Archivo de la etiqueta: Mother Love Bone

Seether

Especial: El grunge desde los años ochenta hasta nuestros días (parte V, 2002-actualidad)

Si no fuese en parte por Dave Grohl, Eddie Vedder y Mark Arm probablemente estaríamos hablando ahora mismo de lo bonita que es la lluvia de nuestra ciudad. Estos tres señores siguieron dando guerra después de los trágicos finales de sus contemporáneos; continuaron lanzando discos y girando alrededor del globo como si nada. Se podría decir que gracias a ellos la chispa del grunge y rock de los noventa siguió ahí.

¿Es posible mantener a día de hoy un género que triunfó hace más de veinte años? Pues aunque parezca mentira, sí. Ya no vivimos en los noventa y a las radios y medios de comunicación ya no les interesa demasiado el rock “pasado de moda”, pero eso no quiere decir que no existan todavía grupos que capturen la esencia de ese momento dorado. Así como antes casi todo se concentraba en Seattle, ahora hay un grupo en prácticamente cada rincón del mundo pero, eso sí, no es difícil dar con él. Para resumir: el grunge todavía existe, pero ha vuelto a ser algo underground que solamente interesa a unos pocos.

Si buscáis, encontraréis

Ya ha pasado mucho tiempo desde que Green River, The U-Men o Mother Love Bone comenzaron, y a decir verdad poco queda de ellos más que sus discos para los que todavía los escuchamos de vez en cuando. Así como esto no es una novedad, probablemente sí que lo sean ciertos grupos de los que quizás no hayáis oído hablar porque no han llegado a vosotros de ninguna manera posible. En la era de Internet puedes escuchar lo que quieras con tan solo mover tus dedos de aquí para allá, y aunque no todo sea brillante, siempre encuentras algo y hay muchas cosas que sorprenden. Os presentaré a algunas de las formaciones que más me ha impactado en estos años de intento de procura del Santo Grial del grunge revival.

Seether

Poniéndose guapos en “la pelu” para ser grunges

Si hay un grupo que desde mi punto de vista ha recogido como nadie los restos del sonido Seattle para llevarlo a su música ese es Seether. Vamos a partir de que son post-grunge para no crear falsas esperanzas, pero os aseguro que si os ponéis a rebuscar bandas con la etiqueta “post-“, ellos serán los únicos a los que podáis encasillar dentro de ella, al menos sus tres primeros discos a mí me dicen bastante.

Seether nacieron allá por 1999 bajo el nombre de Saron Gas y lanzaron un año después, con ese nombre todavía, su álbum debut titulado Fragile. Su estilo sonaba como Nirvana y Silverchair pero a la vez distinto a éstos. La voz de Kurt Cobain estaba presente totalmente y la música dura de los primeros Silverchair también. Aún con esas claras influencias, el grupo no sonaba totalmente grunge, sonaba más duro si cabe, algo más metalizado. No eran tan sucios por así decirlo. Siendo realistas hasta podríamos decir que ellos fueron la primera banda de post-grunge real que se pasó por el camino. Eran nuevos, distintos, pero a la vez tenían algo que resultaba familiar. Si escucháis su Disclaimer, Karma And Effect o ese fantástico acústico llamado One Cold Night quizás me podáis comprender mejor (o no).

[youtube id=”2FyASFkBCJ0″ width=”600″]

Estos tres músicos sudafricanos, que continúan a día de hoy en activo (y que, por cierto, versionan a Pearl Jam y Nirvana frecuentemente en directo), son un claro ejemplo de que se puede seguir haciendo algo original sin copiar y sin sonar artificial. En sus últimos trabajos hay cosas un pelín despreciables, pero generalmente crean buenos temas, y tienen garra (la voz de Shaun Morgan es increíble), que es lo más importante.

No todos quisieron tirar por la vía de Seether, hubo músicos todavía más jóvenes que ellos que decidieron volver a las raíces de una forma más brusca. Es el caso de los Violent Soho. Desde Brisbane (Australia) estos cuatro mozos llevan desde 2004 haciendo lo imposible con su mezcla entre grunge y hardcore punk más crudo que el petróleo (¿¡ja-ja!?). Solamente tienen a la venta dos discos hasta la fecha -el segundo es en parte el primero pero remasterizado- y unos cuantos EP’s con algún que otro sencillo nuevo (Tinderbox y Neighbour Neighbour son los más recientes). En sus directos, además de dejarse la vida y mover las melenas, han hecho también alguna que otra versión de bandas como Refused, con los que guardan bastante similitud, o Blink-182, que no tienen absolutamente nada que ver con ellos, pero parece gustarles su música.

[youtube id=”lRURAWygg1k#t=0m53s” width=”600″]

Tras ese bombazo llamado Violent Soho (os aconsejo no quitarles el ojo de encima) continuaron saliendo agrupaciones que, situadas entre la línea de Seether, Violent Soho y/o clásicos como Nirvana, trataron de crear un revival absolutamente brillante pero que no gozó (ni goza) de una buena salud por parte de los medios. Ahora mismo tenemos a Senium, Ana (antes llamados Allcoy -creo-), Japanese Voyeurs, Cherry Bloom, Udays Tiger, Dinosaur Pile-Up, Pulled Apart By Horses (vídeo más abajo, no pongo enlace), Nukeateen, Subset e incluso a los ya famosos Metz o Cloud Nothings, que con acordes simples, rabia, ruido y voces arrolladoras en su mayoría nos ayudan a no perdernos en la nostalgia y a revivir de una forma u otra forma lo que fue anteriormente algo innovador.

