si a alguien le puede interesar

  16. Tiene un sonido muy bueno. Me gustaría aprender las letras, pues eso es lo esencial del album.
    De ese modo no lo escucharíamos como algo raro en medio de la música.
    Me gustó, pero muchos dirán que sin Lou hubiera sonado mejor.

  17. A MI ME ENCANTO EL DISCO, ES ALGO NUEVO Y SOLO METALLICA TIENE EL VALOR DE INTENTAR ALGO DIFERENTE Y LOS QUE SOMOS FAN DE METALLICA DEBEMOS DE ENTENDELO Y NOS GUSTE O NO.
    METALLICA MIS RESPETOS.
    SALUDOS!!

  18. A pesar de no haberle dado las escuchas suficientes y teniendo en cuenta que eso me puede dejar mal parado daré mi opinión:

    La cuestión con LULU es que no es un album como tal, es una especie de «audio-libro» al que le quisieron poner «sonidos de ambiente» (o,si se lo prefieres, algo en plan opera pero a lo metalero) y ya por ahí muchos salen decepcionados por que esperan el típico album (por el hecho de como «canta» Lou) y bueno…se topan con «eso», aun así teniendo esos factores en cuenta me parece a mi que el resultado por mas experimental que sea les ha salido fatal por que mas allá de unos segundos en algunas canciones el album en general es pésimo.

    En cuanto a Metallica y aunque ya quedo bastante claro que esto no es un album de ellos me parece que se les escapa un poco de las manos, entiendo que ellos quieran probar a hacer cosas distintas pero no deja de recordarme al cuento «el traje nuevo del emperador», en fin, allá ellos

  19. Bueno, soy un defensor y fan de Lou Reed. Se echa en falta entre tanto fanático metalero, y eso que me gusta el metal, pero precisamente Metallica no está entre mis grupos favoritos.
    Si los fans de Metallica se quejan de que Reed les ha jodido el metal y le amenazan, también es cierto que Lou Reed ha sido afectado con tanta pomposidad instrumental que, desde luego, no es lo que más le hace justicia. Lou Reed es uno de los más grandes. El haber firmado maravillas como Berlin, Street Hassle, The blue mask, White light white heat con Velvet… ya lo hace inmenso.
    Lo que sí es cierto que, al igual que hizo Neil Young con Pearl Jam en Mirror Ball, Lou Reed ha llevado completamente a Metallica a su terreno, convirtiendo al grupo en poco menos que una banda de acompañamiento. Los que admiramos a Reed nos parece algo cojonudo y arriesgado, pero los fans de Metallica tienen razón- no para ser fundamentalistas y malograr a Reed- sino para al menos sentirse decepcionados, porque Lulu no tiene de Metallica más que el nombre. Lulu es un disco de Lou Reed en todos los sentidos que suena a Lou Reed. Es más, aunque en las primeras canciones, el sonido trash de Metallica se deja ver un poquito, es a partir de la canción 6 y de todo el segundo disco cuando Metallica queda reducido a una especie de resurrección de la Velvet pero sin la Velvet. Lou Reed trata de mostrarnos cómo sonaría un disco de Velvet Underground caso de que éstos pudieran reunirse. Metallica suena como un fondo musical de noise rock experimental completamente similar al sonido que Reed trabajó con Velvet. ¿Realmente no hubiera sido más provechoso que Reed hubiera dejado en paz a Metallica y que hubiera grabado un disco con Sonic Youth, grupo que realmente hubiera sido una simbiosis para Lou?
    Incluso en la última canción, el bueno de Reed deja a un lado a Metallica y se pone a recitar sobre un fondo minimalista al más puro estilo Heroin- hasta con violas de fondo y casi 10 minutos electrónicos al más puro estilo Metal Machine Music-. Si decide Lou hacer una gira con Metallica,
    creo que debería llamar a John Cale para que empaquetara la viola y el teclado y se fuera a experimentar con
    ellos.
    La verdad se podía haber sacado más provecho de una banda como Metallica que, aunque no me gustan demasiado, reconozco en Kirk Hammet un prodigioso lead guitar que, por razones inexplicables, sus solos están ausentes en el disco; y la buena voz de Heatfield podria haber intervenido más para darle más coherencia al discurso excesivamente literario de Reed ( casi cercano a un Leonard Cohen, pero rabioso). El único que se luce un poquito es Lars Ulrich, el batería que en los primeros temas muestra potencia y sirve de
    base sólida, al igual que Trujillo con el bajo.

