Archivo de la etiqueta: The Hives

Green Day

Crónica: Bilbao BBK Live @ Kobetamendi (Bilbao, 11-13/07/2013)

Los responsables de cualquier festival saben lo importante que es diferenciarse, encontrar una identidad sobre la que amantes de la música puedan verse reflejados y así atraer el mayor número de gente posible. Al Bilbao BBK Live le ha costado lo suyo pero por fin parece haberlo conseguido. El festival contaba este año con tres potentes cabezas de cartel, como Depeche Mode, Kings Of Leon y Green Day. Teniendo en cuenta que hacía tiempo que sus fans no los veían por España, se concluye fácilmente que estaban muy bien escogidos. Si a esto le sumamos una oferta musical variada y atractiva, nos encontrábamos con un cartel muy apetecible.

Bilbao BBK Live

Reparto por días del cartelón de este año

Jueves 11 de julio

El sol fue el extraño protagonista de la primera jornada. Acostumbrados a un tiempo más fresco y con menos calor que en otros festivales, suponía un ligero contraste a ediciones anteriores. Con este panorama recibía Bilbao a los miles de asistentes que se daban cita otra vez en un festival sin duda en alza y que se ha convertido en uno de lo más importantes de Europa por méritos propios. Tras subir al monte de la ciudad y superar la cuesta que llevaba hasta el recinto, por fin estábamos en el BBK. Tocaba recomponerse para ir a por las primeras filas y disfrutar del gran día que nos esperaba.

Bilbao BBK Live 2013

Al ser el primer día, la cola para acceder al festival era considerable y cuando conseguimos entrar ya sonaba TOY de fondo. Los británicos, que tocaban en el escenario Heineken, tenían la responsabilidad de abrir el festival y no defraudaron. A pesar de que la mayoría de los asistentes estaban en otros menesteres, los que sí estuvimos disfrutamos de bonitos momentos como los que se vivieron con Lose My Way, canción en la que la voz grave de Tom Dougall brilla especialmente. Una actuación perfectamente ejecutada y pese a que algunos intentábamos corear Colours Running Out, la mayoría de los allí presentes esperaban en silencio a que terminasen para coger sitio en el principal. Tocaba el turno de Alt-J.

Considerada como la banda revelación de 2012, valorada por todos y repudiada únicamente por Pitchfork, el escenario Bilbao aguardaba la actuación ya con bastante aforo. La mayoría eran británicos con tono cangrejo debido al fuerte sol, presente en todo momento. Empezaron con Intro, con calma y con cuidado, como si no fuera con ellos la cosa y con el público enchufado desde el primer momento. Le siguió Tesselate, con la gente participando activamente en los coros. A partir de aquí se produjo la sucesión de temas a cada cual mejor como Fitzpleasure, Something Good o una de las mejores canciones del anterior año, Breezeblocks. Por repertorio no será. En la parte final sonaron piezas tan delicadas y exquisitas como Matilda y la que cerró el show, la imperial Taro. En resumen, una gran actuación.

Alt-J

Tras un rato de descanso escuchando de fondo el agradable concierto de Edward Shape & The Magnetic Zeros, era el turno de Editors, una de las grandes bandas de este festival. Abrieron el show con Sugar y A Ton Of Love, dos canciones de su nuevo álbum The Weight Of Your Love y que más recuerdan a su sonido de antaño. La voz de Tom Smith es simplemente brutal, de las mejores de la escena actualmente. Sonó especialmente bien A Ton Of Love, un nuevo hit de los de Birmingham, que necesitaban una nueva gran canción urgentemente.

La locura se desató entre el público cuando sonaron los mejores temas de sus dos primeros discos: la archiconocida Munich, Bones o la épica Smokers Outside The Hospital Doors. El público disfrutaba y se notó, pese a algún parón de euforia con canciones de su nuevo álbum y por tanto menos conocidas. Cerraron el show con Papillon, el mejor tema de su tercer disco, que hizo saltar a todos los allí presentes, que ya eran muchos debido a que se acercaba Depeche Mode. Alegre y bailarín, el frontman de Editors se movió de un lado al otro del escenario y colaboró en gran parte a formar uno de los mejores conciertos que nos dio el festival.

Editors

Mientras que llegaba el gran plato del día, estuvimos viendo el magnífico concierto que ofrecío L.A., un grupo que ha sabido madurar y que todavía no ha alcanzado el lugar que le corresponde. La carpa Vodafone estaba prácticamente a rebosar y a pesar de que el sonido no estaba bien ajustado, no decepcionaron a nadie. En cuanto finalizaron la actuación, empezó a agitarse el ambiente porque ya era la hora de Depeche Mode. Con el escenario principal lleno, regresaban a España para presentar su notable nuevo disco, Delta Machine. Había muchísimas ganas de verles y disfrutar con ellos. De forma que por fin salieron Martin Gore, David Cahan y compañía al escenario, con un bonito juego de luces y efectos acompañándoles, para tocar Welcome To My World. Bienvenidos todos, tocaba medir en qué condiciones llegaba la banda.

El público empezó bastante desconectado a pesar de todo hasta que llegó el momento mágico en Precious. El sonido fallaba y tuvieron que parar la actuación. Tras un momento de incertidumbre, David Cahan cogió el micro y  avisó de que no pasaba nada, la volverían a cantar. No sé si fueron las ganas de David Cahan para que todo saliese bien, si la complicidad de los espectadores o lo que fuese, pero hubo un antes y un después. Vaya que si lo hubo, el público no paró de vibrar desde ese instante con todo el repertorio, incluidos nuevos hits de su último disco como Soethe My Soul. Merece mención aparte la fase final en la que tocaron tres clásicos atemporales seguidos como Question Of Time, Enjoy The Silence y Personal Jesus. Además de esto, se vivió un momento extraordinario con Just Can’t Get Enough, con las más de 30000 almas allí presentes danzando y cantando de un lado al otro. Hicieron gala de todo su repertorio, se ganaron al público y su concierto nos dejó un sabor de boca inmejorable.

Depeche Mode

Pese al cansancio, había que regresar rápidamente al escenario Heineken porque empezaba Biffy Clyro. Son una de las bandas del momento y cumplieron de sobra presentando su último trabajo, Opposites, con el que han acabado de confirmar que los antiguos Biffy Clyro no volverán. No obstante, escuchando canciones como Biblical, Opposite o Black Chandelier en directo, hay que reconocer que lo que hay ahora también suena genial. No dejaron de tocar la ya clásicas Bubbles o quizás con la que más se emocionó el público, Many Of Horror. Repaso total a sus dos últimos discos con alguna excepción como Living Is A Problem Because Everything Dies.

Chocaba ver a Two Door Cinema Club tras los momentos salvajes que se vivieron en Biffy Clyro, pero era lo que tocaba. A pesar de llevar ya desde 2006 en este mundillo, siguen siendo una de las sensaciones del indie rock británico y cerraron el primer día con una correcta actuación. Su cantante, Alex Trimble, apareció vestido elegantemente con traje y disfrutaba apurando una copa de vino al final de cada canción. En fin, cosas de los artistas. Tienen hits de sobra y tanto los antiguos como los nuevos suenan estupendamente. Algunos decían que todas las canciones sonaban igual pero lo que sí es cierto es que todos disfrutamos hasta la despedida del grupo con What You Know. Dieron el broche final que se merecía a una primera jornada repleta de grandes actuaciones.