Todos los artistas nombrados anteriormente pueden estar o no influenciados por gente a la que hemos citado en otras partes de los especiales pero quieran o no, sí pueden ser encuadrados en un lapso “musicotemporal” que hizo revivir un pequeño pedazo de tiempos pasados. Seguramente haya más cosas que no hemos escuchado o que vendrán próximamente con las que nos sorprenderemos, pero por ahora hay una cantidad de material suficiente como para estar contentos y decir que el grunge no ha muerto como rezaba esa camiseta de Kurt Cobain. Si creéis que miento, echadle un vistazo a los nombres de arriba y luego me decís.

[youtube id=”A0vYLlqwuuc” width=”600″]

El grunge en España

Aunque no hemos hablado en ningún momento de lo que pasó aquí en nuestro país, podemos deciros que también existieron bandas de grunge, rock alternativo y todas esas cosillas de la década más ruidosa del rock. No fueron demasiadas ni tuvieron mucho éxito exceptuando un par, pero veo conveniente recordarlas aunque sea por encima.

Dover

I miss you…. I really do!

Dover fueron el máximo exponente en España (llegaron a tocar en el famoso festival alemán Rock Am Ring -en las imágenes del link, una tremenda canción inédita tras Loli Jackson-) hasta 2005, año tras el cual decidieron poner fin a su etapa rockera para dedicarse a hacer una especie de electropop muy chungo al que, yo por lo menos, sigo sin encontrarle mucho sentido. Influenciados por Nirvana y The Beatles comenzaron probando suerte con Sister, y lo lograron en cierto modo, aunque fue con Devil Came To Me con el disco que consiguieron la fama, llegando a formar parte de un recopilatorio para la marca Pepsi junto a The Killer Barbies, Undrop, Sonic Youth, Shakira o Los Fresones Rebeldes. Las hermanas Amparo y Cristina Llanos eran muy fans del grunge, tanto que Amparo llegó a irse a Hawaii a ver a Nirvana con la mísmisima Luz Casal, curiosamente también muy fan del estilo y de Alice In Chains y Soundgarden también (la fuente que lo constata es más que fiable).

[youtube id=”FI_JMCGsI4U” width=”600″]

También existieron otra serie de grupos menos conocidos y contemporáneos a Dover como My Criminal Psycholovers (con el fallecido Alberto Madrid a la batería) o Fantástico Hombre Bala (primer grupo de Morti de Skizoo, que por cierto, se ha reunido hace nada y tienen previsto un nuevo trabajo), estos últimos con un sonido bastante cercano a Stone Temple Pilots (Dar, dar y recibir me recuerda un montón a Creep) y Days Of The New.

En otro lado, y algo cercanos a Dover, tuvimos a Sperm (gran influencia para NOUS), donde Samuel Titos (actual bajista de Dover, por desgracia) cobraba un protagonismo muy importante con su tremenda voz desgarrada y sus riffs descarnados que rozaban a veces lo stoner. Fue una pena su separación, eran realmente buenos, y me voy a tirar de la moto diciendo que casi mejor que los Dover de la época dorada. Para mí One More Solo fue el himno grunge de la década en España junto a Serenade.

[youtube id=”lLlVP2RHFDc” width=”600″]

Como aliciente a Dover y Sperm me gustaría añadir a Holywater. No encajan en casi nada con los anteriores ni siguieron la estela de ningún grupo en concreto, pero desde mi punto de vista siempre practicaron un rock clásico al estilo Neil Young influenciado de una forma notable por lo hecho en los noventa, por el emo rock y el grunge de aquella. Opinión totalmente personal y creo que no demasiado descabellada.

Metiéndonos más en la actualidad tenemos a Seattle Rain, Idioterne (¿siguen vivos?), Sandford Music Factory (gallegos -como Holywater- y antes conocidos como Sweet Oblivion Band) o NOUS. El vocalista de estos últimos, Chano, caricatura física de Dave Grohl en sus tiempos mozos, participó (o participa) proyectos de grunge, punk y derivados tocando la batería o guitarra y saliendo muy bien parado en ello.

Aunque no son españoles sino latinoamericanos, también es necesario por lo menos nombrar a los geniales y poco conocidos por aquí Planeador y Huelga de hambre, ambos desde Lima (Perú), y también a los mexicanos Sónica. Me gustaría haber aludido a más que tres, pero no estoy al tanto de mucho más. En los comentarios siempre podéis recomendarme lo que queráis.