    Un buen disco para los que esperamos que Lou resucite a Velvet y lance un incendiario desafío experimental;pero mal disco, desde luego para Metallica, y para los fans del Lou Reed más intimista que prefieren al poeta más en la línea de Dylan que del rock experimental.

    En el disco te puedes encontrar de todo: arranques a lo Neil Young con Crazy Horse, mucho ruidismo Velvetiano, sonidos electrónicos a lo Metal Machine, un poquito de Heavy rock- en los temas 2, 3 y 4 con una aportación instrumental en la batería de Ulrich muy buena-, mucha literatura y recitación a ratos muerma y a ratos rabiosa, nulas melodías ( algo que Reed debería recuperar, pues en su disco The Raven del año 2003, aunque me gustó bastante, el aporte melódico dista de ser un Paul McCartney), toques de Sonic Youth, toques de la mejor Patti Smith recitando con el telón roc kero de fondo: en resumidas cuentas, todos los elementos que han hecho grande a Lou Reed, pero prácticamente ninguno de los que ha definido a Metallica.

    Por eso, recomendar que, para los que gusten de Metallica y su viejo sonido agresivo a lo And Justice for all,
    que se abstengan de comprar el disco, salvo que estén dispuestos a aceptar ver a los viejos metaleros sonar como una réplica de Sonic Youth. Bien, es cierto que el sonido de Metallica de trash metal coge elementos del punk y de la experimentación y que, incluso muchas canciones de los primeros ábumes de Metallica, son medio vomitadas por el cantante- casi vaticinando el futuro Death Metal-, pero a diferencia del minimalismo de un Sonic Youth, de un Nick Cave, de la Velvet, hay en el trash- a pesar de esa radicalidad punk, de esa ausencia de melodías definidas que podrían emparentarlo con el Lou Reed más experimental- una complejidad rítmica y un virtuosismo guitarrero ausente por completo en los grupos antes citados. Precisamente, si Lou Reed, en lugar de utilizar a Metallica como una réplica posmoderna de Velvet Underground, hubiera empleado todo el poderío que hizo grande al trash metal- la complejidad rítmica casi a veces progresiva y los excelentes solos de guitarra-, seguramente hubiera salido un album más próximo al universo Metallica pero sin perder el acla en Lou. Sólo que hay un problema: admiro a Lou Reed, es `posiblemente, junto a Dylan, Neil Young o Van Morrison, el mejor artista de todos los tiempos; pero, sinceramente, ante la exuberancia instrumental del trash metal, no lo veo recitando poemas por mucha rabia que le eche. Un disco con más sonido Metallica hubiera demostrado las limitaciones que tiene Lou Reed, y le hubiera perjudicado. Así que, como dice el refrán: zapatero a tus zapatos.

    Y para los que gusten de Lou Reed, decirles que éste no es uno de los mejores discos del neoyorkino, pero que merece la pena escucharlo y darle la oportunidad porque, tras diversas escuchas, acaba pareciendo un buen trabajo, muy arriesgado y experimental que, a lo mejor, vaticina que Lou puede querer seguir esa línea en el futuro, y ,a lo mejor ,nos entrega un potente trabajo a lo Blue Mask o Rock and Roll animal; o tal vez se emborrache demasiado de literatura, por lo que le recomiendo que, si pretende seguir en la línea de discos espesos en letras y ausentes de melodías, es mejor que elija un formato musical más íntimo, más en la línea de Magic and Loss o, si quiere rockear, más desnudo en plan rock clásico, sin demasiadas florituras para una voz que necesita de un sobrio acompañamiento instrumental.

    Espero que Lou Reed se olvide pronto de parasitar a Metallica y vuelva él solito; y si quiere elegir acompañantes, cojones¡ Un disco con Sonic Youth si quiere mostrar su vena más experimental y vanguardista, o con Leonard Cohen si prefiere ir de poeta lúgubre y melancólico!

    Y Metallica, olvídense del gran Lou Reed, y vuelvan a lo suyo, que es hacer un nuevo disco, porque este que han hecho no es ni muchísimo menos su disco. Y si quieren colaborar con alguien, aunque admiren mucho a Lou Reed o a los Kinks, mejor búsquense un grupo más afín. ¿Y si resucitáramos a Atomic Rooster y los pusiéramos a componer junto a Metallica, acaso no tendríamos mejores resultados?

    1. Gran comentario y sin ser fan de Lou puedo estar bastante de acuerdo con la mayoría de cosas que dices. Cada uno por su lado creo que les iría mejor.

Los comentarios están cerrados.