Two Door Cinema Club

Viernes 12 de julio

El segundo día de esta edición del Bilbao BBK Live era, bajo nuestro punto de vista, el más flojo. Que sí, que estaban Kings Of Leon, pero realmente el segundo día era de transición, con muchos grupos de relleno entre escenarios. No obstante, como no queríamos desmerecer a ningún artista, intentamos ir pronto para no perdernos ninguna actuación. Por desgracia, la suerte no estaba de nuestra parte y los autobuses plagados de gente en dirección al festival no paraban. Las horas pasaban y el agobio empezaba a apoderarse de nuestra mente. Finalmente, para cuando llegamos, Spector ya había terminado de tocar. La mayoría de los medios no les han hecho caso a su primer disco pero teníamos bastantes ganas de verles. Qué le vamos a hacer.

El cielo estaba completamente nublado y empezaban a surgir los primeros temores de que la eminente lluvia cancelaría alguna actuación. Yo por mi parte, no quise hacer caso y fui a esperar pacientemente al escenario Bilbao a que empezase la actuación de una de las bandas más atractivas de la segunda jornada del festival: The Vaccines. La lluvía caía suavemente y muchos rezábamos para que no aumentase el ritmo. Empezaron un poco más lento de lo esperado con Wetsuit y a medida que avanzaba la canción, también lo hacía la fuerza de la lluvia. Cuando se empezaron a animar con Post Break-Up Sex o la gran All In White, el arca de Noé amenazaba con aparecer y todo el público ya había huido a refugiarse.

The Vaccines

Yo permanecí delante del escenario, con ganas de oír Bad Mood o alguna de las canciones de su segundo disco, ese que les ha valido para despejar todas las dudas que había sobre ellos en su debut. Los altavoces dejaron de escucharse y los pobres Vaccines se marcharon dejándonos a todos sus fans con ganas de más. La cuestión es que el rato que estuvieron, lo hicieron muy bien. Otra vez será. A partir de este momento, huimos corriendo para refugiarnos en la carpa Vodafone de la fuerte lluvia que dejó todo el césped hecho un barrizal. Quién no se refugiaba en la carpa, lo hacía en los puestos de merchandising, que seguramente vendieron más en la hora que duró la lluvia que en el resto del festival.

Se hizo de rogar pero al final la lluvia cedió y se pudo retomar el ritmo de las actuaciones. Fuimos a comprar un bocadillo, un bien de lujo en esta edición, y de paso vimos un poco de la actuación de Gary Clark Jr. Dicen de él que es el próximo Jimmy Hendrix y la verdad es que dio una lección de cómo hacer música. Le espera un gran futuro. La lluvia nos dejó a todos el cuerpo cortado y no era plan de andar hasta el escenario Heineken a ver a Klaxons. Escuché la actuación desde lejos y pese a que al empezar el día tenía muchísimas ganas de escuchar aquel gran primer disco en directo, estaba más concentrado en descansar para el cabeza de cartel que en escuchar a los británicos. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho.

Gary Clark Jr

Mientras que esperábamos que llegase la hora de los americanos Kings Of Leon, disfrutamos de la enérgica actuación de Fuel Fandango. Aunque hubo momentos en los que sonaban a techno rumba, supieron triunfar en una carpa Vodafone que estaba a reventar. Fue de los conciertos en los que más implicada vi a la gente, saltando sin parar durante toda la actuación. No me fascinaron pero sí que ofrecieron mucho más de lo que esperaba. Bonita sorpresa, habrá que ver cómo evolucionan.

Fuel Fandango

Una vez que conseguimos una buena posición entre el público en el escenario Bilbao, solo faltaba esperar a que Kings Of Leon entrasen. Para cuando a los norteamericanos les dio por salir, todo estaba abarrotado de fans. Muchos habían venido de propio al festival dado que hacía bastante que no tocaban en España. Mejor no pudieron empezar con la suave pero directa Bucket que se ganó al público en seguida, al menos a los que nos gustaba su sonido antiguo. La voz de Caleb Followill sonaba perfecta, desgarrada. Una auténtica voz de rock & roll. Es de agradecer que sus primeros discos acaparasen la mayor parte de la actuación con grandes canciones como Fans o Molly’s Chambers. El público se desconectó a mitad de concierto y buena parte de culpa es de la propia banda, ya que no interaccionó en absoluto y parecía que se tomaban el show como un mero trabajo.

Kings Of Leon

Menos mal que estaba Use Somebody para hacer que todos recuperásemos las ganas de dejarnos la voz coreando el ya tan famoso tema de la banda. A pesar de toda la fama que han conseguido con sus dos últimos trabajos, el mejor momento se vivió con Four Kicks, un tema de la vieja escuela, cuando simplemente se centraban en hacer rock y no en llegar a más gente. Cerraron con Sex On Fire y pasó lo mismo que con la ya mencionada Use Somebody, baño de masas y de coros que les dejaría satisfechos. Fue el concierto más corto de los tres cabezas de cartel y un detalle más: cuando hicieron un descanso, tardaron más de la cuenta en volver porque nadie gritaba para su vuelta.

La organización había decidido que Standstill tocase a las dos de la madrugada mientras que a los nóveles Zigarros les permitieron tocar un poco más tarde de las doce. Si somos justos, os diré que estos chavales, Los Zigarros, no lo hicieron mal. Garage rock versión española, de ese que ya no hay, por suerte o por desgracia. Durante un rato meditamos sobre la posibilidad de quedarnos a Standstill pero las piernas nos pedían descansar, así que nos marchamos a recargar las pilas para el que se suponía mejor día del festival.

Sábado 13 de julio

Todo aquel que ha ido a un festival sabe lo rápido que pasan las horas una vez que estás allí. Parecía que acabábamos de aterrizar en Bilbao y ya había llegado el último día. Dimos una vuelta por el centro de la ciudad para ver el concierto que daban allí El Columpio Asesino y no había más que gente con camisetas de Green Day, esperando a que llegase el gran momento. Sin duda, el concierto del trío californiano era el más deseado de toda la edición pero había muchos más grupos de los que disfrutar. Incluso desde el camping nos avisaron de que desde primera hora de la mañana ya había gente cogiendo sitio en las primeras filas. Locura desmedida.

Fuimos aún más precavidos que el día anterior y por tanto partimos antes hacia el festival para evitar los ya citados problemas con los autobuses. Lo que pasa es que no nos sirvió de nada y cuando llegamos acababa de finalizar Jamie N Commons. Podré vivir con ello. Pasamos página y fuimos a coger buen sitio para los suecos The Hives. Con su último disco, Lex Hives, no inventaron nada nuevo pero tampoco bajaron el nivel y eso es más que suficiente. Unas letras gigantes formaban en el escenario el nombre del grupo y siendo sinceros, no había demasiada expectación. La cosa es que por fin salió Pelle Almqvist, el cantante de la banda, con el resto de los componentes acompañándole y no tardaron nada en meterse al público en el bolsillo.