Los supervivientes resurgen de sus cenizas

Los rumores de que Alice In Chains podrían volver a tocar se hicieron por fin realidad, y tras un concierto benéfico con vocalistas como Maynard de Tool, Ann Wilson de Heart o Patrick Lachman de Damageplan renacieron, por así decirlo. Un desconocido William DuVall cantó en 2006 con ellos Would? en directo, y ahí se quedó. En 2009, el que era vocalista de Comes With The Fall, tomó el puesto de Layne Staley grabando un increíble disco llamado Black Gives Way To Blue, en el que pudimos decir con lágrimas en los ojos que a pesar de todo, las cosas podían volver a brillar. Actualmente esperamos por el nuevo y segundo disco con DuVall (The Devil Put Dinosaurs Here) que saldrá esta primavera y del que ya pudimos escuchar un brillante adelanto bajo el nombre de Hollow, en la línea de toda su discografía.

Blind Melon

Los reformados Blind Melon

Por si fuera poco, todavía tendríamos más retornos que nos dejarían con la boca abierta. En septiembre de 2006 Blind Melon anuncian a través de su página web que Travis Warren de Rain Fur Rent iba a grabar y girar con ellos. ¿Era posible sustituír a Shannon Hoon? Ya os digo yo que sustituír no, pero rendirle un estupendo tributo, por decirlo de algún modo, sí. No teníamos ni idea de que la voz de Travis iba a pegar tanto con el grupo y que su similitud con Hoon iba a ser tan alta. Otro regreso por todo lo alto que a muchos gustó y que a otro tanto les pareció un insulto. Yo me incluyo entre los que disfrutaron tanto del disco como de la sustitución, y puedo afirmar que el “nuevo” vocalista es una fiera en directo y no trata de copiar en ningún momento lo que anteriormente hizo Shannon.

[youtube id=”SiuFprcPEnc” width=”600″]

Haciendo honores al refrán “si no quieres caldo, toma tres tazas” Soundgarden pisaron los escenarios dando un concierto en el Showbox con su formación original (la del Badmotorfinger, vamos) en 2010 bajo el pseudónimo de Nudedragons para confundirnos un poco. Doce años eran suficientes, ya tenían ganas de volver al lío. Nos regalaron una canción inédita compuesta en 1991 llamada Black Rain, pusieron banda sonora a la película The Avengers con Live To Rise, que no convenció a demasiada gente en un principio, y en 2012 nos hicieron llegar al cielo con King Animal, un nuevo disco más que pasable para un grupo que llevaba tanto tiempo en hiato.

[youtube id=”y8dbQvG_Bvs” width=”600″]

La vuelta de Chris Cornell y los suyos parece que sentó tan bien a sus amigos que el repetitivo (para bien, por supuesto) Dave Grohl se plantó en el foso como un fan más para cantar y saltar las canciones del grupo. Un gesto admirable que no podía dejar de lado. Las imágenes, dignas de ver y que pueden servir para apreciar más todavía a este gran hombre, haciendo click aquí.

Aunque no tuvieron el eco mediático deseado, Candlebox también se juntaron otra vez y por ahora llevan dos discos desde su vuelta, uno de 2008 (Into The Sun) y otro de 2012 (Love Stories & Other Musings), además de un CD+DVD de un directo en Seattle y otro largo de estudio que se espera que esté terminado para algún momento de 2014.

Muchos esperábamos que los Screaming Trees nos dieran una alegría más, pero no hubo suerte. Nos conformamos por el momento con Lanegan en solitario y con su aportación a la reedición del Above de Mad Season y de su trabajo junto a Dave Grohl también en el nuevo disco de Queens Of The Stone Age que saldrá en breves. Quizás en un futuro no muy lejano los podamos ver otra vez juntos, pero este no parece ser el momento.

¿Hace falta decir algo sobre Mudhoney y Pearl Jam? Decir no sé, pero sería necesario darles al menos una medalla honorífica por aguantar ahí como si nada. Los Mudhoney sacarán su noveno trabajo, Vanishing Point, dentro de nada, y Pearl Jam ahí andan componiendo para sacar a la luz al sucesor de Backspacer. ¡Seguro que nos darán una sorpresa dentro de no demasiado tiempo!

McCartney Nirvana

Como recién salidos del útero que los juntó

Lo más reciente a lo que nos podemos referir en cuanto a otros grupos es a la reciente “reunión de Nirvana” el pasado diciembre. La noticia de que Paul McCartney (gran influencia para los miembros de Nirvana) iba a sustituír a Kurt Cobain en el concierto benéfico 12/12/12 corrió como la pólvora en Internet provocando todo tipo de sarpullidos en los fans del grupo. Krist Novoselic ya había participado en el grandioso Wasting Light de Foo Fighters un año atrás, y Pat Smear ya hacía tiempo que había vuelto a los Foo, por lo que la idea no era tan descabellada aunque sí extraña. Y bueno, aunque eso de que se iban a tocar de nuevo canciones de Nirvana con McCartney a la voz fue un hype mediático más grande que la catedral de San Pedro. Sí era verdad que los músicos mentados se reunieron acompañados por el ex-beatle, pero solamente para estrenar un nuevo single titulado Cut Me Some Slack, que no es más que un corte más de los once que forman parte de la banda sonora del documental Sound City del incansable Dave.

[youtube id=”7a8j_LEryAs” width=”600″]

Después de este quinto y último especial, me despido. Gracias a los que habéis leído tanto esta como las otras partes del especial y espero que os hayan gustado. Como redactor de la entrada estoy bastante orgulloso del trabajo hecho estas últimas semanas, pero sois vosotros los que debéis valorar positiva o negativamente lo escrito. ¡Nos vemos!

P.D.: He recopilado videoclips de la mayoría de los grupos a los que he mencionado. Para verlos solamente tenéis que pinchar en los nombres de las bandas o escritos que están en negrita y color rojo. Era para no recargar y entorpecer demasiado la entrada de clips y hacer la lectura más confortable.

Lista Spotify: Especial grunge
Especial grunge: Parte I | Parte II | Parte III | Parte IV | Parte V

Share

Temple Of The Dog

Especial: El grunge desde los años ochenta hasta nuestros días (parte III, 1990-1994)

Tras la muerte de Andrew Wood en 1990 a la temprana edad de 24 años, los restantes miembros de Mother Love Bone vagaron sin rumbo unos cuantos meses hasta toparse con Chris Cornell (vocalista y guitarrista de Soundgarden y ex-compañero de piso de Wood), persona que haría que sus vidas cambiaran completamente gracias a la creación del supergrupo Temple Of The Dog, donde el propio Cornell junto a Jeff Ament, Stone Gossard, Mike McCready, Matt Camaron y Eddie Vedder (en el tema Hunger Strike) rindieron tributo al fallecido músico. De hecho, el nombre que tomaron para bautizar al proyecto fue extraído de una canción de Mother Love Bone llamada Man of Golden Words.

Temple Of The Dog

Perretes jugando

Lo que comenzó siendo una agrupación de músicos haciendo música “sin más” para rendir homenaje a un amigo terminó llevando a la creación de una de las bandas más importantes de los años noventa que, a día de hoy, sigue tan activa como el primer día: Pearl Jam. McCready y Gossard, tras la separación de Shadow (banda a la que también pertenecieron) unieron sus fuerzas con Jeff Ament mientras todavía andaban a vueltas con el primer y único largo homónimo de Temple Of The Dog. Los tres crearon una nueva banda y se apodaron Mookie Blaylock (en referencia al baloncestista) dando un primer concierto a finales del año noventa con un todavía poco conocido Eddie Vedder a la voz y Dave Krusen a la batería (reemplazado por Dave Abbruzzese en 1991).

[youtube id=”VUb450Alpps” width=”600″]

Por problemas de copyright Mookie Blaylock tuvieron que cambiar su nombre por Pearl Jam, bajo el que lanzaron Ten, álbum indispensable del género que pegó un merecido gran salto en muy poco tiempo.

Y llegó la revolución

Mientras Skin Yard pasaban bastante desapercibidos con su Fist Sized Chunks, el resto de grupos vivieron su momento cumbre de inspiración y sobre los escenarios. Pearl Jam con su Ten, Nirvana con Nevermind y el tema Smells Like Teen Spirit en especial (una pena, hay muchas mejores canciones en ese disco), Screaming Trees con Uncle Anesthesia, Soundgarden con Badmotorfinger y Alice In Chains con el EP Sap y el álbum Dirt, ambos de 1992. Estos fueron básicamente los trabajos más representativos del comienzo de la década junto a otro tanto de bandas como Mudhoney (Every Good Boy Deserves Fudge y Piece Of Cake), Hole (Pretty On The Inside), Babes In Toyland (Fontanelle), etc.

[youtube id=”qM0zINtulhM” width=”600″]

Todas las bandas mencionadas anteriormente ya eran algo conocidas en la escena por sus grabaciones de años anteriores o por tener a miembros de otros grupos pioneros (véase a Mudhoney y Pearl Jam). Así como la fama llegó directamente para las que más salían en la TV o radio y más podían girar, también existieron formaciones con menos éxito comercial. Es el caso de Seaweed, Paw, Hammerbox, Truly, My Sister’s Machine o Bratmobile. Eran grupos con un gran talento en su mayoría, y que no tenían absolutamente nada que envidiar a sus “papás”, pero que se quedaron por el camino. Fue especialmente curioso el caso de My Sister’s Machine, ya que Nick Pollock, vocalista y guitarrista, había militado en Alice N’ Chains (así se hacían llamar en sus comienzos) cuando eran todavía un grupo de glam sin demasiados planes de futuro.

[youtube id=”Nco_kh8xJDs” width=”600″]

En el punto intermedio teníamos a los Stone Temple Pilots, Candlebox, TAD, 7 Year Bitch o a las ya citadas L7, que para los supuestos amantes de la música que se hizo hace ya casi treinta años atrás solo estuvieron presentes con cuatro o cinco temas. Hacemos la excepción con Stone Temple Pilots que quizás gozaron de una salud musical más acentuada, pero por el resto nada, se mantuvieron en un clarísimo segundo plano sin llegar a caer en el olvido demasiado rápido.

Nuestro estilo no es el grunge exactamente, pero por ahí andamos

Stone Temple Pilots

¿Que nuestro estilo no es qué? ¿¡Te reviento!?