The Hives

Empezaron con Come On! y el público ya acompañaba cantando todos los coros. Para que os hagáis una idea, le pusieron a la actuación todas las ganas que Kings Of Leon no le puso el día anterior. Siguieron con Main Offender, con guitarrazos para todos y momentos de palmas con incursión de Pelle Almqvist en el público incluida. Vamos, un espectáculo total. Como tienen una cantidad de hits envidiable, todo el concierto fue una clase magistral de cómo mover y mantener activo al público. El nivel no bajó en ningún momento, con el frontman de la banda hablando un correctísimo castellano con el que consiguió ganarse aún más el cariño de todos. Destaco la parte final en la que se salieron literalmente con Walk Idiot Walk y Hate To Say I Told You So. Se fueron con Tick Tick Boom, dejándonos con ganas de más concierto. Simplemente, un show perfecto que les hizo salir por la puerta grande.

Mientras que Vampire Weekend se preparaban para salir, nos pasamos un rato por la carpa Vodafone a ver qué tal eran Delorentos, que llevan ya tiempo rellenando carteles de otros festivales. Fue una actuación divertida, con rock electrónico de ese que hacen para intentar que bailes, pero vamos, nada del otro mundo. A pesar de no ser los salvadores del rock, he de admitir que me gustaron. Se despidieron con la agradable Did We Ever Really Try para finalizar su entretenida actuación.

Delorentos

Por fin había llegado la hora de ver a una de las bandas que más ha crecido en los últimos años, tanto en calidad como en popularidad. Hablamos de Vampire Weekend, que hace unos meses publicaron el excelente Modern Vampires Of The City. Con este último disco, tienen ya tres en su discografía a cada cual mejor y por tanto, teníamos ganas de analizarlos en directo. Según sonaban los acordes de Cousins, la gente ya empezaba a prepararse para algo que tenía todos los ingredientes para ser un gran concierto. Pues bien, no sé si fue porque The Hives había dejado el listón muy alto pero se hizo algo largo. Acertaron con seguir la actuación con White Sky, con todos los que estábamos allí coreando sin parar dicha canción. No fue hasta el cuarto tema cuando pudimos ver alguna de las interesantes canciones de su nuevo trabajo, con Diane Young y Step seguidas.

Vampire Weekend

He de decir que todas las nuevas canciones suenan de maravilla, desde Ya Hey a Unbelievers. Eso les valió para construir una atmósfera íntima que alguno no tardó en definir como música para la siesta. Bueno, hay opiniones para todos los gustos. Con A-Punk despertaron a todo aquel que andase despistado y no supiese aún la gran banda que estaba actuando. Hicieron un repaso a todos sus discos, tocando un total de 17 canciones y bajo nuestro punto de vista, fue con Giving Up The Gun cuando más brillaron. El concierto gustó, pero muchos esperábamos algo más de conexión con el público. Antes de irse tocaron Walcott, una canción fantástica para despedirse y que mejoró las sensaciones que nos dejó el concierto. Ellos cumplieron pero quizás para seguir escalando en este mundo no baste con eso.

Los adolescentes presentes en las primeras filas (desde las cuatro de la tarde) veían como el momento de ver a su banda favorita por fin había llegado. Y es que, tras mucho esperar, ya había llegado el turno de Green Day. La última vez que tocaron en España fue hace cuatro años en la gira de su disco 21st Century Breakdown. Esto hacía que la expectación fuese máxima y minutos antes de que la cosa empezara, ya se podía observar como en el escenario Bilbao había más gente que en cualquier otro concierto. De repente, las pantallas se apagaron y los focos apuntaron al suelo mientras algo salía al escenario. ¿Era Billie Joe y compañía? No, simplemente era alguien vestido de conejo que hizo que la espera se hiciera más amena bailando con la mítica Blitzkrieg Bop de los Ramones.

Green Day

El conejo se marchó y empezó a sonar la melodía de el bueno, el feo y el malo, que ahora sí dio entrada a Billie Joe, Mike Dirnt, Tré Cool y el último en unirse de forma oficial, Jason White. Green Day, el grupo estrella del sábado, ya estaba aquí. La batería empezó a sonar, Billie a puntear su guitarra, el público a gritar y ya teníamos 99 Revolutions sonando. Empezaron de forma eléctrica, el público estaba más enloquecido que en ningún otro concierto y coreaba cualquier cosa que el cantante de la banda californiana dijera. Sin pausa alguna, tocaron solo una canción de 21st Century Breakdown y fue la segunda del concierto, Know Your Enemy. El nivel se mantenía intacto y empezaron a introducir canciones nuevas de su reciente trilogía, siendo la excelente Stay The Night la primera elegida. Le llegó el turno a Letterbomb y todo cada vez iba a más y más. Inmejorable arranque.

Green Day

Sin descanso, siguieron tocando las grandes canciones de ese American Idiot que les devolvió a la cima, sonando Holiday y Boulevard Of Broken Dreams. También hubo tiempo para rememorar aquellos himnos generacionales de Dookie, como Basket Case, She o Longview, además de Nimrod con Hitchin’ A Ride. Entre medias de esta última subieron a un chico al escenario para cantar, que por cierto, lo hizo de maravilla. Se marcaron otro gran momento haciendo un cover de ACDC, tocando un poco de Highway To Hell. Incluso se atrevieron con los Rolling en medio de la canción fiesta por excelencia, King For A Day, cuando tocaron el estribillo de Satisfaction. Sus grandes temas seguían sonando sin parar en el que fue el concierto más largo del festival. El mejor momento se alcanzó en los bises, cuando volvieron de descansar para tocar American Idiot y su obra maestra, la Bohemian Rhapsody del punk-rock, Jesus Of Suburbia.

Green Day

Tras maravillarnos con 24 canciones, tocaba despedirse. De esta forma, empezaron a tocar Brutal Love y a todos nos inundaba el mismo pensamiento de que habíamos presenciado algo realmente grande. Al terminar la canción, al irse la banda a los camerinos y en medio de la tristeza que eso supuso para todos, regresó Billie Joe Armstrong con una guitarra acústica para despedirse de verdad, dándonos el gusto de escuchar Time Of Your Life. Se creó una atmósfera mágica con todos coreándola hasta el final, cuando realmente todo acabó y tocaba salir de la masa que habían formado 37000 personas para ver a Green Day.

Y así fue cómo nos despedimos de Kobetamendi. Es cierto que después de Green Day tocaba el turno de Fatboy Slim, pero dado nuestro poco interés por su estilo de música y nuestro estado de cansancio, decidimos marcharnos definitivamente. Luego me enteré de que el DJ británico, que está de capa caída, estuvo realmente flojo pero bueno, eso es otra historia. La cuestión principal es que el Bilbao BBK Live reunió otro año más a una cantidad superior a 100000 espectadores y ya no le quedan prácticamente competidores por batir. Con el Festival Internacional de Benicàssim atravesando una situación financiera bastante delicada, tiene una gran oportunidad para convertirse de una vez por todas en la referencia de los festivales veraniegos de nuestro país. Si consiguen superar las limitaciones de espacio que conlleva Kobetamendi con algo más que la nueva zona de acampada en el monte Arraiz, seguramente lo consigan. ¡Hasta el siguiente año Bilbao!