Mientras Douglas Coupland daba las últimas pinceladas al libro Generación X, que ayudó a enmarcar como ganado a todo el movimiento juvenil, y mientras Cameron Crowe terminaba de rodar Singles!, película que daría más y más coba a todo en la gran pantalla y en la que colaboraron bastantes músicos de Seattle, aparecieron -o ya existían, pero no eran muy conocidos- una serie de grupos que así como no encajaban del todo como grunge, tampoco eran algo demasiado distinto. Hablamos de Jane’s Addiction, Blind Melon, Smashing Pumpkins, Brad o Three Fish, siendo estos dos últimos proyectos pararelos de integrantes de Pearl Jam. Esta cuadrilla de músicos bebió mucho del rock del momento, incluso sus primeros trabajos se podrían meter casi en el mismo saco si tenemos en cuenta la gran variedad de sonidos e influencias con las que contaba cada uno de los grupos.

Los Smashing Pumpkins triunfaron con temas como Disarm, Geek U.S.A. o Siva mientras que Blind Melon hacían de su primer LP homónimo un diamante en bruto con temazo tras temazo (como se suele decir). Jane’s Addiction fueron al fin reconocidos con Ritual de lo habitual y gracias a los clásicos Three Days y Been Caught Stealing. Fueron hijos bastardos de los años ochenta, pero su reconocimiento vino más bien después.

[youtube id=”raFcoygsfFI” width=”600″]

Lo de Three Fish y Brad fue ya otro asunto. Su fama fue casi nula exceptuando el disco Shame de los Brad y algún que otro trabajo posterior de los mismos. Si en algún momento fueron reconocidos fue mucho después de su nacimiento y básicamente por tener en sus filas a gente de otros proyectos (Pearl Jam en este caso).

Los de siempre siguieron ahí

Nirvana lanzarían en 1992 un álbum con b-sides y rarezas titulado Incesticide para en 1993 volver a cambiar su enfoque musical ligeramente hacia algo más experimental con el disco In Utero. En este largo también hubo cabida para canciones ruidosas y caóticas como ya fueron Endless Nameless o Territorial Pissings, que fue el caso de Frances Farmer Will Have Her Revenge on Seattle o Tourette’s, pero también hubo cabida para cosas más pausadas como Dumb o All Apologies, todo ello llevado a la cima con esa jam titulada Gallons of Rubbing Alcohol Flow through the Strip, que contenía desde trazos de psicodelia hasta noise rock.

Nirvana

Nirvana han venido del pasado para felicitarnos por el artículo

Los otros tres jinetes, Pearl Jam, Alice In Chains y Soundgarden, también siguieron sacando material pero no lograron plantarle cara al gigante Nirvana. Todos tuvieron una vida provechosa con su éxito pero, y esto es muy discutible, no les agradaba demasiado. Personajes como Cobain o Vedder odiaban la fama, las bandas prefabricadas, los playbacks y los mass media. Vivían de la incorformidad que les causaba el mundo, rompían sus guitarras y eran “malos” y rebeldes.

Si tuviéramos que hacer una lista de grandes canciones de estos cuatro años (1990-1994) pondríamos en la cumbre a Alive, Smells Like Teen Spirit, Spoonman y Would? seguidas de cerca por Suck You Dry de Mudhoney, No Rain de Blind Melon y Nearly Lost You de Screaming Trees. Aclaramos que éstas serían las composiciones más conocidas y pseudocomerciales del momento, y aunque esto quite que fueran malas, todos los grupos tenían canciones mucho mejores. Cuando terminemos el artículo crearemos una lista en Spotify para que podáis escuchar tanto lo más conocido como lo más valorado por las minorías.

[youtube id=”lbPg6i_J-Yc” width=”600″]

Nos encontramos ya casi en el final del especial. En el antepenúltimo artículo hablaremos de las bandas que aguantaron tras el deceso de Cobain, de esa etiqueta llamada post-grunge y de las separaciones y nuevos proyectos que hubo por el camino hasta el 2002, fecha que nos llevará a repasar lo que pasó hasta nuestros días viendo lo que sucedió con los que todavía siguen en pie y/o se han reunido. También habrá un hueco especial para esas nuevas promesas que guardan todavía la esencia de aquella bonanza musical y para algún que otro grupo español y latino en la quinta y última parte.

Especial grunge: Parte I | Parte II | Parte III | Parte IV | Parte V

Share

Soundgarden

Especial: El grunge desde los años ochenta hasta nuestros días (parte II, 1986-1990)

Tras el anterior especial, en esta entrega le hincamos el diente a los mediados/finales de los años ochenta y damos los primeros pasos hacia la década clave: los noventa. Durante los cuatro años comprendidos entre 1986 hasta 1990 apreciamos más evolución todavía en la escena, el asentamiento total y el gran salto decisivo de muchas bandas para pasar del underground al término intermedio entre lo conocido-desconocido, sin llegar todavía a “gobernar” el terreno mainstream.

Para comenzar a unir las piezas del puzzle hay que hacer una mención de honor al músico e ingeniero de sonido Jack Endino, que hizo una labor más que importante en los arreglos de álbumes como Screaming Life de Soundgarden, Painkiller de Babes In Toyland, el EP Superfuzz Bigmuff de Mudhoney o Bleach, el debut de Nirvana. Además, pronunció una frase que podría definir perfectamente lo que ocurría por los lares estadounidenses en aquellos momentos: “cuando el clima es una mierda y no te apetece salir, bajas al sótano y empiezas a hacer de ruido para sacarte de encima tu frustración”. Esta cita, aunque no lo parezca, guarda más información de la que podemos llegar a imaginar. Ruido, sótanos y frustración, tres palabras más que descriptivas.

Jack Endino

Por más que lo intento, no logro entender esta imagen

Los primeros bolos de las formaciones de esta “nueva era” eran prácticamente reuniones de amigos que quedaban los fines de semana para divertirse en los locales de sus respectivas ciudades, pero con el paso del tiempo y el interés de productores, ingenieros de sonido o simplemente aficionados a la música (o de los propios músicos) que pasaban por allí como Pedro por su casa y utilizaban la técnica del boca a boca con sus conocidos, se fue creando el revuelo mediático.

Los chicos de Soundgarden, Alice In Chains y Screaming Trees se ganaron cierta popularidad antes del bombazo que vendría poco después. Ya daban conciertos, algunos ya tenían algún trabajo en el mercado y todos ellos gozaron del flirteo con grandes sellos del momento mientras que gente como Nirvana tardó un poquillo más en dar el salto pero haciéndolo a lo bruto. Mientras Green River lanzaban su primero disco, Rehab Doll (pusimos en la primera entrega la canción que da título al disco), otra gente como The Gits, TAD, Mono Men, Gas Huffer o Gruntruck intentaban ganarse la vida en un segundo plano poco merecido. Tuvieron todos unos cuantos de temas exitosos, pero no cumplieron del todo las expectativas de la industria, que ya acechaba para lanzar su caña y pescar a los cuatro míticos grupos que nos vendieron como creadores de algo de lo que solamente formaron parte e hicieron famoso.

Las mujeres también dieron guerra

Aunque el movimiento feminista riot grrrl comenzara realmente un poco después, ya apuntó maneras algunos años antes con The Gits, una de las primeras bandas importantes del género grunge/punk encabezada por una mujer: Mia Zapata. Ella se encargó de poner voz y vida al grupo hasta que perdió la vida en 1993 tras un brutal asesinato.

The Gits no pertenecían al riot grrrl en sí, pero sirvieron como influencia para su asentamiento. Babes In Toyland, Hole, 7 Year Bitch y L7 sí que fueron pioneras en lo suyo (aunque con Hole tengo ciertas dudas). Con letras que giraban en rasgos generales alrededor de la figura de la mujer como persona luchadora, valiente y agresiva por momentos, estas féminas (una gran mayoría de las agrupaciones estaban formadas únicamente por mujeres) intentaron hacerse hueco en el mundillo, y ciertamente se quedaron un poco por el camino. Hole triunfaron gracias a la figura de Courtney Love, sobre la que prefiero no hablar, mientras que Babes In Toyland o L7 tuvieron su momento de fama que hasta mediados de los noventa, donde empezaron a decaer.

[youtube id=”HMmnO34saOQ” width=”600″]

Primeros trabajos significativos

En el último suspiro de los ochenta empezaron a salir a la venta los primeros trabajos de los artistas más reconocidos del momento, que ya pregonaban en voz alta algo muy gordo. El primer EP de Soundgarden (Screaming Life) y sus primeros largos Ultramega OK y Louder Than Love pegaron fuerte con su sonido pesado, crudo y sucio antes de que terminara la década, al igual que los cuatro lanzamientos iniciales de Screaming Trees (destacable el Buzz Factory), que consiguieron un eminente reconocimiento con un estilo que contaba con una tenue influencia de la psicodelia y el blues.

Soundgarden

El desaparecido Jason Everman, Cornell “El Mojabragas”, Kim Thayil y Matt Cameron

Nirvana pisaron fuerte desde sus inicios como cuarteto (con Jason Everman en la segunda guitarra tras ser bajista de Soundgarden) con el devastador y pseudometalero Bleach y Mudhoney hicieron su aportación con el himno Touch Me I’m Sick, seguido por un EP (Superfuzz Bigmuff) y un disco homónimo que ayudó en parte a dar la fama suficiente al grunge, tanto como para venderlo como un estilo diferente a todo lo anterior pero con un sustento con base todavía en los clásicos (ya hablamos de los orígenes y la mezcla de estilos musicales en el primer post).

[youtube id=”_nGsT_qFMBs” width=”600″]

Mother Love Bone, que contó en sus filas con parte de lo que sería después Pearl Jam, estrenó su primer y único LP bajo el título de Apple. Se estrenó de forma póstuma, ya que Andrew Wood (vocalista) moriría unos meses antes a causa de una sobredosis de heroína.

Alice In Chains con su Facelift también dieron en 1990 un giro a toda la música antes creada basándose en un heavy metal con un corte musical diferente al habitual, con voces y letras que les permitieron encajar dentro del movimiento grunge y también abrirse paso entre las grandes formaciones de metal y hard rock del momento.

Las Babes In Toyland también aportaron su granito de arena con Spanking Machine, grabado en el importante estudio Reciprocal Recording junto al señor Endino que, entre otros discos ya mencionados con anterioridad, también hizo de TAD un grupo de bastante renombre en su momento produciendo el CD Salt Lick/God’s Balls a través de Sub Pop y con la ayuda de Steve Albini (Shellac).