Bilbao BBK Live

Nos volveremos a ver Kobetamendi

Fotos propiedad del festival
Bilbao BBK Live: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Bilbao BBK Live 2013

El Bilbao BBK Live confirma a Fatboy Slim, The Hives, Biffy Clyro, Alt-J y más

A modo de regalo de Navidad, el festival vasco Bilbao BBK Live nos confirma una tanda de artistas que va rellenando poco a poco lo presente hasta el momento. Tras los tres cabezas de cartel (Depeche Mode, Green Day, Kings of Leon) y artistas de gran nivel como Editors o Two Door Cinema Club, se une otra ronda de artistas importantes, así como grandes confirmaciones nacionales:

Fatboy Slim
The Hives
Biffy Clyro
Alt-J
TOY
Standstill
Miss Caffeina
Fuel Fandango
Banda De Turistas

Bilbao BBK Live 2013

Aprovechamos para recordar que siguen disponibles los bonos oferta a 95€ más gastos (6€) hasta el próximo 22 de enero (incluído el día 22) y que el rumor de The Killers seguramente podemos darlo como olvidado tras su confirmación en el FIB.

¿Qué os parecen estas confirmaciones, bebecaeros?

Vía: Página oficial
Bilbao BBK Live: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

The Hives

Crónica de The Hives + The Bronx @ La Riviera (Madrid, 01/12/2012)

No es la primera vez que vemos a The Hives este año. Ya nos contaba sus aventuras nuestro compañero James Ulrich en su crónica del festival Music Way en Santiago de Compostela. Lo divertido de esta ocasión es que los teníamos en exclusiva para nosotros, bueno y para todos los asistentes al concierto del 1 de diciembre en La Riviera (podréis ver muchas de sus manos y cabezas en las fotos). Particularmente, tampoco es la primera vez que los veo en directo, tuve la gran suerte de poder presenciar su concierto del año pasado en la edición del DCode 2011, y he de decir que me gustaron mucho más en La Riviera, aunque no les quitaré el merito de hacer bailar a todo el Cantarranas aquel 25 de junio. A lo que voy, ¿qué pasó durante el concierto? De todo. El dolor muscular que todavía resiente mi cuerpo lo atestigua.

The Hives

¡Manejando los hilos!

Comenzamos la noche con ilusión preadolescente. Me pidieron el DNI en la puerta. Años hacía desde que nadie requería mi documento de identidad para entrar de noche a un garito. ¿Será que cada vez me cuido mejor? Una vez colocada estratégicamente frente al escenario (da igual dónde te pongas, nunca acabarás en el mismo sitio) comenzamos a escuchar comentarios del tipo “hay poca gente y se van a perder lo mejor”. A esas horas había muchos adeptos a The Bronx entre las primeras filas. A las ocho en punto los de Los Angeles se subieron al escenario entre sonidos de trompetas. Tocaron durante unos 40 minutos en los que ya consiguieron que todos los presentes movieran, aunque solo fuera, la cabeza. Esa pena de cada concierto, todavía no habían electrificado la parte de suelo en la que estábamos situados, por lo que aún permanecíamos un poco inalterables. Además el hecho de no haberles escuchado en la vida, también influye. Pero, han llamado mi atención, intentaré ponerme un poco al día con su música. En este sentido, amigos, acepto sugerencias.

The Bronx - La Riviera

Aunque no os lo creáis la cabeza incombustible de Matt Caughthran está en algún lugar entre la marabunta

Tras The Bronx, el momento había llegado. Aunque fueron un poco impuntuales (unos diez minutillos) nos entretuvimos bastante con los ninjas-técnicos que fueron colocando los aparejos y probando los instrumentos. Solo con verles tome la decisión: yo de mayor, quiero ser un ninja de The Hives. Tras los preparativos, las luces se apagaron, el espectáculo iba a dar comienzo. El primer tema que nos regalaron, como no podía ser de otra forma, fue Come on!, un preludio para todo lo que estaba por llegar. Empezaron con toda la energía del mundo y siguieron por el mismo camino hasta el final.

The Hives - La Riviera

Chisteras y chaletos, C’mon!

Venían a presentar Lex Hives pero dieron un repaso a todos sus álbumes. Para ser sinceros, sin mirar el setlist no sabría deciros en qué orden tocaron los temas. Con la mente vacía, el alma puesta en el concierto y las piernas preparadas para darlo todo con lo que nos quisieran cantar, es imposible pararse a pensar que uno tiene que contar las cosas al día siguiente (¡viva la profesionalidad!). Pero como tengo chuleta puedo ir haciendo memoria. Try It Again y Take Back The Toys pasaron casi sin que nos diéramos cuenta de que ya estábamos saltando a más no poder.

Siguieron 1000 Answers y Main Offender después de que Pelle se insultara a sí mismo. Wait a Minute Now nos hizo desencajarnos completamente, I love rock and roll I Want More ralentizó un poco las cosas, pero sirvió como momento de respiro para la traca final. Como sorpresa de la noche, según el frontman siempre les gusta dar alguna, nos regalaron una interpretación de Abra Cadaver perteneciente a Tyrannosaurus Hives, algo que no esperábamos pero que agradecimos con todas nuestras ganas. Hacía el final Pelle nos fue preparando, todo tiene que acabar, y para esta ocasión eligieron Patrolling Days. Tras este gran tema de Lex Hives, un fundido a negro y las letras de Hives se pusieron rojas.

The Hives - La Riviera

A ratos, el escenario así daba miedito

Pero no era el final, todavía nos quedaban los bises. Para terminar dejaron Go Right Ahead y la locura que se desató con ella, Insane y la archiconocida (gracias a los anuncios de coches) Tick Tick Boom en la que el líder de The Hives nos contaba los tick y con la que sí que sabíamos que se iba a acabar todo. Un cierre estupendo y maravilloso en el que todos acabamos por los suelos. No es la primera que acabo sentada, antes de dar un salto, para acabar un concierto de The Hives. Y la verdad, espero que no sea la última, además que si Pelle (con esa capacidad de convicción) me lo manda, yo me siento, grito, y salto hasta el infinito y más allá.

The Hives - La Riviera

Es difícil enfocar cuando estás con una rodilla plantada en el farragoso suelo de la Riviera mientras Pelle señala a los que no se han sentado

Un concierto de una hora y media, más o menos, en la que vimos hasta como un espontáneo conseguía subirse a tocar al escenario. Alberto tocó con The Hives y Pelle le presentó junto a la banda al final de la velada, todo un detalle con un fan al que el resto jaleamos y pedimos que saltara del escenario, aunque eso ya era demasiado. Todo acaba. Pero no nos íbamos con mal sabor de boca, al contrario. Nos íbamos con un subidón de adrenalina que casi casi conseguía que nos nos diéramos cuenta del frío que hacía al salir de la sala. Por sus comentarios en twitter ellos también estaban bastante contentos, ¿habremos conseguido que aprendan a amar Madrid? Esperemos que sí.