Nueva década, nuevo rumbo: año 1990

En 1990 la revista Backlash citó que ya había salas y locales culturales que estaban hasta las narices de este fénomeno juvenil y esperaban que todo desapareciera lo antes posible. No sabían lo que les esperaba, ya que lo mejor estaba todavía por llegar. En los Estados Unidos ya se podía oler la fama y el éxito, envidiado por algunos, odiado por otros y aceptado por otro tanto.

Aunque un buen puñado de grupos siguieron formando parte del underground y otros se separaron poco después de 1990, unos cuantos a los que ya conocéis de sobra aguantaron y se pasaron el resto de sus días de aquí para allá: dando conciertos en festivales y salas cada vez más grandes y firmando contratos con discográficas de renombre. También aparecieron gente como Blind Melon desde Los Ángeles, la banda más hippie y setentera que se incrustó sin comerlo ni beberlo en todo esto casi a última hora.

Blind Melon

Cabellos largos y ropa desaliñada, un “must-have” del momento

De aquí en adelante ya tenemos que tratar las cosas desde otro punto de vista y centrándonos en aspectos menos desconocidos. Del año noventa en adelante cambiaron bastante las cosas y no todo era tan extraño por así decirlo. Los jóvenes empezaron a copiar a la actitud de sus ídolos, a vestir como ellos y a meterse dentro de una burbuja que disfrutaba con “la cultura de la contracultura” y “la moda de la contramoda”. La Generación X comenzaba a gatear en los charcos de Seattle y alrededores para erguirse un par de años más tarde.

Entre los años 1990 y 1994 comienza el auge y sobreexplotación de la corriente. Os hablaremos de cosas quizás ya muy tratadas, pero que necesitan un repaso y algún que otro aliciente. ¡Hasta la próxima entrega!

Especial grunge: Parte I | Parte II | Parte III | Parte IV | Parte V

Share

Mark Arm

Especial: El grunge desde los años ochenta hasta nuestros días (parte I, 1984-1986)

Para hablar del grunge como dios manda tenemos que ponernos en situación años atrás. Podríamos citar a varias docenas de artistas de diferentes épocas a voleo pero con nombrar a Neil Young, Buzzcocks, Black Sabbath, The Stooges, Led Zeppelin, Butthole Surfers, The Beatles y Black Flag nos sobra. Éstos artistas fueron los que pusieron la semillita para que se gestara este movimiento de los años noventa. La agresividad del hardcore punk mezclada con los estribillos pegadizos del pop, la “simplicidad” del garage y los riffs distorsionados y pesados del heavy metal primitivo se unieron formando una pasta mugrienta y ruidosa (aquí también habría cabida al noise rock) de consistencia perfecta que se detonaría a mediados de los ochenta con un boom underground de formaciones asentadas en su mayoría en Seattle.

Charles Peterson

Charles Peterson, “el fotógrafo grunge”, nos enseña a ir a la moda

El nihilismo o el existencialismo, en algunos casos (hubo mucha variedad tanto en bases como en influencias), sirvieron de inspiración para muchos artistas. La crítica hacia la sociedad y su disconformidad respecto a ella y la negación de la existencia de un “algo” omnipresente unidas a sentimientos como la melancolía, la apatía, el odio, la tristeza o el amor giraron siempre alrededor de este género, que de ser una contra-moda en sus inicios pasó a ser todo lo contrario unos años después gracias al personal farfullero de la prensa mediática y las grandes empresas. Ellos rompieron la débil cuerda que unía la creatividad y la simplicidad con la originalidad y la frescura musical de la década. En cuanto se perdió esa chispa del “do it yourself“, de ser independiente y creativo, se perdió toda la gracia, lo que llevó a cientos de bandas talentosas a hundirse en el lodo para que el mal llamado post-grunge, respaldado por grandes discográficas en su mayoría, diera sus frutos con una etiqueta que poco tiene que ver con lo que realmente es.

Aunque en pleno 2013 podamos pensar que esta corriente musical ha muerto, no es así del todo. Todavía tenemos bandas que continúan, otras que se han reformado y otro tanto de desconocidas de las que ya no se habla porque no interesa. En este especial haremos un repaso al fénomeno que para muchos fue algo pasajero sin más y para otros supuso un cambio de tuerca en el rock. Intentaremos contrastar al máximo la información añadiendo un toque diferente para que esto no sea un telegrama sin sentido.

¿De dónde proviene el término “grunge”?

Documentándonos a través de Internet y revistas podríamos apoyar como hipótesis más correcta y fiable la de que el término acuñado como grunge (suciedad en castellano) fue utilizado por primera vez en 1981 por Mark Arm (Green River, Mudhoney) para describir el estilo de su primer grupo, Mr. Epp and the Calculations. El músico describió a su primera banda de punk con las palabras “pure grunge! pure noise! pure shit!”, lo que conllevó años después a que el término se popularizase para enmarcar en el tiempo a un movimiento musical histórico dentro de la música alternativa. Sí, un movimiento, no un género. Por muchos es sabido que de Nirvana a Alice in Chains hay un trecho bien grande, pero el contexto cultural, la lírica y la situación temporal ha sido prácticamente la misma para ambas bandas, al margen de que su música haya tenido tantas diferencias en cuanto a sonido como similitudes. Lo mismo para Soundgarden, Pearl Jam, Mudhoney o Screaming Trees.