¡Esas palmeras!

Y antes de acabar, no puedo dejar de decirlo, me encanta ‘Howlin’ Pelle Almqvist y su chulería a la hora de animar su show. Que diga que son el mejor grupo de rock sueco en cada uno de sus conciertos, puede ser o no verdad, que tienen uno de los directos más divertidos y con mejor sonido de los que he escuchado, eso seguro. Y es que no sé qué come este hombre, pero no para. Además de esos espectaculares saltos, de subirse a cualquier cosa que este a mano, andar por la barandilla, girar y hacer malabares con el micrófono a cada momento y de no parar de lanzar besos, es hasta simpático con los presentes. Esa mezcla de elegancia y arrogancia a partes iguales es la que nos hace quererle a rabiar y que se gane nuestra simpatía en cada concierto. Además que su español mejore con cada visita, nos hace mucho más fácil y llevaderas las veladas que pasamos en su compañía.

The Hives - La Riviera

Esas posturas nos lo dicen todo

Pelle no fue el único que nos regaló algunas payasadas. Estuvó acompañado de Nicholaus Arson (Niklas Almqvist) que también estuvo lanzando besos, poniendo caras y saludando a todos los que podía. Haré especial mención a ese momento en el que le dio la vuelta a su guitarra sobre su cuerpo para seguir tocando y otro en el que se colocó una púa a los labios para después escupirla lanzarla al público. El resto estuvieron más recatados hasta el momento de las presentaciones que llegaron al final en el Tick Tick Boom interminable (que por cierto también nos encantó). Repartieron saludos, baquetas y púas como caramelos, después de haber lanzado ya alguna toalla y botellas de agua. Todo dentro del buen hacer de unos veteranos sobre el escenario a los que esperamos poder volver a ver dentro de poco.

The Hives Setlist La Riviera, Madrid, Spain 2012


The Hives: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Music Way 2012 - Cartel

Crónica del festival Music Way @ Recinto Ferial de Amio (Santiago de Compostela, 28-29/09/2012)

Todavía estamos cansados tras pasar este pasado fin de semana en la capital gallega, pero intentaremos contaros qué pasó en el Recinto Ferial de Amio (Santiago de Compostela) en el festival Music Way. Agradecer desde el primer momento a Art Music Agency, una de las promotoras del festival, por la facilidad gestionando el tema de acreditaciones y el sorteo de entradas entre nuestros lectores, y también a ZircoZine, por su rapidez y atención con el tema de fotos e información de prensa.

Y para ponernos rápidamente en situación, algo de historia: el Music Way nació en 2011 como “Rock In Way” llevando a artistas de la talla de The Offspring o The Specials, entre otros. Este año, tras numerosos problemas (se rumorea que económicos), se tuvo que cambiar el cartel inicial en el que supuestamente estaba Metallica, y tuvieron que aplazarlo a septiembre, además de cambiar el recinto (pasaron del Monte do Gozo al recinto ferial de Amio). Además aprovecharon para cambiarse el nombre por uno más genérico, dejando entrever que habría más que rock. Ante la incertidumbre de si se celebraría el evento debido al mutismo por parte de la organización a falta de un mes, finalmente tuvimos noticias sobre gran parte del cartel, cerrándose éste hace dos semanas. No fue tanto como habían prometido, pero era resultón, ya que tenía un precio muy asequible y acampada gratuita y cubierta. Se presentaba, pues, como una oferta bastante buena comparando con la otra opción posible, que habría sido el no celebrarse. Así que tras valorarlo, allí nos fuimos en comitiva a unirnos al resto de las 14.000 personas que abarrotaron el Music Way.

Music Way 2012 - Cartel

Viernes 28

Como siempre, el tema logístico es un lastre a la hora de ir a festivales y rara es la vez que se llegue a tiempo al comienzo del mismo. Es un verdadera pena que por ese motivo llegásemos casi al final del concierto de los vigueses Maryland con un escaso público debido a las tempranas horas de actuación. De todas maneras, los había visto mi compañero J. Strummer en el Lolapop hace unas semanas, así que si os interesa saber cómo es su directo, leed esa crónica también. Por suerte, del que sí disfrutamos en su totalidad fue del concierto de sus compañeros lucenses Holywater.

Holywater

Holywater deleitándonos con su agua bendita en forma de melodía

Con cuatro álbumes en el mercado y en camino del quinto para este otoño, son uno de los referentes del rock alternativo en Galicia. En redacción hemos tenido la oportunidad de verlos en varias ocasiones, aunque personalmente nunca pude hacerlo, pero ahora que sí lo he hecho he de decir que la fama que les precede es por algo. En general me encantaron cómo suenan en directo y la potencia que adquieren sus canciones encima de un escenario. La figura de Ricardo Rodríguez, su cantante y guitarrista, y en especial, su desgarradora voz, son uno de los estandartes característicos del grupo, que ya le gustaría a muchos otros tener. Interpretaron sobre todo temas de sus dos últimos trabajos, Path To Follow (2010) y Tranquility (2008), y nos dejaron con muchas ganas de más. Al fin y al cabo, sin llegar a una hora un concierto siempre sabe a poco. Me quedo con un momento: cuando pudimos escuchar Shame On Us, mi preferida. Les damos las gracias, de paso, por facilitarnos amablemente su setlist.

[toggle title=”Setlist de Holywater (Pulsa para ver)”]

  1. My New Road
  2. Confrontation’s Done
  3. Time’s Out
  4. Wasteland
  5. Shame On Us
  6. Dive In Time
  7. Grow Deaf In Silence
  8. Six-String Throat
  9. In Your Head
  10. Similar
  11. Never Be Broken

[/toggle]

We Are Standard

También se pueden llamar We Are Party y nadie protestará

Tras ellos, nos esperaba la primera fiesta: We Are Standard. Hemos de decir que a una hora demasiada temprana para el tipo de show que suelen dar, pero también provocó que llegaste mucha gente para esta actuación, lo cual dio ambientillo no sólo a los conciertos sino a las actividades paralelas presentes (exhibición de skate y longboard). Si recordáis, hace unas semanas pudimos entrevistar al cantante del grupo, Deu Txakartegui, y nos dijo que les gustaba mucho tocar en esta zona de España, Galicia. No sabemos si tuvo algo que ver, pero Deu estuvo todo el tiempo riéndose bastante entre canción y canción, como si estuviese perjudicado por alguna sustancia, pero a la hora de cantar lo hacía perfecto, así que no sabemos con seguridad. A doble batería o con una sola, bailamos durante mucho tiempo desde las primeras filas. Cayeron casi todos sus mejores temas (The First Girl Who Got A Kiss Without A Please, The Last Time, 07:45 (Bring Me Back Home)) y demostraron por qué son uno de los fijos en la mayoría de festivales españoles y uno de los grupos con mayor proyección internacional de la escena, siendo citados por Pitchfork o NME, entre otros.

The Courteeners

Liam Fray: el terror de las nenas

Tras refrigeraciones varias y una pequeña cena, llegaba el turno de uno de los platos fuertes del día: The Courteeners. A pesar de su corta carrera (nacieron en 2006), estos chicos de Manchester son muy queridos en su tierra natal, siendo exaltados por grandes como Morrissey o Noel Gallagher, entre otros. Personalmente, he de decir que salvo pistas sueltas de sus dos únicos discos, en estudio no me resultaban nada de otro mundo. “Un grupo más de indie rock”, pensé. Esta percepción cambió para bien al verlos en directo y me acabaron gustando bastante. Aunque la acústica del recinto no fue la idónea en ningún momento del festival, la voz de Liam Fray sonó a las mil maravillas y las guitarras no distorsionaron demasiado. También he de decir que ante el gran número de fans del grupo, con el recinto casi lleno, optamos por una posición más retrasada e igual se escuchaba mejor por eso. Not Nineteen Forever o You Overdid It Roll resultaron ser una nueva fiesta y tras un concierto de más de hora y media, daban paso al más esperado del día, un grupo clasicote como pocos: los Manic Street Preachers.

Manic Street Preachers

Aquí el bueno de James Dean Bradfield en esas pocas veces en las que no hablaba

Esta banda galesa es uno de los grupos más emblemáticos del rock alternativo inglés. Empezaron en 1986 y desde entonces tienen en su haber diez álbumes de estudio, con numerosos himnos de por medio, y un ejército de seguidores. En esta ocasión, el recinto estaba a rebosar, tanto de fanáticos en las posiciones delanteras como curiosos esparcidos por el resto de la zona. Con un público entregado, coreando, aplaudiendo y cantando todo lo posible, James Dean se encontró cómodo, sonriente y muy comunicativo en todo momento, dejando a sus compañeros Nicky Wire al bajo y Sean Moore a la batería en una posición más discreta. Y con tal cantidad de éxitos repartidos a lo largo de hora y media (18 en total), no era para menos esa respuesta de los presentes.

De nuevo, me sonaron mucho mejor en directo que en estudio, ya que tampoco soy un gran conocedor de MSP, pero me parecieron buenos técnicamente y sobre todo, hay experiencia en sus venas para dar y tomar, sabiendo cómo manejar a su antojo la actuación. (It’s Not War) Just the End of Love, You Stole The Sun From My Heart o la celebrada If You Tolerate This Your Children Will Be Next, la cual cerraría el concierto, serían de las más aclamadas. Habían triunfado, la gente se lo agradeció y seguramente se fueron sabiendo que habían hecho bien los deberes.

[toggle title=”Setlist de Manic Street Preachers (Pulsa para ver)”]

En Setlist.fm.

  1. Motorcycle Emptiness
  2. Your Love Alone Is Not Enough
  3. Ocean Spray
  4. (It’s Not War) Just the End of Love
  5. The Everlasting
  6. Everything Must Go
  7. Found That Soul
  8. Suicide is Painless (Theme from MASH) (Johnny Mandel cover)
  9. You Stole the Sun From My Heart
  10. Revol
  11. You Love Us
  12. The Masses Against the Classes
  13. A Design for Life
  14. Some Kind Of Nothingness
  15. Slash ‘n’ Burn
  16. Tsunami
  17. Motown Junk
  18. If You Tolerate This Your Children Will Be Next

[/toggle]

Y a partir de aquí es cuando llegaba la hora discotequera: DJ Crebinsky y los Nasty Mondays DJs pincharían durante horas varias sesiones de música bastante dispar. Cabe decir que si atendemos a cómo “pincharon”, he de decir que fue bastante pobre, porque cualquiera otra persona lo podría haber hecho con Spotify, iTunes u otro programa. Me explico: no había ni mezclas o bien eran mal hechas, con cambios bruscos o con pausas. Eso sí, todo sea dicho, las canciones que ponían eran muy efectivas para el público que tenían, pasando por el indie rock (Black Keys, Franz Ferdinand, The Killers), por la electrónica (Daft Punk, Justice) o el rock cañero de Foo Fighters. De todas maneras, a esas alcoholizadas horas ya daba igual. El siguiente día nos esperaba.

[youtube id=”_tixbn_pCFM” width=”600″]

Una muestra de lo bien que lo pasaban los Nasty Mondays DJs, residentes de la Sala Apolo barcelonesa

Sábado 29

Tras un largo y merecido descanso, con comida de por medio, nos disponíamos a comenzar la siguiente jornada, pero se nos informó de una mala noticia: a pesar de que en la web ponía que las pulseras permitían entrar y salir las veces que quisiéramos, la organización supuestamente decidió cambiar al vuelo esta normativa y prohibir salir durante el segundo día, es decir, en caso de salir, se nos cortaría la pulsera. Algunas entradas/invitaciones contenían un aviso, pero en la web no indicaba tal. Esto provocó infinidad de quejas y la verdad es que he de unirme a ellas, ya que tuvimos que estragar nuestra cena y gastar aún más dinero a mayores para poder avituallarse el sábado. No habría pasado nada si desde primeras lo habrían dicho, pero cambiar las reglas de un día para otro, está muy mal. Achacan motivos de seguridad, pero muchos dicen que el supermercado en las cercanías del recinto tenía algo que ver. Sea como sea, es algo que deben corregir obligatoriamente de cara el año que viene.

Todas estas circunstancias hicieron que alargásemos nuestra entrada y nos perdiésemos dos de las actuaciones, muy a nuestro pesar: Mvnich y The Cornelius (anteriormente conocidos como Cornelius 1960). A los primeros los entrevistamos recientemente y también los vimos en el Lolapop, así que esperamos que nos perdonen. Lo mismo para Cornelius, a quienes vimos en varias ocasiones. La última, en A Coruña en la sala LeClub.

Layabouts

La cara del guitarrista era más o menos la nuestra al ver el genial espectáculo

Los que sí que no nos queríamos perder, ya que prometían mucho, eran los madrileños Layabouts. Y tanto que prometían, que sin miedo alguno podemos afirmar que fueron uno de los mejores conciertos que vimos en todo el fin de semana y “el descubrimiento” con mayúsculas por nuestra parte. Con sólo tres discos publicados y un corta carrera (por ahora), son una banda que apunta maneras y las demuestra sobre el escenario. Dependiendo de la canción pueden hacernos mover el esqueleto con el garage rock más setentero o con un sonido que abarca a The Kinks, The Strokes, The Who, Arctic Monkeys… Lo mejorcito de cada casa dentro de esos tipos de rock, vamos.