Mark Arm

Él tuvo la culpa de casi todo

Con todo esto podríamos decir que Mark Arm puso el punto y aparte e hizo popular algo bastante complejo. Se habla de que en Australia ya había personas que utilizaban esta etiqueta para hablar de bandas como Salamander Jim o Beasts of Bourbon, así que lo de Arm pudo ser simplemente una descripción más, con la diferencia de que fue llevada a tal extremo que años después sirvió para que Bruce Pavitt (alma máter del importante sello Sub Pop junto a John Poneman) llegara a definir la música y actitud de Green River bajo aquel vocablo.

Primeros años y bandas pioneras

Aunque Green River fueron los creadores de todo, hubo bandas anteriores y posteriores que aunque no fueron descritas de la misma forma por casi nadie, sí sirvieron de influencia y sí cumplieron los requisitos descritos con anterioridad para ganarse un hueco dentro de esta tendencia musical, aunque fuese de una forma más sutil.

¿Quiénes fueron las primeras bandas de grunge? Es una pregunta difícil de contestar y cada persona tendrá su punto de vista y opinión al respecto, pero si empezamos a quitar un poco de aquí y un poco de allá podemos llegar fácilmente a la base de todo, y esa base viene dada principalmente por The Fastbacks, The Blackouts, Hüsker Dü, Big Black, The Scientists, Dharma Bums y Minutemen. Cada uno de estos grupos hizo en la medida de lo posible que todo fuera una realidad, influenciando de manera directa o indirecta con su sonido a una gran tirada de personas que cogieron un poco de cada uno y moldearon a su gusto el sonido sin llegar sin copiarlo.

Pisando los talones a los anteriores, o junto a ellos en algunos casos, llegaron Sonic Youth, The U-Men, Melvins, Dinosaur Jr., Meat Puppets, The Pixies y los anteriormente mentados Green River. Todos cumplieron los requisitos para crear una escuela alternativa de rock, cada uno de su forma. Aunque Sonic Youth, Melvins y Dinosaur Jr. giraran ciertamente entorno a otro tipo de cosas, tuvieron un papel muy importante e hicieron de pilar sobre el que construír el tejado de todo, ayudando a sus contemporáneos y a la vez sirviéndoles de influencia. Ellos son posiblemente los cimientos más reales y cercanos al grunge después de Green River y The U-Men.

Entre 1984 y 1986, y tirándole de los pelos una vez más a los ya rimbobantes Green River, marcamos el inicio oficial e innamovible del grunge (hago lo posible para utilizar esta palabra lo menos posible, pero es jodidamente difícil). Screaming Trees, L7, Fecal Matter (pre-Nirvana), Soundgarden, The Gits y Mighty Joe Young (pre-Stone Temple Pilots) dan sus primeros pasos como músicos tocando en garajes, ensayando donde pueden y dándose a conocer en salas pequeñas y fiestas donde en muchas ocasiones había cuatro pelagatos.

Green River

Green River: mitad Pearl Jam, mitad Mudhoney

En 1986 se estrena por un lado el recopilatorio Deep Six (C/Z Records) con canciones de gente como Mother Love Bone y Soundgarden, y por otro el EP Dry As a Bone de Green River a través de Sub Pop. Todo ello unido al bombo que dio Everett True en la revista Melody Maker gracias a Pavitt y Poneman, las fotografías del prestigioso Charles Peterson y la ilusión de las bandas emergentes por ponerle cara al movimiento underground que ellos mismos habían creado hizo que los primeros pasos hacia la década de los noventa trajeran consigo un buen cúmulo de nuevos talentos del rock de los cuales hablaremos, por desgracia, un poco por encima. Es imposible intentar tratar de todo sin dejarse algo y/o resultar pesado. Intentaremos adentrarnos lo más posible en grupos algo desconocidos y a la vez hablar de lo que cosas que muchos ya conoceréis.

Entonces, ¿quiénes comenzaron todo?

Nos quedamos, pues, con Green River como padres del estilo seguidos muy de cerca por The U-Men. Ambas fueron las primeras bandas que llevaron consigo la etiqueta y que también fueron etiquetados como tal, además de ser contemporáneos a muchos otros artistas. Su estilo les delató, y aunque tuvieran rasgos de otros géneros también (algo muy frecuente aquí, como ya dijimos), ellos fueron indiscutiblemente los primeros “grungers”. Pudo haber grupos en el antes, durante y en el después que se asemejaran más o menos a lo que hablamos, pero por ahora no los hemos conocido. Os invitamos a debatir sobre ello libremente y con respeto: ¿quiénes fueron los pioneros para vosotros?

En la segunda entrega del especial entraremos en otro terreno dando los primeros pasos hacia el éxito y citando los primeros trabajos de las bandas principales y la aparición de otros músicos como Alice in Chains. Haremos un repaso de lo que pasó desde 1986 hasta 1990.

[youtube id=”xXpY9qsT584″ width=”600″]

Especial grunge: Parte I | Parte II | Parte III | Parte IV | Parte V

Share