Para este concierto, habían escogido 14 canciones siendo casi todas de sus dos últimos discos, Savage Behavior (2011) y …And They Ran Into The Woods (2009), y unas cuantas nuevas. Como son tan majos, si os interesa os podemos dejar con el setlist que nos enviaron sin problema ninguno. Me quedo con el momento “coged a vuestra pareja” para bailar Rollercoaster al ritmo del sube-y-baja del bajo, o el momento circle pit seguido de un buen pogo que nos recordó al Resurrection Fest cuando el cantante lo pidió en Fine For Me, haciendo que todo el mundo saltase a bailar. No obstante, ya tienen experiencia en organizar walls of death para “indies” en el FIB, por ejemplo.

En resumen, nos lo pasamos genial, sonaron de maravilla y ya me tarda verlos en una sala por la zona. Totalmente recomendadísimos.

[toggle title=”Setlist de Layabouts (Pulsa para ver)”]

  1. Take ‘n’ Break
  2. To The End
  3. Desertika
  4. River Of The Moon
  5. It’s All Dead
  6. On My Side
  7. Outta Love (nueva)
  8. The River & The Razorblade
  9. T&M (nueva)
  10. Lonely Man (nueva)
  11. California Sun
  12. Fine For Me
  13. Rollercoaster
  14. Rock’s Dead

[/toggle]

Os Resentidos - Antón Reixa

Antón Reixa sí debería tener un gran resentimiento por esta actuación

Y de parte de lo mejor pasamos rápidamente a parte de lo peor: Os Resentidos. El “espectáculo” que pudimos ver aquella noche fue de lo más lamentable que vi en mucho tiempo. Volvieron a principios de año con motivo de su 30º aniversario, pero me da que fue una mala decisión. Si bien los músicos de la banda hicieron su función correctamente, los dos cantantes (Antón Reixa, presidente de la SGAE, y otro del cual no encuentro información) se lucieron. La mitad del concierto se pasaron leyendo descaradamente las letras de sendos atriles (como podéis ver en esta panorámica), provocando numerosos silbidos y abucheos entre canción y canción. Cada vez que se acercaban a leer o cuando cambiaban la página nos sacudía un escalofrío por el cuerpo y daba algo de vergüenza ajena.

Para más inri, la voz de Reixa era inteligible por veces y le faltaba el aire. Vamos, que esto es lo de menos, pero si vais a volver de gira, qué menos que ensayar y repasar las canciones. Normal que mucha gente se aburriese del penoso concierto y nosotros aprovechásemos para ir a cenar pensando que duraría una hora y media. A pesar de empezar un poco antes de tiempo, acabaron mucho antes de lo previsto y repitiendo canciones (Galicia Caníbal – Fai un sol de carallo, su mayor éxito). Esto provocó un desorden con el resto de horarios que empeoró la cosa. A resumidas cuentas: un desastre de actuación.

The Hives

Menos mal que las colmenas suecas estaban aquí para salvar la noche

Por suerte, The Hives eran una de las bazas del evento para atraer al mayor número posible de gente. Con más personas presentes que el día anterior, salieron antes de tiempo vestidos de frac y dieron un recital cargado de sus mayores éxitos y con temas del nuevo disco. Como nos dijo su cantante Pelle Almqvist: “¿Queréis saber por qué tocamos canciones del nuevo álbum? Pues… porque son del nuevo álbum”. Así, pues, la intro de Lex Hives, Come On!, fue el pistoletazo de salida.

Entre tema y tema, el propio Pelle hizo gala de saber español (mejor que cuando lo vimos en el Noroeste Pop-Rock de 2009) y de un gran sentido del humor. Aunque a veces tuvo que recurrir al inglés para expresarse y no todo el mundo comprendía lo que decía o preguntaba (ayudaba mucho a ello la mala acústica del lugar). Pero lo que nunca falla tampoco es esa demostración de físico que nos regala el propio Pelle, saltando todo el tiempo desde grandes alturas, haciendo malabares con el micrófono o correteando de un lado otro. Recordad, de hecho, que nuestro sorteo de entradas del Music Way tenía como temática dichos saltos.

Tras Hate To Say I Told You So, Main Offender, Walk Idiot Walk o Won’t Be Long, cerraron con un apoteósico y alargado Tick Tick Boom, posiblemente el más laureado hit de los suecos, y en menos de una hora se ventilaron 15 canciones que nos alegraron la noche tras lo acaecido con Os Resentidos. ¡Bien por The Hives!

[toggle title=”Setlist de The Hives (Pulsa para ver)”]

En Setlist.fm.

  1. Come On!
  2. Try It Again
  3. Take Back the Toys
  4. 1000 Answers
  5. Walk Idiot Walk
  6. Main Offender
  7. My Time is Coming
  8. No Pun Intended
  9. Wait a Minute
  10. Die, All Right!
  11. Won’t Be Long
  12. Hate To Say I Told You So
  13. Patrolling Days
  14. Encore:

  15. Go Right Ahead
  16. Tick Tick Boom

[/toggle]

Heredeiros da Crus

Y para acabar, “os máis jrandes”

Como era de esperar, tras esta actuación se percibió un gran cambio en el público. Obviamente, poco se solapan los seguidores de The Hives y los de Heredeiros da Crus. Nosotros habíamos tenido el placer de acudir a un concierto suyo con anterioridad (el Nordestazo Rock malpiqués) y ya sabíamos qué nos aguardaba. Con un setlist similar, pudimos revivir una vez más esas canciones y letras que marcaron nuestra infancia. Saltamos como críos, sudamos, nos desgañitamos y, en general, disfrutamos como sólo se puede hacer en un concierto de Heredeiros.

Pese a empezar a la hora exacta (nos tocaron casi 50 minutos de espera por el desorden dicho más arriba), cayeron 29 canciones, entre las que destacamos baladas emotivas como A chaqueta de lana, temas rencorosos como Non quero nada de ti, otros cañeros como Que jallo é! o la solicitada Vaiche boa. Y como pudimos apreciar entre tema y tema, tanto el cantante Javi como el guitarrista Tucho son unos auténticos showman y dan una personalidad única a esta banda. También hubo tiempo para reinvindicaciones de tipo político (IVA, elecciones) y para insultos hacia los políticos y a ellos mismos, como les gustan.

Heredeiros da Crus - Público

Uno de los momentos en los que nos pedían que les insultásemos y nosotros accedíamos alegremente

Y cómo no, los mini-espectáculos de por medio ya tradicionales: los bautizos de vino, el solo de guitarra en carretilla o el strip-tease no faltaron. En esta ocasión, la porn-star Yara Lamas estaba de grabación y no podían hacer su famoso “strip-tease” junto a Tonhito de Poi, así que buscaron un voluntario de entre el público. Parecía que nadie quería, pero lo consiguieron. Desde aquí, si nos lees, queremos felicitarte por tu genial actuación, stripper de improviso. Nos reímos mucho gracias a ti y esperamos que triunfases más tarde también.

En el setlist original pensaban tocar O fillo de José para cerrar, pero seguramente por falta de tiempo no pudieron. Lo mejor de todo es que dejaron entrever un último concierto de despedida en esta gira de aniversario. Ojalá se cumpla, que queremos que Heredeiros duren mucho tiempo.

[toggle title=”Setlist de Heredeiros da Crus (Pulsa para ver)”]

  1. Alabaré
  2. Amor de barra
  3. Pastor alemán
  4. Jastas pista
  5. A cuadrilla de Pepa A Loba
  6. Angelito Pastillero
  7. O teu fillo fuma porro
  8. Non quero nada de ti
  9. R-7 (O Jran Batacaso)
  10. A chaqueta de lana
  11. Son maricón
  12. Evangelina
  13. Juan Ramón
  14. Puta Cabuxa
  15. Striptease (versión de You Can Leave Your Hat On)
  16. Juele a cona beibe (versión de We’re Not Gonna Take It)
  17. Anda de chinclán
  18. Bistés de solomillo
  19. De Jesusiño fixeron un Cristo
  20. Borracho son pelijroso
  21. Qué jallo é!
  22. Flor de primavera
  23. Quero josar
  24. Ai, machotiño
  25. Bises 1

  26. Paquita / Voçe (Acústica y voz)
  27. Pío, pío, paxariño
  28. Vaiche Boa (versión de My Sharona)
  29. Bises 2

  30. Motosicleta-man (intro da moto)
  31. De Jalisia ó estranxeiro

[/toggle]

Nos faltaba la sesión de los Independance DJs de Madrid, con Nirvana, Muse y más música similar a las sesiones del día anterior, pero los ánimos no nos acompañaban. Preferimos cenar y descansar tranquilamente, ya que lo bueno había pasado. Lo de tranquilamente al final no pudo ser (recuerdos a la familia de los que montaron una rave en la zona de acampada en plenas horas de sueño), pero tuvimos tiempo de reflexionar sobre muchas cosas. Véase lo siguiente como una crítica constructiva.

Cosas a mejorar: la comunicación por parte del festival, desde un primer momento. Sabemos que es difícil montar un evento de estas dimensiones, sobre todo si hay contratiempos, pero es mucho mejor informar a tu público, los clientes que pagarán su dinero, de que tienes problemas y que lo comprendan, que no decir nada y que se calienten los ánimos, como ocurrió. Tampoco está bien prometer cosas que no sabes si vas a conseguir (“artistas internacionales de primer nivel”). Nosotros lo entendemos, pero una amplia mayoría del público no les importa si tienes problemas o no. Quieren saber si vas a traer grupazos que gusten o no.

Music Way - Logo

En segundo lugar, no cambiar las normas de un día para otro. Como dije con el tema de las pulseras, mucha gente se cabreó realmente. Tanto los que no lo leyeron como los que supuestamente dicen que no fueron avisados ni estaba presente en las entradas. No pasaba nada si lo supiésemos desde el inicio, ya que sabríamos a qué nos ateníamos, pero hacerlo sin avisar fue muy feo. Aunque más feo fue borrar todo rastro de redes sociales (borraron hoy al mediodía Facebook, el anterior Facebook del Rock In Way, y su Twitter) o bloquear su página web para que las numerosas quejas presentes ayer y hoy por la mañana fuesen visibles. Sería mucho mejor intentar contestarlas o, al menos, no ocultarlas. El efecto Streisand hace su función y al final es peor. No me extrañaría que tengan que cambiar de nombre el año que viene para que el odio que muchos podemos leer por Internet hacia la organización continúe en ediciones posteriores. Ni traer a grandes cabezas de cartel los salvará.

Conclusión: nos lo pasamos bien, las entradas fueron muy baratas y pudimos ver buenos grupos, además de toparnos con gratas sorpresas como Layabouts. Eso sí, tienen que mejorar mucho a nivel organizativo. Ojalá el año que viene tengan mejor suerte y tomen mejores decisiones, porque iniciativas de este tipo siempre son bien recibidas y las cosas a mejorar son muy simples. En caso de que se celebre de nuevo… ¡nos vemos allí!

Nota: Dar las gracias a PixelinPhoto por gran parte de las ilustraciones (las que tienen marca de agua) y a ZircoZine/Esteban de la Iglesia por el resto (las que no tienen marca de agua).

Music Way: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share

Pelle Almqvist

[Sorteo cerrado] ¡Atención, lectores! Sorteamos dos abonos para el festival Music Way. ¿Queréis ganar uno de ellos?

Pese a ya ser septiembre, la temporada de festivales no ha finalizado todavía. Aún tenemos unos cuantos a lo largo de este mes y uno de ellos, al que asistiremos para cubrirlo y pasarlo bien, es el santiagués Music Way. La cita es el 28 y 29 de septiembre en Santiago de Compostela y ya son muchos los que han comprado la entrada gracias a su reducido precio, 19.99 €. Tras descubrirse gran parte del cartel, encabezado por Manic Street Preachers y The Hives, todavía quedan algunos cabos por atar dentro de su programación (dejaron entrever que un grupo nacional de primer nivel). Aún así sabemos que Heredeiros da Crus, The Cornelius, Layabouts, Mvnich, The Courteeners, Maryland y Holywater actuarán, además de los Independance DJ’s y (desde ayer mismo) los Nasty Mondays DJ’s, que cerrarán cada jornada con una buena sesión de electrónica.

Cartel Music Way

La acampada gratuita (con zona cubierta y párking por sólo 3 euros más), las actividades paralelas y la programación infantil hacen que sea un evento bastante completo y asequible al lado de casa. Por eso os traemos un juego para que todos vosotros optéis a dos entradas (dos abonos de todo el fin de semana) que la organización nos ha ofrecido para sortear entre nuestros lectores. Seguro que os vale la pena. ¿Qué hay que hacer? Pues “currárselo” un poquito en esta ocasión.

Pelle Almqvist

“¿Cómo están ustedeees?” “BIEEEN” “¿Quién quiere venir a vermeeeee?” “Yooooo”

Suponemos que conocéis a una de los mayores atracciones del festival, The Hives, y a su frenético cantante Pelle Almqvist. Suele estar siempre saltando por el escenario, chapurreando español y cantando como una fiera. Pues bueno, de eso va la cosa. Queremos que hagáis un montaje/photoshop con una de las fotos de Pelle saltando en el aire. Una de las miles que podéis encontrar mismamente en Google. Cuando lo tengáis, enviadnos un correo a esta dirección (contacto@tanakamusic.com) con el asunto “[Concurso Music Way]”. Tenéis desde ahora mismo hasta el sábado 15 de septiembre a las 22:00. A los ganadores, a lo largo del domingo os mandaremos un correo a la misma dirección desde la que mandáis el montaje, además de anunciarlo en las redes sociales y en este post. Así que todos estad atentos para proporcionarnos los datos a tiempo o no podréis optar a la entrada. Se valorarán, casi única y exclusivamente, la originalidad y la gracia que nos haga. Igual si es un Picasso también lo tendremos en cuenta, pero queremos que nos hagáis reír también. Sorprendednos y… ¡adelante!

¡Actualización: sorteo cerrado!

Actualización 2: los ganadores son los siguientes. La lista completa de participantes, aquí. Os mandaremos un correo preguntando por vuestros datos personales. ¡Gracias a todos por participar!

Music Way: Página oficial | Facebook | Twitter | Last.fm

Share